El TRX es un material deportivo que podemos encontrar con facilidad en cualquier gimnasio. Incluso, puedes hacerte con uno de tu propiedad para entrenar en casa o al aire libre. Lo beneficioso de este objeto es que entrenas con tu propio peso, pero añades intensidad con la inestabilidad que aporta la gravedad. Si estás aburrido de entrenar siempre de la misma manera, ya sea con máquinas o mancuernas, te recomiendo que pruebes a entrenar todo tu cuerpo con TRX.

Sentadilla con salto

Para trabajar intensamente el tren inferior, realiza sentadillas explosivas con salto. Extiende completamente el TRX para que puedas mantener los brazos rectos mientras realizas el ejercicio. Sé que te va a resultar mucho más cómodo realizar una sentadilla profunda, llegando a casi tocar los tobillos con tu glúteo. Para evitar que eso suceda, al caer logra mantener la posición de 90 º con tus piernas. Ayúdate el TRX para mantener el torso erguido.

Ejercicio de isquiotibiales

Un ejercicio bastante interesante para fortalecer los isquiotibiales es el que a continuación te enseñamos. Coloca tus talones sobre el apoyo del TRX. Para que no quede muy elevado, calcula que esté al mismo nivel de tus gemelos estando de pie. Una vez tumbados, y con los pies apoyados en la superficie inestable, eleva ligeramente la cadera y lleva hacia el pecho tus rodillas de forma alterna. Te advierto que es un ejercicio bastante intenso, por lo que es posible que sufras calambres en su realización si tienes sobrecargados los isquiotibiales.

Remo

En este caso realizaremos un movimiento de remo, en el que las dorsales deben estar totalmente activadas para realizar la subida. Aunque pienses que la fuerza se realiza con los brazos, realmente te ayudará a subir la fuerza de tu espalda. Mantén el torno erguido y mira hacia delante.

Flexión

Jugando con la inestabilidad del apoyo, las flexiones te van a resultar mucho más intensas. Posiblemente, no seas capaz de bajar tanto como sí logras en el suelo. Busca una posición que te permita ser lo más «estable» posible; cuanto más incorporado estés, más fácil resultará. Incluso, puedes flexionar una pierna y adelantarla para que sumes otro punto de apoyo.

Pike en TRX

Buscando entrenar el core con este material, se me ocurre realizar Pikes. Colócate en tabla, con los empeines apoyados en el TRX. Realiza subidas de cadera, al igual que también se pueden hacer en el Fitball. No tengas miedo porque no vas a perder la estabilidad. Los agarres te proporcionan cierta seguridad para que no temas en perder el equilibrio al subir.

Extensión de Tríceps

Te aseguro que con este ejercicio vas a descubrir lo que es entrenar tríceps realmente. La extensión con este material es mucho más intensa debido a la inestabilidad que proporciona el no estar apoyados en una superficie fija. Trata de llevar tu cabeza hacia las muñecas, mientras desciendes lentamente con tus codos hacia atrás y cerca del tronco.

Curl de bíceps

Los bíceps también se pueden entrenar en TRX. Debes tener especial cuidado de no subir con la fuerza de tu cadera, ni de tu espalda. Al igual que en las flexiones y en la extensión de tríceps, cuando más paralelo estés al suelo, mayor dificultad estarás añadiendo al ejercicio. Recuerda que estás entrenando con tu propio peso, así que eres tú mismo el que nivela la intensidad.