No son pocos los que se animan a hacer ejercicio físico con su pareja sentimental, con un amigo o con un compañero de gimnasio. A veces solo se nos ocurren ejercicios para realizarlos de forma individual, por lo que a continuación os vamos a dar algunas ideas para trabajar nuestro abdomen acompañados.

Entrenar con alguien es siempre motivador. Nacen piques sanos, apoyas a tu compañero para que termine la serie, corriges movimientos… No tengas miedo o vergüenza a apuntarte solo al gimnasio, yo también lo hice y ahora tengo compañeros con los que entrenar.
En caso de ir con tu pareja sentimental, te recordamos este artículo sobre los beneficios que aporta la práctica de ejercicio juntos.

Con balón medicinal

Partiendo de una postura tumbada, con las rodillas flexionadas y sujetando el balón uno de los dos, llevamos nuestro abdomen hacia las rodillas y le pasamos el balón a nuestro compañero. Es interesante que mantengáis los brazos estirados al subir para hacer mayor presión con el abdomen.

Crunches con choque de manos

Esta es de mis favoritas para hacerla en pareja. Partiendo de la posición habitual para las crunches (si es necesario, os pisáis los pies para que las piernas no se levanten), nos impulsamos y chocamos las manos al llegar arriba. Te encantará ver cómo tu compañero empieza a decaer y serás tú el vencedor de la serie.

Abdominales en diagonal

Es un ejercicio que requiere de mucha coordinación, aunque es muy fácil de realizar cuando le pilláis el truquito. Intentad no ejercer el impulso con la zona lumbar. Relaja los hombros y el cuello, la presión solo debes notarla en el abdomen.

Plancha con palmada

Estando en posición de plancha y uno enfrente del otro, tendréis que chocar la mano contraria sin dejar de mantener la posición. Es el mismo ejercicio que si hiciéramos cuando nos tocamos el hombro estando en plancha, pero esta vez con tu compañero. Además, puedes buscar desestabilizarlo con tu palmada y hacer que trabaje más el core.