El mundo del fitness se reinventa constantemente. Por eso, no es raro que, de un día para otro, escuchemos el nombre de una nueva práctica y no sepamos de qué se trata. En esta ocasión, te hablamos del Hiplet. ¿No has oído hablar de él? ¡Pues atento porque es solo para valientes!

Si piensas en el ballet, tal vez imagines una bailarina sobre sus puntas, danzando con dulzura como si nada pasara. Pero lo cierto, es que se trata de una disciplina muy dura que requiere una constancia enorme. Y es que, si por fuera parece que la bailarina, con su tutú y su moño perfecto, no está apenas realizando esfuerzo, nada más lejos de la realidad. El trabajo del ballet requiere horas, años y muchísimo trabajo para llegar a una técnica aceptable.

¿Qué es el Hiplet?

De la base de este arte tan duro y sacrificado como el ballet, nace el Hiplet. ¿Imaginas qué puede ser? Es la fusión entre el estilo de danza moderna hip hop, con el tradicional ballet. A nosotros también nos cuesta imaginarlo, pero lo cierto es que se hizo muy popular en su día y, hoy por hoy, sigue siendo una práctica muy integrada y mediática.

Para iniciarse, es necesario tener unas nociones básicas de ballet ya que, de lo contrario, podría resultar lesivo. Sin embargo, las clases de Hiplet nada tienen que ver con la referencia que tenemos del estilo clásico. Bailarinas con puntas se mueven al son de música hip hop, funcky o R&B.

Orígenes del hiplet

Surgió en los años 90 y su creador fue el bailarín Homer Hans Bryant. Éste, con una larga carrera en el mundo de la danza, decidió fusionar estilos clásicos con modernos. Cuando empezó a subir vídeos a su cuenta de Instagram, estos se viralizaron a la velocidad de la luz. En ellos, se observaban bailarinas en puntas, danzando al ritmo de música moderna, para sorpresa de todos.

Te dejamos un vídeo a continuación. ¡No pierdas detalle!