Si eres runner, ya sabrás que las condiciones meteorológicas determinan en gran medida la calidad y resultados de tu entrenamiento. Seguro que, en más de una ocasión, te has tenido que enfrentar a ciertas dificultades ocasionadas por el mal tiempo. Hoy te damos algunos consejos para salir a correr cuando hace viento. ¡No te los pierdas!

Hay muchos factores que pueden determinar el éxito de tu entrenamiento. Asimismo, batir cada día tu propia marca, no es significado de entrenamiento más efectivo. Es decir, hay días en los que no lograrás ningún récord y, sin embargo, has hecho un trabajo excelente.

Esto es lo que ocurre cuando emprendemos la marcha en días de viento fuerte. Las posibilidades de lograr mantener el ritmo habitual o, incluso, superarlo, se reducen drásticamente. Por ello, en estos días, tal vez debamos cambiar el objetivo de mantener el ritmo, por hacer un trabajo profundo. Cuando corremos en contra del viento, nuestras piernas tienen que trabajar más, así como nuestra resistencia. Además, también requiere un trabajo mental mayor: por una parte, lograr salir a correr a pesar de que el tiempo no acompañe y sabiendo que vamos a tener que esforzarnos más; y, por otro lado, aceptar que no es el día perfecto para lograr superar los resultados alcanzados anteriormente.

Una decisión importante que debes tomar al salir a correr en estas circunstancias, si el trayecto es de ida y vuelta, es el momento en el que tendrás el viento en contra. Tanto decidir empezar o terminar con el mayor esfuerzo, está bien, siempre y cuando tu decisión sea consciente y sepas a lo que te enfrentas.

Consejos para salir a correr en días de viento

  • Utiliza ropa ceñida para que el viento no se cuele y provoque una mayor resistencia.
  • Si es un viento frío, ve lo suficientemente abrigado.
  • Si eres principiante, es recomendable que el viento de cara sea al comenzar.
  • Reduce la amplitud de la zancada con el objetivo de que tus piernas estén el menor tiempo posible en el aire.
  • Toma consciencia de que será un día de entrenamiento diferente con unos resultados y trabajo diferentes.
  • Utiliza gafas de sol para proteger tus ojos.
  • Observa cómo reacciona tu cuerpo ante las adversidades.
  • En estos días lo importante es el esfuerzo, no el ritmo ni los tiempos.
  • Inclina tu cuerpo hacia delante ligeramente para reducir el gasto de energía.
  • Tómalo como una parte normal de tus entrenamientos al aire libre.
  • Si no te sientes con ánimo, aprovecha para cambiar de actividad por un día, no te fuerces.