Deja de hacer repeticiones pobres para construir músculo

Deja de hacer repeticiones pobres para construir músculo

Carol Álvarez

Si no está progresando semanalmente con tu plan de crecimiento muscular, es momento de que pares. Lo más probable es que no tenga nada que ver con los ejercicios que estás realizando, ni con la cantidad de tiempo que pasas en el gimnasio. Todo tiene que ver con la ejecución de tu ejercicio y la calidad de cada repetición.

Comienza a preocuparte menos en el qué y considera el cómo. Lo que haces en el gimnasio es la herramienta que te permitirá ser más grande, más fuerte o más delgado. Al igual que sucede con cualquier herramienta, también necesitas saber cómo usarla.

Levanta con intención

El press de banca con barra es una herramienta que puedes usar para aumentar tu masa muscular de pectoral, pero hay una diferencia entre simplemente levantar tanto peso con el pecho como sea posible, frente a levantar con la intención de estimular el máximo crecimiento muscular.

Tus músculos están en el interior del cuerpo y no tienen idea de cuánto se está levantando en el exterior. Y, realmente, no les importa cuánto quieres que crezcan. Lo único que tus músculos saben es la tensión y la fuerza que se les aplica. Este conocimiento muscular primario es lo que termina desencadenando en una serie de claves que conducen a la hipertrofia y al crecimiento muscular.

Cuando intentas desarrollar músculo, la carga que tienes en la barra es irrelevante hasta cierto punto. Es decir, a no ser que aún puedas apretar cada repetición y mantener la tensión. Muy pocos pueden hacer esto sin sacrificar el peso o la técnica.

Necesitas hacer una sobrecarga progresiva con ejecución perfecta

Aunque la sobrecarga progresiva es importante, y siempre debes esforzarte por introducir un aumento de peso o repeticiones cada semana, evita pensar que cada recuento de repeticiones produce resultados. Evidentemente, cada repetición es una oportunidad para mejorar, pero debes hacerlas correctamente.

La repetición perfecta es algo de lo que muy pocas personas suelen hablar. Es difícil ponerte a contar o enseñar cómo hacer una repetición perfecta. Y, siendo sinceros, no es tan interesante como compartir un nuevo plan de entrenamiento. No obstante, perfeccionar tu ejecución impacta en todo y podría ser la única cosa simple que te esté deteniendo el progreso.

El peso que usas es menos importante que la tensión y la fuerza que puedes realizar en el músculo. Por lo tanto, los ejercicios que eliges son importantes porque son la herramienta adecuada puede ayudarte a recibir el mejor estímulo para que ese músculo crezca.

Todos tenemos diferentes longitudes de extremidades y capacidades de movimiento. Escoger una rutina de ejercicios que te hagan sentir bien, sin importar la opinión de los demás, siempre es un buen lugar para comenzar. Opta por ejercicios que te ayuden focalizar el músculo de manera óptima.

Dejar de añadir repeticiones y comienza a eliminar

Antes de empezar a añadir repeticiones a tu rutina con la esperanza de dar con una fórmula mágica, piensa en qué puedes eliminar. ¿A qué no le estás sacando el mayor rendimiento? La variedad no tiene nada de malo si puede mantenerte entretenido y motivado para entrenar.

Escoge solo unos cuantos ejercicios con la técnica correcta y luego considera la calidad de cada repetición. El número de repeticiones o la cantidad de carga es algo que analizaremos después. Una de las mayores diferencias entre el deportista de élite y el aficionado al gimnasio es que los profesionales saben cómo ejecutar cada repetición con el mayor nivel de concentración e intensidad. Digamos que les importa menos aumentar y alcanzar números de repeticiones más altas solo para lograr los físicos más impresionantes.