Si entrenas en un gimnasio o alguna vez te has sometido a un entrenamiento personal, es posible que te hayan dicho que hagas repeticiones “hasta el fallo”. ¿Qué significa entrenar hasta el fallo muscular? ¿Es una buena práctica o deberíamos huir de ella?

Realmente dependerá de ti, tus gustos y tu forma de entrenar. Aunque existen detractores de esta práctica, otros muchos la recomiendan para ser conscientes del avance en el entrenamiento.

¿Entrenar hasta el fallo muscular?

Este tipo de entrenamiento se basa en reducir las repeticiones que hacemos en cada serie, con la finalidad de llegar hasta el fallo muscular (no poder realizar una repetición más). Aunque la cantidad no sea exagerada, estaremos mejorando la calidad del ejercicio y la técnica. Además, nos servirá como guía para llevar un control de nuestro avance deportivo; la motivación de saber que puedes realizar 2 repeticiones más que la semana pasada, no tiene precio.

Pero no todos están de acuerdo en entrenar de esta forma; muchos expertos afirman que es una práctica agresiva para nuestros músculos y puede derivar en lesiones como la tendinitis, contracturas o desgarros musculares. Más peligro aún si la persona que decide entrenar al fallo es inexperta y principiante.

¿Es mejor no entrenar de esta manera?

Lo primero que debes tener claro es que debes calentar todo tu cuerpo y trabajar previamente para reducir el riesgo de lesión. Si no lo realizas con cuidado podrías caer en un catabolismo muscular y no estamos buscando sobrecargar los músculos, sino aumentar el estímulo para que crezca nuestra masa muscular.
También debemos tener en cuenta cuándo se introduce las repeticiones al fallo; si las realizamos al final del entrenamiento, estaremos consiguiendo una mayor vascularización (llevar más sangre y nutrientes al músculo para lograr una recuperación más rápida).

Hay estudios que compararon entrenar hasta el fallo con entrenar con cargas al 80%, y obtuvieron como resultado que ambos métodos logran un aumento de fuerza. Eso sí, el que no lo hacía hasta el fallo tenía mejores resultados.

No puede realizarlo cualquiera

Pese a que es una práctica que no desaconsejamos, sí es evidente que no puede realizarla cualquier deportista. Está creado principalmente para personas bastante entrenadas, que conozcan la técnica del movimiento. Es un método recomendable para los que buscan la hipertrofia y para los que quieren mejorar el rendimiento en ejercicios de resistencia.

Personalmente, me gusta este tipo de entrenamientos de forma puntual. Procura no abusar las primeras veces y deja un par de días de descanso después de entrenar al fallo.