Casi todas las ciudades del país cerraron sus centros de fitness durante la reciente primera ola del brote de Covid. Los más asiduos al gimnasio estaban atrapados en sus casas mientras sostenía sus jarras de agua en la mano, a la vez que las empresas de todo el país (y el mundo) se veían obligadas a cerrar sin saber cuándo volverían a abrir. Por suerte, la mayoría ha reabierto y los más atrevidos no han dudado en volver a entrenar.

Ahora, con el aumento de las infecciones, los expertos están considerando todas las opciones y volver a cerrar las instalaciones en ciertas ciudades puede ser una solución. Con el material de entrenamiento agotado en la mayoría de los lugares o el aumento de precios que hace que gran parte de él sea inasequible, ¿qué se puede hacer si tu gimnasio se cierra de nuevo?

Crea tu propio gimnasio casero

No es una novedad que haya personas que inviertan en material deportivo para ahorrar dinero a largo plazo. Puede que sea el momento de intensificar el entrenamiento y hacer un gimnasio en el garaje para ayudar a evitar la próxima ola de cierres. Con un poco de ingenio puedes superar la sequía y no perder todas tus ganancias. Sé creativo y date cuenta:

  • Las bolsas pueden rellenarse con arena y convertirse en excelentes sacos de transporte y carga. Solo sé un poco más amable con ellos de lo que lo harías con los sacos comerciales más pesados.
  • Aunque son caras, las cadenas pueden agregar peso a tu eje casero. Es posible que ya tenga algunas en el garaje, pero si no puedes hacer con ellas en una ferretería.
  • Las placas de pesas pueden estar hechas de cemento. Aunque no es súper duradero, llenar una sartén con cemento y hacer un orificio para que encaje la barra es simple y efectivo.
  • Si no se te ocurrió tener una barra de dominadas, ahora es el momento de hacer una para la puerta de tu garaje.

¿No tienes mancuernas? ¡Aquí tienes 7 alternativas!

Prueba cosas nuevas, mejora tu nutrición y trabaja la recuperación

Durante el último encierro me entrené en casa con algunas bombonas, mochilas llenas de alimentos y otras ingienerías de entrenamiento. También comencé a saltar a la comba (otra vez), dejé de beber alcohol y me centré más en mi nutrición. Esto me llevó a bajar grasa corporal y reducir significativamente mi presión arterial. Durante este descanso, también me animé a hacer yoga, calistenia, entrenamientos HIIT y otras actividades que había olvidado o desterrado por falta de tiempo.

También fue una época fácil para pedir comida, o tomar algo con los amigos a través de una videollamada. Pero he aprendido que era más beneficioso realmente marcar la nutrición para obtener una mejor composición corporal cuando esto terminase. Todos teníamos más tiempo para probar recetas y hacer comida en casa con ingredientes de calidad.

Además de focalizar en tu recuperación muscular, también deberías aprender a tener una visualización profunda, centrándote en tus objetivos y técnica. ¿Qué mejor momento para aprender a meditar?