¿Te has planteado alguna vez ir hacia una barra e intentar levantarla sin saber cuánto peso tiene? ¿O harías repeticiones de swing de kettlebell sin contarlas? Si la respuesta a ambas preguntas es negativa, ¿ por qué razón te subes a una máquina de remo (ergómetro) y ni miras la pantalla?
Es un hábito que realizan muchos con la excusa de no querer mirar para que termines cuanto antes la “tortura”.

Me gustaría que reflexionaras sobre los siguiente: es habitual escuchar a personas con sobrepeso decir que comer “bien” en general, pero no prestan atención a su alimentación. Algo así pasa con las personas que piensan que reman adecuadamente y tampoco se paran a mirar los detalles. Como resultado obtendremos un bajo rendimiento y una frustración mantenida en el tiempo.

Que alguien me explique por qué la sociedad ha decidido que comer sano es aburrido y realizar remo es una tortura. Porque yo no entiendo. Creo que el problema radica en que cuando algo no lo entiendes, se vuelve más difícil y pierde el sentido de la diversión. Por eso odias sentarte en la máquina de remo y dale caña.

A continuación te voy a explicar por qué tienes que estar atento a los números que aparecen en el monitor de tu máquina. Te aseguro que no tener ni idea y remar ciegamente, no te llevará a “buen puerto”. ¡Badumtsss!

Velocidad de carrera

rowing, indoor

Si está usando una máquina de remo Concept2, el número lo encontraremos en la esquina inferior izquierda del monitor. Se mide en trazos por minuto (SPM). Es decir, mostrará la cantidad de veces que vas y vienes en la máquina de remo por minuto. Durante la mayor parte del tiempo del entrenamiento, el número debe estar entre 18 y 30. En cambio, en una competición suele mantenerse entre el 30 y el 40.

Para un principiante (incluso si eres intermedio), lo importante es mantener el control de la frecuencia de golpes. Cuando las personas evitan mirar la información de sus monitores cuando reman, lo normal es que tengan una velocidad de golpe con un ritmo irregular. Durante un tiempo reman a 24spm, luego a 17spm, luego a 32spm… ¿Te imaginas practicar running así?

Proponte mantener una tasa constante. Ignora los tiempos y el resto de números que aparecen en la pantalla. Practica y practica hasta que controles un SPM específico. Sé que al principio te costará, pero con el tiempo aprenderás a manejarlo.

Fracción de tiempo

Este número es el más fácil de localizar, puesto es que el que más grande aparece en la pantalla. Y, además, es el que suele captar la atención de los principiantes. No saben muy bien por qué, pero les encanta.

El problema es que la gran mayoría de los principiantes tienen el mismo control sobre este número como en el de la velocidad: ninguna. De un golpe a otro, tu fracción de tiempo puede variar entre cinco y diez segundos. Es decir, si lo comparamos con el running, sería equivalente a correr 2 metros seguidos, luego 5 y luego hacer sprints durante 7 metros. Si te vieras por la calle, pensarías que estás un poco loco corriendo así, ¿no?

La fracción de tiempo es un reflejo de la cantidad de fuerza que se aplicas en cada golpe. Si no eres constante con tu aplicación de fuerza, la fracción de tiempo variará de un golpe a otro. En cambio, si logras mantener siempre la misma fuerza, tu fracción de tiempo permanecerá sin cambios.
Si no logras mantener un ritmo constante, estás perdiendo tiempo y energía en la máquina de remo. Practica esto, al igual que el factor de la velocidad, ignorando el resto de factores.

La combinación de ambos es un éxito asegurado

A pesar de ser dos factores claves que están relacionados, realmente no tienen nada que ver entre sí. Entiéndelos como si fueran los engranajes de una bicicleta: todos son necesarios, pero no son lo mismo.

Te pongo un ejemplo:

Si quieres ir a una fracción de tiempo de 1:40, vas a poder hacer a cualquier frecuencia de golpe. Será más fácil para los músculos si lo realizas a 30spm, pero respirarás más intensamente. Una velocidad de carrera más baja suele ser más exigente para los músculos y requieren más fuerza: en cambio, las más altas son más exigentes para los pulmones y requieren más resistencia.
En modo inverso, puedes remar en cualquier fracción de tiempo mientras mantienes 25 spm.

Ambos factores es conveniente que los controles para utilizar una estrategia acorde a un ejercicio. Si estás haciendo un circuito de entrenamiento de CrossFit, en el que hay elementos más fuertes que la máquina de remo, podrías optar por darle caña a tus pulmones y permitir que tus músculos se recuperen.

Recuerda que la pantalla de la máquina de remo no es tu enemigo. No lo evites y sé consciente de lo que ves para maximizar tu rendimiento.