Si tienes artrosis de cadera, no deberías hacer estos ejercicios

La cadera es una articulación muy compleja y delicada, es la que permite la movilidad de las extremidades inferiores y a su vez soporta todo el peso del tronco superior. Cuando se tiene artrosis de cadera se suelen sufrir muchos dolores y a veces el medicamento combinado con algo de ejercicio suele ayudar bastante, pero ¡cuidado! No sirve cualquier tipo de deporte. Como tampoco debemos dejar caer toda la responsabilidad en los fármacos y creer que eso lo soluciona todo.

Dependiendo de la lesión que tengamos podemos hacer unos ejercicios u otros, en este caso, la cadera es una zona muy sensible que puede dañarse con movimientos bruscos, mucho peso, malas posturas, caídas y demás. La artrosis es una enfermedad no hereditaria, pero sí con un componente genético y es que es más probable sufrir artrosis en cadera, columna, manos rodillas y hombros si tenemos antecedentes familiares.

La artrosis para quien no lo sepa es una patología reumática que ocasiona una lesión y un desgaste en la articulación. Las zonas con artrosis suelen producir dolor, rigidez e incapacidad funcional, de ahí que normalmente se recomiende deporte para mantener la movilidad y retrasar las consecuencias de la artrosis.

El deporte es muy bueno, pero no hay que excederse, ni hacer todo tipo de ejercicios, por eso hemos querido remarcar los ejercicios que no deberíamos hacer si tenemos artrosis de cadera. Lo más adecuado es consultar con un especialista qué deportes podemos realizar, ya que incluso dentro de esas modalidades deportivas, puede haber ejercicios no recomendables. A parte de tener en cuenta otras lesiones y dolencias que tengamos que a veces puede darse la casualidad de tener 2 o varios problemas de salud a la vez.

No hagas esto si tienes artrosis de cadera

Vamos a hacer un repaso por todos los deportes hay ejercicios prohibidos si tenemos una lesión en la cadera como puede ser la artrosis de cadera. Hay cosas que ya hemos adelantado como el exceso de peso, movimientos bruscos, malas posturas, etc. pero hay más, mucho más.

Los ejercicios que nunca hay que hacer con una lesión de este tipo en la cadera son aquellos de alto impacto y los que ejercen mucha presión en la zona. Recordemos que la cadera nos permite la movilidad del tronco inferior y sostiene el peso del tronco superior.

Un chico con skate y una chica con patines

  • Skate.
  • Patines.
  • Running.
  • Esquí.
  • Skysurf, y otras variantes.
  • Snowboard.
  • Escalada.
  • Saltos.
  • Estiramientos de tocar los pies con las manos.
  • Bajar la cadera más de 90 grados (sentadillas, caminata del ornitorrinco, burpees, etc.).
  • Pádel.
  • Levantar mucho peso desde el suelo.
  • Tenis.
  • Baloncesto.
  • Trapecio y danzas en el aire.
  • Ciertos tipos de bailes donde haya movimientos bruscos, giros y saltos.
  • Fútbol.
  • Rugby.
  • Atletismo.
  • Carrera de obstáculos.
  • Lanzamientos.
  • Hípica.
  • Motocross.

Ejercicios permitidos

La natación moderada sí es buena opción si tenemos artrosis de cadera, así como el ciclismo, siempre y cuando sea por terreno llano y pedaleemos más de lo necesario. Caminar con unas buenas zapatillas que dispongan de una buena suela con suficiente amortiguación es bastante recomendable, siempre y cuando sea por terreno llano y no forcemos nuestro cuerpo, además, es recomendable ir a pasa tranquilo si la artrosis está muy presente.

Con artrosis, no es buena idea cruzar las piernas, ni forzar a los pies a tener las puntas hacia dentro, sino que es mejor que al caminar, estar sentados o tumbados, los dedos miren al frente o un poco hacia fuera.

Es muy beneficioso dormir con una almohada entre las piernas. Al principio nos puede parecer incómodo o estamos más pendientes de que no se nos mueva, pero levantarnos al día siguiente notando que nuestra espalda y las piernas están relajadas y sin tensión es el mejor regalo.

Yoga, peso muerto a una pierna, usar cintas de resistencia, pilates, estiramientos que no fuercen los lumbares ni la cadera, levantamiento de pierna lateral, plancha con elevación de cadera (solo si la lesión no es muy grave o no tenemos mucho dolor), puente elevado de glúteos, etc.

Un hombre con artrosis de cadera haciendo pesas

Así puedes prevenir la artrosis

Aparte de hablar y consultar con un médico traumatólogo, también tenemos que controlar nuestros hábitos de vida y volvernos más saludable eligiendo una dieta más variada con un aporte equilibrado de vitaminas y minerales esenciales que sirvan para conservar el sistema óseo y las articulaciones.

Nada de alcohol, tabaco, sustancias prohibidas, dietas milagros, alimentos y productos sustitutivos, grasas trans, aceite de palma, exceso de azúcar etc. Todo ese veneno debería estar muy fuera de nuestra alimentación. Otro detalle interesante sería hacer revisiones puntuales, en el caso de las mujeres, sobre todo lo relacionado con las hormonas, ya que estas pueden dar pie a problemas como la osteoporosis.

Hacer deporte sí, evitando los ejercicios que hemos indicado, pero nada de excedernos en el entrenamiento de los deportes que sí podemos hacer, ya que un exceso de trabajo también perjudica a las articulaciones lesionadas y afectadas por la artrosis.

El tema de dormir con almohadas entre las piernas si dormimos de lado, es crucial para reducir el daño y la tensión que se causa al no tener la cadera compensada mientras dormimos de lado. En Amazon hay multitud de opciones, incluso con correas para que no se nos escape la almohada si nos movemos al dormir.

Pedir consejos a un fisioterapeuta también podría ayudarnos a mejorar la movilidad, ya que, si pasamos de no hacer deporte a entrenar, ese choque de situaciones puede provocarnos dolor. Es importante ir poco a poco, para no crear más daño y tensión de la que ya hay en la zona.

Además, es de vital importancia respetar los ciclos de nuestro cuerpo. Por ejemplo, si nos levantamos con dolor, por muchas ganas que tengamos de entrenar o pasear, se recomienda hacer un descanso de entre 48 y 72 horas. Solo así lograremos que nuestro cuerpo se relaje y el medicamento antinflamatorio actúe debidamente. Bajo ningún concepto debemos aprovechar la medicina para entrenar a tope creyendo que no nos va a pasar nada. Todo lo contrario, las consecuencias serán peores y tendremos más dolor, la zona estará más dañada, la recuperación será más lenta, a largo plazo llegarán otras consecuencias, etc.

¡Sé el primero en comentar!