Todo sobre la dieta flexitariana

Todo sobre la dieta flexitariana

Sofía Pacheco

¿Sabes qué es la dieta flexitariana? A lo largo de este texto vamos a explicar en qué consiste esta dieta que se está poniendo tan de moda y que muchos expertos la tildan de muy saludable. Vamos a conocer qué puede y que no puede comer un flexitariano, así como las diferencias con el veganismo y los principales tipos de dieta vegetariana.

En la actualidad hay multitud de dietas, pero muy pocas son saludables o se pueden mantener en el tiempo. No existe la dieta perfecta, pero sí existen variaciones que nos acercan a la perfección. Por ejemplo, la dieta fplexitariana está apoyada por muchos médicos y a lo largo de este texto entenderemos por qué.

Vamos a saber qué es un flexitariano y las diferencias que existen con el resto de dietas vegetales, como los veganos y el vegetarianismo, aunque no olvidemos que dentro de la dieta vegetariana hay varios subgrupos. Pues bien, ser flexitariano está dentro del vegetarianismo, pero no dentro de ninguno de esos subgrupos, sino aparte.

¿Qué es un flexitariano?

En pocas palabras y para que quede claro y todos lo entendamos, un flexitariano es una persona, hombre, mujer, anciano o niño, que lleva una alimentación vegetariana prácticamente. Es decir, una alimentación vegetal casi en su totalidad, solo que algunas veces, por el motivo que el crea, por principios, por necesidad, por adaptación, etc. decide romper esa dieta vegetal y comer huevo, leche, carne, pescado, etc.

Dicho de otra forma, un flexitariano es un vegetariano flexible. Recordemos que dentro del vegetarianismo hay varios subgrupos, pues la dieta flexitariana podría ser un subgrupo a medio camino entre ser vegetariano y no serlo.

Más adelante veremos las diferencias exactas con otras dietas vegetales, pero algo que debemos aclarar es que en la dieta flexitariana no hay grandes restricciones más allá de las que cada uno quiera imponerse. Es una alimentación m uy flexible que permite alimentarse adecuadamente, siempre y cuando lo hagamos con alimentos frescos, sanos y con mucha variedad.

Un ejemplo de comida vegetariana flexible

¿Cualquiera puede serlo?

Por supuesto que sí, cualquier persona, adulto, anciano o niño puede llevar una dieta flexitariana saludable. Este tipo de alimentación nos aporta los nutrientes necesarios para el normal funcionamiento del organismo.

En caso de tener ciertas patologías del corazón, una dieta vegetal y muy baja en azúcares, grasas, carnes, sal y demás, favorece la buena salud, disminuyendo los niveles de colesterol, bajando la presión arterial, regulando el azúcar en sangre, saciando más, bajando de peso, mejorando la movilidad y la salud de los huesos, etc.

En el caso en el que haya un problema de salud que nos impida tomar algún tipo de fruta, vegetal, legumbre o cereal, solo lo eliminamos de la dieta, y punto.

Diferencias con vegano y vegetariano

La dieta flexitariana, ya ha quedado claro que es una alimentación vegetal, pero flexible en la que pueden introducirse alimentos de origen animal cuando se quiera, como se quiera, en las cantidades que se quiera, etc. Una alimentación que nos permite adquirir nutrientes que, de otra forma, como siendo vegano, por ejemplo, sería difícil.

Loa veganos tienen una alimentación muy restrictiva que no admite alimentos de origen animal, ni siquiera la miel, ni los huevos. Una alimentación con ciertas deficiencias y carencias como la vitamina B12, que debe ser suplementada.

Los vegetarianos por su parte, se dividen en varios subgrupos, por ejemplo, los vegetarianos estrictos son veganos prácticamente, luego están los flexitarianos que realizan vaivenes en su dieta según preferencias, antojos, necesidades, etc. y después hay varios grupos pequeños según el alimento que se permite.

Por ejemplo, los ovolactovegetarianos, son aquellos que basan su alimentación en vegetales, pero toman huevos y lácteos. Otro grupo son los pescetarianos, que toman pescados y mariscos. También están los ovovegetarianos que consumen huevos y los lactovegetarianos que consumen leche y lácteos.

No nos olvidemos de aquellos que consumen carnes. O bien se dividen en un solo grupo que a veces se confunden con los flexitarianos o también se les conoce como pollotariano o pollo vegetarianismo, que comen pollo y pavo, pero no carne roja.

Alimentos prohibidos vegetariano flexible

¿Hay alimentos prohibidos?

Técnicamente, al ser vegetarianos, lo único prohibido son los alimentos de origen animal, incluida la miel, pero dado que son vegetarianos flexibles, ya es cosa de cada uno donde colocar sus límites y que aceptar y qué no aceptar para comer.

Así pues, no hay alimentos prohibidos, salvo los que cada uno quiera poner en la lista de prohibidos. Como hemos visto antes, hay varios subgrupos, por lo que dependiendo de qué alimento restrinjamos en nuestra dieta diaria, así será nuestra etiqueta como vegetariano. Si las restricciones son flexibles y las podemos ir cambiando según necesidades, entonces somos flexitarianos.

Podemos prohibir aquellos que nos hagan mal, por ejemplo, las carnes rojas está más que demostrado su relación con algunos tipos de cánceres y tumores malignos. También podemos evitar el consumo de alimentos con grasas saturadas como la bollería industrial o los alimentos con aceite de palma, ya que cada año restan miles de hectáreas al Amazonas. Aparte de alimentos que causen mal a nuestro organismo, por ejemplo, en el caso de ser celíacos, diabéticos, tener problemas de corazón, etc.

Alimentos permitidos

Del mismo modo que no hay alimentos prohibidos, sí que hay alimentos permitidos. Es decir, todo aquello que podamos y queramos comer es bienvenido. Eso sí, si todos los días comemos carne, huevos, leche y productos de origen animal, realmente no somos flexitarianos, solo tenemos una alimentación corriente como cualquier persona.

Ser flexitariano, o para considerarnos dentro de esta clasificación, se deben tener unos mínimos, es decir, tener una alimentación vegetal todos los días, y a lo mejor en un evento social comer algo de carne, porque en el menú cerrado no hay opción vegana.

La base es tener una alimentación vegetal y luego, de forma esporádica, abrirnos a otros alimentos por necesidad o por antojo, como un sándwich mixto, un batido helado, pollo a la plancha, gambas y marisco en Navidad, etc. Siempre y cuando sea de forma esporádica y por necesidad puntual o algo similar.

¡Sé el primero en comentar!