No estás loco, querido amigo. Yo me he pasado varios meses intentando hacer memoria de cuándo me estaba dando golpes para que me salieran moretones en los brazos. En mi día a día no suelo chocarme con nada y en los entrenamientos no tengo contacto con golpes, así que no entendía qué podía estar pasando con las marcas moradas.

Antes de recurrir a la llamada de emergencia de Iker Jiménez, reflexioné sobre qué había cambiado en mi rutina y si tenía vinculación con los moretones. Y sí, me di cuenta de que todo surgió a partir de empezar a entrenar más fuerte.

Tu entrenamiento intenso rompe los capilares

Ha sonado duro, lo sé, pero es así. Si eres un deportista aficionado y entrenas fuerte desde hace tiempo, te habrás dado cuenta de la aparición de marcas moradas en piernas, brazos o glúteos. Los moretones hacen acto de presencia cuando un pequeño capilar (conducto por donde corre la sangre) se rompe bajo la piel.
Hasta ahora estabas habituado a relacionar esto con un golpe, pero entrenar muy intensamente también puede provocarlos.

Nuestros músculos están recubiertos de capilares, por lo que si los tensamos demasiado al ejercitarnos, es posible que se sufran pequeñas roturas que deriven en un derrame interno. No te alarmes, no tienes que darle demasiada importancia si no va acompañado de un dolor agudo. Es decir, cuando nos lesionamos (aunque no sea por un golpe), vemos que la zona se amorata. En este caso es preocupante porque va ligado a un dolor que puede tener origen en la rotura de un músculo, un hueso, un esguince, etc.
Lo normal es que si entrenas intensamente, pequeños moretones salgan en tu piel sin presentar casi dolor.

Para que lo entiendas, cuando un capilar se rompe, no tiene forma de exteriorizar la sangre y se marca en la piel. Si pudiera exteriorizar esa sangre interna, saldría a la superficie como una herida cutánea.

No tardarán en desaparecer

¡Ojo! Que es posible que entrenes intenso y no te salgan moretones, ¡eh! No vayas a forzar su aparición porque tampoco es una buena señal. Como ocurre con los moretones que salen por golpes, estos también desaparecen a los pocos días. Al principio tendrá un color azulado, luego morado y acabará desapareciendo en un tono amarillento.

Entrena con un peso que puedas levantar, no excedas en repeticiones y dale un correcto descanso a tus músculos.

Es muy habitual que aparezcan cuando entrenas dominadas, trepas la cuerda o realizas saltos al cajón.