Los niños que roncan suelen tener problemas de comportamiento

Roncar parece una acción inconsciente que no tiene peligros o efectos en la salud, pero no es así. Los cerebros de los niños que roncan tienen una forma diferente a la de sus compañeros y pueden estar detrás de varios problemas de comportamiento, según un estudio.

Los científicos encontraron las diferencias morfológicas después de estudiar más de 10.000 resonancias magnéticas cerebrales de niños de nueve y diez años. Revelaron que los jóvenes que roncan tienen una capa más delgada de materia gris alrededor de los lóbulos frontales del cerebro, regiones que controlan el control de los impulsos y el razonamiento.

Roncar puede favorecer a tener TDAH

Los científicos creen que los ronquidos pueden estar relacionados con esta materia gris subdesarrollada y, por lo tanto, con los problemas de comportamiento que a menudo afectan a los adolescentes que roncan.

No obstante, dicen que es demasiado pronto para asegurar si los ronquidos provocan las regiones cerebrales más pequeñas o si simplemente están vinculadas. Sin embargo, se sabe que los ronquidos y otros trastornos respiratorios interrumpen los patrones de sueño debido a la respiración alterada y la reducción del suministro de oxígeno.

«Este es el estudio más grande de su tipo que detalla la asociación entre los ronquidos y las anomalías cerebrales«, dijo la autora principal del estudio, la Dra. Amal Isaiah. “Estos cambios cerebrales son similares a los que se verían en niños con trastorno por déficit de atención con hiperactividad. Los niños tienen una pérdida de control cognitivo que, además, se asocia con un comportamiento disruptivo«.

Se cree que alrededor de uno de cada diez niños padece algún tipo de trastorno del sueño, y muchos de ellos son diagnosticados incorrectamente con TDAH.

niños en una cama haciendo pelea de almohadas

¿Cómo saber si los ronquidos son normales?

«Si tienes un niño que ronca más de dos veces por semana, ese niño debe ser evaluado«, advierte la Dr. Isaiah a los padres preocupados. «Ahora tenemos una fuerte evidencia estructural de imágenes cerebrales para reforzar la importancia de diagnosticar y tratar los trastornos respiratorios del sueño en los niños«.

Si se detecta a tiempo, los niños pueden ser remitidos para tratamiento, siendo la extirpación de las amígdalas una de las primeras intervenciones consideradas.

«Por primera vez, vemos evidencia en imágenes cerebrales que mide el costo que esta condición común puede tener en el desarrollo neurológico de un niño«, dijo el coautor, el Dr. Albert Reece. «Este es un hallazgo importante que destaca la necesidad de diagnosticar adecuadamente las anomalías del ronquido en los niños«.

El trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) es una condición de comportamiento definida por falta de atención, hiperactividad e impulsividad. Los síntomas suelen aparecer a una edad temprana y se vuelven más notorios a medida que el niño crece. Estos pueden incluir falta de concentración, movimiento o conversación excesivos y constante inquietud.

La mayoría de los casos se diagnostican entre los seis y los 12 años. Los adultos también pueden sufrir, pero hay menos investigación al respecto. La causa exacta del TDAH no está clara, pero se cree que involucra mutaciones genéticas que afectan la función y estructura del cerebro de una persona.