Disponer de una inteligencia emocional adecuada, no solo es muy importante para la vida en general, también lo es en el deporte. Ser capaces de entender lo que está sucediendo en nuestra mente y, así, poder enfrentarlo, es una herramienta vital.

Los deportistas que tienen inteligencia emocional, son capaces de enfrentarse a ciertas situaciones con una templanza envidiable. Y es que se conocen a sí mismos y pueden manejar con una mayor facilidad su templanza, al reconocer lo que está sucediendo dentro de ellos. De esta manera, pueden tolerar los nervios, la frustración, las victorias y las derrotas. Al mismo tiempo, son capaces de comprender al adversario y echar mano de la empatía para ponerse en la situación del de enfrente.

Además, una elevada inteligencia emocional en el ámbito deportivo, permite una comunicación más efectiva, lo cual favorece el trabajo en equipo y la tolerancia a ciertos comportamientos ajenos.

¿Por qué es importante la inteligencia emocional en el deporte?

La inteligencia emocional permite al deportista tener un mayor control sobre sus emociones. Por ello es muy importante, ya que se traduce en un elevado rendimiento bajo presión.

Un deportista que controla sus emociones, es capaz de gestionar su tiempo mucho mejor. Éste, sabe dedicar su tiempo de entrenamiento con una gran concentración y entiende la necesidad del descanso para mejorar su rendimiento. Por lo general, sabe administrarse y lleva un estilo de vida saludable, ya que entiende que los hábitos de cada uno, se traducen directamente en su bienestar y posterior efectividad.

A nivel emocional, los deportistas que disponen de esta capacidad, son muy buenos compañeros y ayudan a su equipo. Tienen una capacidad elevada para empatizar y comprender a quienes le rodea; saben escucharse a sí mismos y tiene un importante control sobre sus reacciones cuando ocurren injusticias o contratiempos. Tienen claros sus objetivos y luchan con paciencia y sin frustraciones.

¿Cómo mejorar la inteligencia emocional?

  • Tómate tu tiempo para empezar a conocerte a ti mismo
  • Adquiere el hábito de la meditación para calmar tu interior y ser más productivo
  • Pregúntate a menudo sobre lo realmente importante y párate a pensar si ciertas reacciones merecen la pena
  • Sé paciente en el camino hacia la victoria y entiende que la derrota forma parte del juego
  • Habla con las personas que te rodean sobre tus impresiones y entiende la importancia de escuchar a los demás

Las herramientas de las que te dota la inteligencia emocional, te ayudan a saber enfrentarte a los nervios y al estrés, dos conceptos que pueden llegar a arruinar más de una partida.