El mal tiempo no tiene que ser una excusa para no salir a entrenar. Has pasado por meses de lluvia y frío en los que no te has quedado en casa, ¿por qué ibas a rendirte frente al calor? Tan solo debes adaptarte a la temperatura, conocer cómo reacciona tu cuerpo y equiparte con el material adecuado. 

Vale, tu ropa no va a resolver el problema de las altas temperaturas o la humedad, pero sí puede ser un factor determinante para hacerlo más llevadero. Asimismo, la mayoría de tus problemas y bloqueos están en tu mente. Si eres capaz de superar tiempos y distancias, ¿no vas a ser capaz de entrenar con calor?
En estos meses de verano, tus objetivos deben cambiar, puesto que será complicado rendir de la misma manera que cuando hace una temperatura ideal. Ahora es tiempo de entrenar tu mente y enfrentarte a ella cuando te dice que no le apetece salir a correr, montar en bici o entrenar fuerza.

Ya lo comentaba ASICS con la creación de la pista de atletismo para entrenar la mente: es tu cerebro el que te bloquea, no tu cuerpo.
Lógicamente, es una locura entrenar a 50 grados a pleno sol o con una humedad muy elevada. En ese caso, siempre es mejor acudir a un gimnasio para entrenar climatizados.

¿Qué debo tener en cuenta para hacer deporte al aire libre?

El deporte nunca puede poner en riesgo tu vida, realízalo siempre en condiciones favorables o adapta la intensidad a la situación.

  • ¿Hace demasiado calor para correr? Apuesta por andar rápido o combina correr/andar. Incluso puedes hacer alguna rutina en la piscina o en la playa.
  • Realiza deporte a primera hora de la mañana o una vez que caiga el sol. Evita totalmente la franja horaria de 11:00 a 19:00h, a no ser que estés en el norte y haga fresco.
  • Lleva protección solar resistente al sudor, gorras o viseras.
  • Manténte bien hidratado. Si durante el año soy demasiado pesada con que debes beber agua antes, durante y después del entrenamiento; en verano debes ser el doble de cuidadoso.
  • Huye de los tejidos de algodón para tu ropa y usa prendas técnicas. Es necesario que transpiren la humedad y no te provoquen rozaduras. Además, decántate por colores claros, reflectantes y brillantes.
  • No te exijas demasiado. Correr con calor y humedad es un obstáculo extra para rendir bien. Es mejor que te olvides del reloj y salgas a entrenar por gusto.
  • Aprovecha para salir acompañado. El verano te permite tener horarios más flexibles en el trabajo y seguro que puedes coincidir con algún amigo para hacer deporte. Te ayudará para mantenerte motivado y evitaréis escaquearos.
  • Descansa correctamente. No me refiero tan solo al descanso nocturno, sino a la recuperación del entrenamiento. Hacer deporte con calor implicar un mayor desgaste de energía, por lo que no dudes en incorporar algún día de descanso más a la semana.
  • Mantén una alimentación saludable, fresca y variada. Es importante que consumas alimentos con un gran aporte de agua para mantenerte hidratado completamente.
  • Siempre puedes aprovechar para apuntarte al gimnasio y hacer deporte sin calor y sin problemas de alergia.