En otros posts hemos contado la importancia que tienen ciertos tejidos en el mundo del deporte y cómo se ha variado con el paso del tiempo. En la ropa, sobre todo en las camisetas, hemos notado una gran evolución. Cada vez son menos los deportistas que usan el algodón como tejido para entenar debido a lo problemático que supone para el entrenamiento. Sin duda, la aparición de la ropa técnica ha hecho un mundo mejor.

¿En qué se diferencia la ropa técnica de la de algodón?

Desde el principio de los tiempos, el algodón siempre ha sido considerado una buena opción, pero desde que llegaron las camisetas técnicas la cosa cambió.
Podemos resumir el mayor inconveniente del algodón en que tiene una capacidad enorme de absorción de agua. Esto ayuda a que no se evapore la humedad con rapidez, se acumule en la prenda, pese el doble y se puedan originar rozaduras en la piel.

Da igual que sea invierno o verano, el algodón no es la mejor opción. Independientemente de la estación del año, al correr sudamos y el tejido se humedece. En invierno es una auténtica experiencia sentir el frío del clima con la camiseta mojada y tu temperatura corporal cayendo en picado.
Asimismo, como comentábamos antes, al mojarse la camiseta pesa el doble que una seca. Incluso favorece la aparición de rozaduras y ampollas, ya que la prenda acaba pegada al cuerpo.

Si pensamos en el precio, podemos encontrar las de ambos tejidos por precios similares. Así que eso tampoco puede ser una excusa.

Beneficios de la ropa técnica

Todos las desventajas del algodón quedan cubiertas por la ropa técnica. Si haces deporte de forma habitual, apuesta por este material. Aporta dos grandes características esenciales para entrenar: la ligereza y la comodidad.

La ropa técnica pesa muy poco, por lo que el entrenamiento se hará más llevadero. Hay que añadirle el “puntazo” de ser transpirables. Normalmente, las camisetas técnicas apenas acaban mojadas después de entrenar, y si lo hacen no tarda mucho en evaporarse la humedad. Evidentemente, esto ayuda a la regulación de la temperatura corporal y evitará que caigamos en resfriados.

En cuanto al precio, disponemos de una amplia variedad. Puedes encontrarlas desde los 10 a los 50€, o incluso puede que te la regalen en alguna prueba deportiva. Raros son los eventos que siguen apostando por camisetas de algodón.
Si bien es cierto, gastarte un poquito más que en una de algodón te hará mejorar significativamente. Es como usar vaqueros para correr, podrás hacer una carrera con ellos, pero no existen ventajas.

Las camisetas técnicas están hechas mayormente de poliéster y suelen tener su zona de ventilación a la altura de las axilas y en la espalda, que donde más sudor se acumula durante el ejercicio.
Por si aún no te han convencido, su secado después de lavarlas es casi instantáneo y no hace falta plancharlas.