Seguro que tú también eres de los que, en alguna ocasión, ha fotografiado su comida para publicarla en las redes sociales. De hecho, es una moda cada vez más extendida que, además, tiene mucho éxito entre los seguidores. Pero, ¿por qué nos gusta tanto mostrar nuestros platos? Y, de la misma manera, ¿por qué nos gusta tanto ver fotos de platos súper ideales?

¿Por qué triunfan tanto las fotos de comida?

Las personas que fotografían y comparten sus platos, lo primero que pretenden es mostrar a sus seguidores la buena pinta que tiene eso que se van a comer. Este hecho genera una pequeña envidia sana que hace que demos a like como si, por ello, pudiéramos llegar a degustarla. Reconoce que muchas veces te has dejado llevar por el queso fundido bajo una hamburguesa súper apetecible; viendo cómo se rompe la yema de un huevo y empapa la ensalada sobre la que reposa; o por la buena pinta de esos caprichitos de repostería que quisiéramos enmarcar de tan bonitos que son. ¡Se nos hace la boca agua solo de pensarlo!

Y es que, fotografiar nuestros platos es la prueba de que nos lo montamos ¡muy, pero que muy bien! Y oye, si el resto se entera, pues mejor que mejor, ¿no? Numerosos estudios han comprobado que la gente que suele compartir su comida, disfruta más de ella tras publicarlo. Este hecho, ¿es positivo o negativo? Bueno, a nosotros nos gusta pensar que, si sirve de inspiración, siempre será positivo.

Estamos seguros de que mucha gente ha modificado hábitos en su alimentación y estilo de vida, gracias a la inspiración de algunas fotografías. Cuando vemos un perfil de Instagram, plagado de ensaladas y comida saludable, nos empuja a crear esa variedad de color en nuestra propia cocina. Del mismo modo ocurre cuando vemos las rutinas deportivas de aquellos a los que seguimos.

Por ello, si el hecho de publicar comida sirve para mejorar nuestra alimentación o cocinar con mimo; para salir más a menudo con la pareja o amigos y deleitarnos con los maravillosos emplatados de algunos restaurantes; o, simplemente, para sentir un momentito de placer al ver lo apetitoso que parece, ¡apoyamos por completo esta práctica!