El sueño de muchos sería poder atiborrarse a chocolate sin importar mucho si nos engorda o no. En este artículo te contábamos los beneficios que produce en nuestro organismo cuando lo consumimos, y un nuevo estudio reafirma su poderes. Te contamos todos los detalles de esta investigación y cuál es el tipo de chocolate que debes comer.

Efectos positivos en nuestro cerebro

El estudio ha sido presentado durante el Experimental Biology 2018 en San Diego, durando cinco días y ocupando dos informes que exponen  el impacto que produce la ingesta de tabletas de cacao en los humanos. Eso sí, no cualquier chocolate es válido, debe tener una gran concentración de cacao.

Se encontraron con efectos positivos para la memoria, reduce el nivel de estrés, mejora el ánimo, alivia la inflamación, mejora nuestro sistema inmune... Se podría decir que es un alimento que no debería faltar en nuestra dieta, siempre que lo tomemos en cantidades moderadas y con un porcentaje de cacao mayor al 70%.
Lee S. Berk, investigador de psiconeuroinmunología y ciencias alimentarias y creador del estudio, comentaba que “estos estudios nos demuestran que mientras más elevada sea la concentración de cacao, más positivo será el efecto sobre la cognición, la memoria, el ánimo y la inmunidad, además de otros efectos benéficos“.

Chocolate con un 70% de cacao, mínimo

Las tabletas de chocolate que nos encontramos en los supermercados suelen tener como ingrediente principal el azúcar. A los que les despreocupa su salud, a la hora de elegir una tableta siempre se dirigen a las de chocolate con leche, con galletas, chocolate blanco, etc. Este tipo de chocolates tienen una cantidad ínfima de cacao, por lo que no nos aportan beneficios algunos.

Esta investigación se centró en los chocolates con un 70% de cacao y encontraron efectos en las células inmunitarias y dendríticas humanas, siendo antiinflamatorio y aportando gran cantidad de flavonoides (antioxidantes).
Para conocer cuáles eran los efectos, esperaron a la respuesta electroencefalográfica de 48 gramos de chocolate amargo después de 30 minutos y de 120 minutos. Así se demostró que es capaz de regular la respuesta celular inmune, los caminos de las señales entre células y la percepción sensorial.

La investigación y sus resultados han llamado tanto la atención que el propio investigador está preparando estudiar los mecanismos que pueden afectar al comportamiento, a la relación de causa y efecto entre el cerebro y el cacao en esta elevada concentración.