Comer chocolate no debe ser algo restringible, siempre y cuando su consumo sea el adecuado. Como apasionada del chocolate no podía evitar realizar un artículo mencionando sus beneficios y dándote algunos trucos a la hora de comprar. ¡Así que toma buena nota!

Su historia

Bien es sabido que el chocolate llegó a Europa gracias a Hernán Cortés en el año 1524. Pese a que Cristobal Colón ya pudo probarlo en su conquista de las Américas, fuer Hernán el que trajo el primer cargamento de cacao a España.

La palabra cacao proviene de la azteca “cacahuatl” que, según cuenta la leyenda, era el árbol más bello del paraíso de los aztecas. Se le atribuyeron numerosas virtudes como curar enfermedades o proporcionar sabiduría.

Los primeros árboles de cacao aparecieron de forma natural en la selva amazónica hace más de 4000 años, pero fueron los mayas los que empezaron a cultivarlos hace unos 2500. El cacao simboliza valor y longevidad, incluso los médicos recetaban la manteca como si de una medicina se tratase.

Los mayas lo consumían mediante un brebaje amargo denominado “chocolha”, que estaba aderezado con miel, maiz o chile picante. En España, los monjes decidieron modificar la receta cambiando estos condimentos por miel, azúcar y leche. Era uno de los alimentos favoritos para las jornadas de cuaresma, ya que la iglesia no consideraba que se rompiera el ayuno.

Beneficios del chocolate

Aunque para los mayas ya hemos visto que tenía un poder medicinal, en la actualidad el chocolate sigue aportando numerosos beneficios para la salud.

  • Es bueno para tu corazón: evita la tensión alta y aporta energía. Lo necesario para realizar deporte y mantener los niveles de insulina estables.
  • No produce acné: aunque muchos piensen que sí. No hay estudios que apoyen esta teoría, pero sí aumenta el acné otros componentes como el azúcar. Por eso, compra siempre chocolate siguiendo los consejos que te daremos a continuación.
  • Reduce el colesterol: su consumo moderado ayuda a reducir el colesterol malo y aumentar el bueno. Todo a pesar de su alto contenido en grasa saturada.
  • Antioxidante: tiene un gran poder antioxidante, superior al de la mayoria de las frutas.
  • Mejora tu capacidad cognitiva: tiene un gran efecto estimulante, aporta una mejor oxigenación al cerebro y mejora tu función mental.
  • No produce caries: es un alimento que no permanece en nuestra dentadura, por lo que no favorece la aparición de bacterias.

Consejos para comprar

En todo momento nos estamos refiriendo a un chocolate mínimo con 70% de cacao. En los supermercados vas a encontrar centenares de tabletas de chocolate, cuyo primer ingrediente es el azúcar. ¡Eso no es chocolate!

  • Huye del azúcar: cuanto más al principio aparezca en la lista de ingredientes, más alto será su contenido. El azúcar puede estar camuflado con otros nombres como maltitol, lactosa o polialcohol. ¡Estate atento!
  • Intensidad: cuanto mayor sea la intensidad del chocolate, menos azúcar tendrá. Lo mejor es optar por cacaos con un 70% mínimo. La mayoría de las tabletas de chocolate con leche contienen tan solo un 30%. Puedes imaginar qué es el 70% restante, ¿verdad?
  • Leche: un buen chocolate negro no necesita incorporar ningún lacteo a su composición. Mucho menos si se trata de nata.