En estos días, todos nos sentimos atados por el tiempo. Y no tener suficientes horas en el día parece una buena excusa para saltarse el entrenamiento, ¿verdad? Bueno, ¿y si resulta que probablemente tengas más tiempo para priorizar en el ejercicio de lo que crees? Según una nueva investigación, publicada en Preventing Chronic Disease, los americanos lo hacen.

Los investigadores pidieron a más de 32.000 estadounidenses que revelaran cómo pasaron un período de 24 horas para determinar el tiempo libre que tenían. Esto se definió como cualquier tiempo discrecional que una persona tiene durante su día sin asumir responsabilidades como el cuidado de los miembros de la familia o el cuidado personal.

De media, las personas comunicaron que tenían más de 300 minutos (más de cinco horas) de tiempo libre al día. De ese tiempo libre, la mayor parte se gastó como tiempo frente a una pantalla. Los hombres pasaron una media de 211 minutos (más de tres horas y media) de su tiempo libre mirando pantallas, mientras que las mujeres pasaron 175 minutos (casi tres horas).

El resto, desafortunadamente, no se consumió haciendo ejercicio. Los investigadores encontraron que los hombres dijeron que pasaron un promedio de solo 24 minutos y las mujeres solo pasaron 14 minutos sudando al día. En cambio, estas estimaciones no son precisas y pueden no reflejar actividad física pura moderada a vigorosa. La autora reconoce que los resultados destacan la gran cantidad de tiempo que los estadounidenses pasan con los aparatos electrónicos, lo que está reemplazando el tiempo que podrían dedicar a otras actividades como la actividad física que produce mejores resultados de salud.

La OMS recomienda realizar al menos 150 minutos de ejercicio físico

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que los adultos realicen 150 minutos de actividad aeróbica de intensidad moderada o 75 minutos de actividad aeróbica vigorosa a la semana; además, es conveniente que se pase el menor tiempo posible sentado para combatir una serie de problemas de salud, como obesidad, diabetes y enfermedades cardíacas. Algunas investigaciones recientes también encontraron que todo, desde pasear al perro hasta dar unas vueltas por el pasillo (tal vez en un descanso de trabajo) puede contribuir a tus necesidades diarias.

Si crees que estas estimaciones de tiempo libre son una locura, y que posiblemente llenen ese espacio de cinco horas, esta investigación también mostró que ningún grupo informó tener menos de cuatro horas y media (270 minutos) de tiempo libre al día. Esta investigación muestra que la falta de tiempo libre no tiene la culpa de los bajos niveles de ejercicio físico.

Evidentemente, es difícil competir con cualquier aparato electrónico, pero necesitamos empezar a hacerlo o la salud probablemente disminuirá.

Si te has sentido realmente apegado a las pantallas últimamente, intenta trasladar tu atracón de Netflix al gimnasio, o realiza un entrenamiento de peso corporal en tu sala de estar durante tu programa favorito. La mayoría de los teléfonos y aplicaciones también tienen límites de tiempo de pantalla que puedes configurar.