Ir al gimnasio para entrenar la fuerza supone enfrentarte a dos tipos de rutinas: usar máquinas o usar pesos libres. Seguro que te has preguntado cuál es la mejor práctica para avanzar en tus objetivos, tanto si eres corredor o si te gusta levantar peso. Porque sí, el entrenamiento de fuerza es fundamental para mejorar tu rendimiento, mejorar la postura y prevenir lesiones.

Según un reciente estudio, ambas técnicas funcionan igual de bien. Publicado en la Revista Internacional de Investigación Ambiental y Salud Pública, los investigadores contaron con la colaboración de 36 hombres, de 18 a 45 años, que eran novatos en el entrenamiento de fuerza, y les hicieron seguir un programa de entrenamiento de 10 semanas. Los participantes se dividieron en tres grupos: el primer grupo solo usó máquinas, el segundo grupo solo usó pesas libres y el tercer grupo cambió de máquinas a pesas libres después de cinco semanas.

Los investigadores se dieron cuenta de que independientemente del material utilizado, todos los participantes obtuvieron aumentos similares en la fuerza, los músculo y la capacidad en las que hacían tareas cotidianas (agacharse a por un objeto y levantarlo).

¿Es mejor entrenar con máquinas o con mancuernas?

Sobre si es mejor usar pesos libres (mancuernas, kettlebells, barras) o máquinas (como una prensa de piernas, los resultados fueron similares. Esto se debe a que el sistema nervioso y hormonal reaccionan de igual manera cuando trabajamos los músculos. Es decir, tu cuerpo no sabe diferenciar qué material estás usando, simplemente sabe que estás trabajando los músculos.

No obstante, usar pesos libres requiere una mayor estabilización de los músculos y más habilidad, por lo que se aumenta el reclutamiento neuromotor y la fuerza. Y pese a que podemos entrenar con un rango de movimiento natural, es cierto que el riesgo de una técnica incorrecta puede derivar en una lesión mayor.

Hay que mencionar que el estudio tiene algunos fallos. El programa de entrenamiento tan solo duró 10 semanas, por lo que es normal que con el paso del tiempo, los músculos se adapten a las máquinas. El uso de pesos libres siempre va a ser más recomendado, ya que las máquinas promueven los movimientos fijos con palancas.

Cuando aumentamos de nivel y buscamos ejercicios más avanzados, también se requiere un reclutamiento motor mayor. Y la única manera de que las máquinas consigan un entrenamiento desafiante es añadiendo más peso. En cambio, en los pesos libres podemos cambiar el plano de movimiento, la estabilidad y los tipos de materiales (saco, kettlebell, mancuerna).
Además, el estudio solo se realizó en hombres, aunque se espera que en las mujeres tenga resultados bastante similares.

Sea de la manera que sea, es una buena idea que realices entrenamientos de fuerza en tu rutina. Hacer una combinación de ejercicios de la parte superior e inferior del cuerpo, dos veces a la semana, ayudará a mantener y desarrollar los músculos que necesitas usar en el día a día.
Si eres un principiante en el entrenamiento de resistencia, lo más recomendable es empezar usando máquinas, ya que son más seguras si haces ejercicio solo y no tienes a un entrenador que te caya corrigiendo. Al fin y al cabo, las máquinas no tienen planos de movimiento que debas estabilizar y puedes ajustar la carga de manera más fácil y segura.

Aunque depende totalmente de ti qué materiales utilices, la parte más importante es que te sientas cómodo con tu elección. Lo más normal es que obtengas más beneficios con las pesas libres que con las máquinas, ya que desafían tu estabilidad y tienes más planos de movimiento.