Si durante todo el año estás deseando que llegue el verano para disfrutar de sus deliciosas frutas de temporada, debes saber que éstas tienen muchos beneficios para la salud. En este post te hablamos de la sandía y el melón, dos alimentos refrescantes e hidratantes que no pueden faltar en tu cocina. Ambos resultan muy apetecibles, pero, ¿sabrías nombrarnos algunas de sus diferencias?

Las frutas son auténticos tesoros de la naturaleza, que favorecen en gran medida el estado de nuestra salud. Su sabor dulce las convierte en un recurso muy beneficioso y positivo, ya que nos aportan muchos nutrientes, minerales y vitaminas. Las frutas forman parte de una dieta equilibrada y no debes prescindir de ellas, ya que son muy necesarias para lograr que nuestro organismo funcione como debe.

Existen algunas frutas que destacan por su elevado contenido en agua. Esto las convierte en un delicioso manjar que, además, resulta muy hidratante y refrescante. Es el caso del melón y la sandía.

Melón y sandía, ¿son lo mismo?

Muchas personas relacionan ambas frutas creyendo que su aporte es el mismo. Sin embargo, existen algunas diferencias que hoy te vamos a contar. Ambas resultan muy saludables y están compuestas de agua en un elevado porcentaje. Por lo que si lo que buscamos es refrescarnos o hidratarnos, ambas cumplen esta función de una forma muy efectiva. Tanto el melón como la sandía tienen alrededor de un 90% de agua, no obstante, la sandía supera al melón en esta cualidad. Por su elevado contenido en agua, ambos alimentos son bajos en calorías. Por ello, son muy recomendables en dietas orientadas a la pérdida de peso.

Sandía

  • La sandía es una fruta muy hidratante y baja en azúcares.
  • Contiene vitaminas, como la A y la C, y minerales como el potasio, esencial para la regulación de nuestro organismo.
  • Tiene poderosas propiedades antioxidantes, por encima del melón, que ayudan a neutralizar los daños de los radicales libres y mantienen nuestras células jóvenes.
  • Su contenido en fibra ayuda a regular el tránsito intestinal.
  • Como es el caso del melón, presenta propiedades diuréticas y depurativas.

Melón

  • Contiene vitamina A y C, sin embargo, su aporte de vitamina C es mayor con respecto a la sandía.
  • Tiene un mayor contenido de vitaminas del grupo B.
  • Como en el caso de la sandía, es fuente de fibra, que favorece el sistema digestivo, tiene efecto saciante y, además, trata y previene el estreñimiento.
  • Sus propiedades diuréticas y depurativas combaten la retención de líquidos y ayudan a eliminar las toxinas del organismo.