Aguacate para las tostadas, para ensaladas, para picotear… ¿Somos una generación adicta al aguacate? Es muy posible que haya alimentos que hayamos empezado a sobrevalorar por sus propiedades y nutrientes beneficiosos, pero ya te hemos contado en alguna ocasión que todo en exceso (incluso lo saludable) no es bueno.

La Universidad de Yale ha realizado una investigación que ha descubierto cierta adicción a comer aguacate en cualquier comida. ¿Quieres conocer a qué se debe esto?

La combinación de grasa y carbohidratos es la culpable de la adicción.

Tenemos un cerebro demasiado inteligente que valora cuando introducimos grasas e hidratos de carbono por separado, pero más aún si consumimos un alimento que aporta ambos nutrientes. Digamos que lo considera más gratificante.

Dana Small es una de las autoras del estudio y explicó que “el proceso biológico que regula la asociación de alimentos con su valor nutritivo evolucionó para definir cuidadosamente el valor de un alimento para que los organismos puedan tomar decisiones adaptativas. Sorprendentemente, los alimentos que contienen grasas e hidratos de carbono parecen indicar sus potenciales cargas calóricas al cerebro a través de mecanismos distintos. Nuestro estudio muestra que cuando se combinan ambos nutrientes, el cerebro parece sobreestimar el valor energético de la comida“.

El estudio se basó en estímulos fotográficos

Los participantes de la investigación fueron sometidos a escáneres cerebrales a la vez que se les enseñaban fotografías de snacks que contenían mayoritariamente grasa, azúcar y una combinación de grasas/carbohidratos.

Curiosamente, los voluntarios estaban dispuestos a pagar más dinero por alimentos que combinasen hidratos y grasas. Al verlos en fotografías, se iluminaban los circuitos neuronales en el centro del cerebro. Incluso, se iluminaban más que muchos alimentos favoritos de los participantes (dulces, más energéticos o en mayor cantidad).

Es muy difícil encontrar alimentos de forma natural que contengan hidratos de carbono y grasas; normalmente, ese combinado de nutrientes están presentes en productos ultraprocesados como los donuts o las pizzas. Por eso, el aguacate puede llegar a convertirse en una adicción parecida al abuso de las drogas.
Dice el estudio que “un mecanismo por el cual el ambiente alimentario moderno puede promover comer en exceso es mediante la combinación de grasas y carbohidratos para potenciar la recompensa. Por lo tanto, facilita la transición a la respuesta habitual como se observa en las drogas de abuso“.

No temas, si comes aguacate de forma habitual, pero sin abusar, no existe ningún problema. Aun así, si te excedes en su consumo, notarás también un aumento calórico que puede ayudarte a frenar la “adicción”.