¿Por qué es necesario practicar la meditación?

Mantener una rutina de meditación constante puede ser un desafío. Con las exigencias de la vida diaria, ten a tiempo para sentarnos puede parecer imposible. Sin embargo, los beneficios de meditar son tantos que merece la pena introducirlo en el día a día.

El propósito de la meditación es ayudarnos a aprender cómo llegar a nuestra situación tal como es. No se trata de crear la atmósfera perfecta o esperar el momento perfecto. De hecho, cuando estamos justo en momentos de estrés, puede ser el momento más idóneo y fructífero para practicarla.

¿Qué es?

La meditación es una técnica utilizada durante miles de años para desarrollar la conciencia del momento presente. Puede involucrar prácticas para agudizar el enfoque y la atención, conectar con el cuerpo y la respiración, desarrollar la aceptación de emociones difíciles e incluso alterar la conciencia. Se ha demostrado que ofrece una serie de beneficios físicos y psicológicos, como la reducción de estrés y mejora de la inmunidad.

Aunque muchas tradiciones espirituales incluyen la meditación como parte de sus enseñanzas y prácticas, la técnica en sí no pertenece a ninguna religión o fe en particular. Aunque es de origen antiguo, todavía se practica hoy en día en culturas de todo el mundo para crear una sensación de paz, calma y armonía interior.

La meditación puede ofrecer una solución a la creciente necesidad de reducir el estrés en medio de agendas ocupadas y vidas exigentes. Aunque no existe una forma correcta o incorrecta de meditar, es importante encontrar una práctica que satisfaga nuestras necesidades.

Se estima que hay nueve tipos populares para la práctica de meditación, que son:

  • Mindfulness
  • Espiritual
  • Enfocada
  • En movimiento
  • Mantra
  • Trascendental
  • Relajación progresiva
  • Bondad amorosa
  • Visualización

No todos los estilos de meditación son adecuados para todos. Estas prácticas requieren diferentes habilidades y mentalidades.

mujer haciendo meditacion en la playa

Ventajas

La meditación puede dar una sensación de calma, paz y equilibrio que puede beneficiar al bienestar emocional así como a la salud en general. Y estos beneficios no se terminan cuando acaba la sesión de meditación. Puede ayudar a que los días sean más tranquilos, y a controlar los síntomas de ciertas enfermedades.

Reduce el estrés

La reducción del estrés es una de las razones más comunes por las que las personas prueban la meditación. Normalmente, el estrés mental y físico provoca un aumento de los niveles de la hormona del estrés cortisol. Esto produce muchos de los efectos nocivos del estrés, como la liberación de sustancias químicas inflamatorias llamadas citoquinas.

Estos efectos pueden interrumpir el sueño, promover la depresión y la ansiedad, aumentar la presión arterial y contribuir a la fatiga y al pensamiento confuso. El estilo de meditación llamado «meditación de atención plena» reduce la respuesta inflamatoria causada por el estrés.

Además, la investigación ha demostrado que la meditación también puede mejorar los síntomas de las afecciones relacionadas con el estrés, incluido el síndrome del intestino irritable, el trastorno de estrés postraumático y la fibromialgia.

Controla la ansiedad

La meditación puede reducir los niveles de estrés, lo que se traduce en menos ansiedad.

Un estudio encontró que ocho semanas de meditación de atención plena ayudan a reducir los síntomas de ansiedad en personas con trastorno de ansiedad generalizada, además de aumentar las autoafirmaciones positivas y mejorar la reactividad al estrés y el afrontamiento.

Otro estudio en personas con dolor crónico encontró que completar un programa de meditación de ocho semanas condujo a mejoras notables en la depresión, la ansiedad y el dolor durante un año.

Además, algunas investigaciones sugieren que una variedad de ejercicios de atención plena y meditación pueden reducir los niveles de ansiedad. Por ejemplo, se ha demostrado que el yoga ayuda a las personas a reducir la ansiedad. Esto probablemente se deba a los beneficios tanto de la práctica meditativa como de la actividad física. La meditación también puede ayudar a controlar la ansiedad relacionada con el trabajo.

Promueve la salud emocional

Algunas formas de meditación pueden conducir a una mejor imagen de sí mismo y una perspectiva más positiva de la vida.

Por ejemplo, una revisión de los tratamientos administrados a adultos encontró que la meditación consciente mejoró los síntomas de la depresión. Otro estudio encontró que las personas que completaron un ejercicio de meditación experimentaron menos pensamientos negativos en respuesta a la visualización de imágenes negativas, en comparación con los del grupo de control.

Además, las sustancias químicas inflamatorias llamadas citocinas, que se liberan en respuesta al estrés, pueden afectar el estado de ánimo y provocar depresión. Una revisión de varios estudios sugiere que la meditación también puede reducir la depresión al disminuir los niveles de estos químicos inflamatorios.

Ayuda a controlar el dolor

La percepción del dolor está conectada con el estado mental y puede elevarse en condiciones estresantes. Algunas investigaciones sugieren que incorporar la meditación en la rutina podría ser beneficioso para controlar el dolor.

Por ejemplo, una revisión concluyó que la meditación consciente podría reducir el dolor, mejorar la calidad de vida y disminuir los síntomas de depresión en personas con dolor crónico.

Meditadores y no meditadores experimentan las mismas causas de dolor, pero los meditadores muestran una mayor capacidad para hacer frente al dolor e incluso experimentaron una menor sensación de dolor.

Mejora el sueño

Casi la mitad de la población tendrá problemas de insomnio en algún momento. Un estudio comparó programas de meditación basados ​​en la atención plena y descubrió que las personas que meditaban permanecían dormidas más tiempo y tenían una mejor gravedad del insomnio, en comparación con aquellas que tenían una condición de control sin medicación.

Ser hábil en la meditación puede ayudar a controlar o redirigir los pensamientos acelerados o desbocados que normalmente conducen al insomnio. Además, puede ayudar a relajar el cuerpo, liberando la tensión y colocándolo en un estado de paz en el que es más probable que nos quedemos dormidos.

Combate adicciones

La disciplina mental que podemos desarrollar a través de la meditación puede ayudar a romper con las dependencias al aumentar el autocontrol y la conciencia de los desencadenantes de comportamientos adictivos. Las investigaciones han demostrado que la meditación puede ayudar a las personas a aprender a redirigir su atención, controlar sus emociones e impulsos y aumentar su comprensión de las causas.

Un estudio en personas que recibieron tratamiento por trastorno por consumo de alcohol encontró que la práctica de la meditación trascendental se asoció con niveles más bajos de estrés, angustia psicológica, antojos de alcohol y consumo de alcohol después de 3 meses.

La meditación también puede ayudar a controlar los antojos de alimentos. Una revisión encontró que la meditación consciente ayudó a los participantes a reducir los atracones emocionales.

Mejora la capacidad de atención

La meditación de atención enfocada es como levantar pesas para tu capacidad de atención. Ayuda a aumentar la fuerza y ​​la resistencia de la atención. Por ejemplo, un estudio encontró que las personas que escucharon una cinta de meditación experimentaron una mejor atención y precisión al completar una tarea, en comparación con los del grupo de control.

Un estudio similar mostró que las personas que practicaban la meditación con regularidad se desempeñaban mejor en una tarea visual y tenían una mayor capacidad de atención que aquellas que no tenían ninguna experiencia con la meditación.

Además, una revisión concluyó que la meditación puede incluso revertir los patrones en el cerebro que contribuyen a la distracción mental, la preocupación y la falta de atención. Incluso meditar durante un breve período cada día puede beneficiar. Un estudio encontró que meditar durante solo 13 minutos al día mejoró la atención y la memoria después de 8 semanas.

tipos de meditación

¿Cómo se practica?

La forma más fácil de comenzar es sentarnos en silencio y concentrarnos en la respiración. Los viejos dichos dicen que debemos sentarnos a meditar durante 20 minutos todos los días, a menos que estemos demasiado ocupados. Así que deberíamos sentarnos durante una hora para poder concentrarnos en ello.

No obstante, es mejor comenzar en pequeños incrementos de tiempo, incluso 5 o 10 minutos, y aumentar a partir de ahí. Nos sentaremos constantemente durante 20 minutos al día y haremos esto durante 100 días seguidos. Podemos combinar eso con 2 o 5 minutos adicionales de meditación a lo largo del día para romper el caos, y pronto sentiremos los beneficios.

¡Sé el primero en comentar!