¿Es bueno entrenar la resistencia física de los niños?

La idea de mejorar la resistencia física en los niños, nos puede parecer innecesario, pero en realidad se trata de las puertas hacia un futuro con mejor estado de salud, un estado físico más atlético y mejor calidad de vida. Mediante los juegos de carreras y otras ocurrencias que diremos en el texto podremos mejorar la resistencia física de nuestros hijos.

La resistencia física se puede mejorar y desarrollar a cualquier edad, pero si lo hacemos desde niños, les estamos dando la oportunidad de ir un paso por delante y ganar en salud de cara al futuro. La resistencia física les otorgará la posibilidad de hacer frente a mayores esfuerzos físicos y ser capaz de sacar un extra de fuerza.

Hace unos años, se ponía a los adolescentes y preadolescentes a hacer pesas creyendo que ese era el mejor sistema para desarrollar su cuerpo y mejorar su resistencia física. Puede que con algunos jóvenes haya funcionado, pero el entrenamiento con peso a edades tempranas interfiere en el normal desarrollo del cuerpo. Actualmente se sabe que se puede practicar, desarrollar y mejorar la resistencia física de los menores sin interferir negativamente en su crecimiento y desarrollo físico, sino usando el esfuerzo como sistema de perfección y mejora.

Entrenar la resistencia, un plan de futuro

Mejorar la resistencia física es bastante más importante de lo que se cree, y es que, el corazón y la fibra miocárdica de los niños durante la etapa de crecimiento tiene una curva armoniosa. En esas edades, el número de fibras del miocardio se mantiene igual a lo largo de toda la etapa de desarrollo, simplemente son fibras que se estiran y alcanzan un mayor espesor.

Si los niños desarrollan la resistencia física, consiguen disminuir la frecuencia cardíaca, las fibras del miocardio se estiran y la cavidad cardíaca aumenta como resultado de la hipertrofia que resulta del crecimiento del niño y su respectivo entrenamiento. Puede sonar a algo muy malo, pero no lo es. Lo que conseguimos es que los niños aumenten su volumen sistólico consiguiendo que el corazón trabaje mejor con mejor esfuerzo.

Entre adultos y niños, no hay muchas diferencias en el sistema cardiovascular. Si se realiza un entrenamiento de resistencia lógica y adecuado cada edad, se pueden conseguir grandes logros como inducir los cambios positivos de adaptación del corazón que hemos explicado antes.

Una niña haciendo yoga poara mejorar sus resistencia física

Edad perfecta para empezar el entrenamiento

Desde luego no vamos a poner a correr en una pista a un niño de 3 año, ni tampoco se le puede exigir el mismo rendimiento un joven de 12 años que ha entrenado resistencia que a uno que no la ha desarrollado. Por eso queremos hacer hincapié en el entreno consciente y en respetar las capacidades de cada uno. Los excesos son contraproducentes a cualquier edad y de cualquier índole.

Según los expertos, la mejor edad para empezar a desarrollar la resistencia física en niños está entre los 7 y los 8 años. Aquí entran varios factores a tener en cuenta, y es que no todos los niños están preparados a esas edades para desarrollar actividades físicas. Nosotros, como adultos, tendremos que evaluar y valorar si la madurez de nuestro hijo, su estado físico y anímico es el correcto para empezar a hacer deporte.

Los niños de por sí suelen mostrar cierto interés por el deporte, el estado físico, la necesidad de activar el cuerpo y desestresarse a partir de los 10 años de edad, por lo que tenemos margen de maniobra todavía.

Recordemos que se trata de un entrenamiento de resistencia y que el niño debe estar contento y a gusto, en el momento en el que el menor sienta desagrado, obligación, dolor físico o mental y otras consecuencias, lo mejor es cortar el entrenamiento o cambiar de centro o actividad.

Ejemplos de ejercicios

Los ejercicios tienen que estar adaptados a su edad, a sus necesidades físicas y a sus posibilidades, no todos los niños pueden empezar a correr de la nada, aguantar el equilibrio, botar una pelota, hacer el pino, etc. Es importante que el entrenador sea una persona experimentada y especializada en entrenamiento con niños.

Aparte de jugar al fútbol, baloncesto, hacer natación, correr, hacer carreras de obstáculos y demás, hay otra serie de ejercicios a los que todos hemos jugado de pequeños, pero solo por echar el rato con los hijos de los vecinos y no a modo entrenamiento. Además, alguno de ellos nos sonará de las famosas clases de Educación Física, sí como el Test de Cooper. Sí el de los pitidos.

Aunque se trata de niños y creamos que están exentos de sufrir lesiones, el calentamiento sigue siendo de vital importancia y antes de cada sesión de entreno debemos calentar todas las partes del cuerpo.

Vamos a poner unos ejemplos para mejorar la resistencia física de los niños, pero hay muchas opciones más que seguro que el entrenador conocerá y pondrá en práctica en sus clases:

  • Juegos de persecución.
  • Saltar de lado haciendo la tijera.
  • Juegos en equipo con pelotas.
  • Carreras de orientación.
  • Alternar carrera y caminata.
  • Carrera continuada durante 1, 2, 3, 4 minutos e ir subiendo.
  • Circuitos en patines, patinete, bicicleta, etc.
  • Carreras de relevo por equipos.
  • Test de Cooper.
  • Saltar a la comba.
  • Desplazamiento continuo a diferentes velocidades.
  • Juegos de recoger algo y soltarlo en un punto determinado.
  • Bailar.
  • Aerobic para niños.
  • Gimnasia en el agua.

Niños jugando al fútbol para mejorar su resistencia físicia

También se puede trabajar con estiramientos, posturas de yoga, con cintas elásticas, usando el propio peso del cuerpo, haciendo uso de maquinaria adaptada a la edad, balón de pilates, saltar el burro, etc.

Después del entrenamiento es muy importante enseñar a estirar y a relajarse, ya que esto también forma parte del circuito de ejercicios y ayudará a calmar el cuerpo y prepararlo para el descanso nocturno.

Beneficios de mejorar la resistencia física de los niños

Ya hemos visto que es bueno desarrollar y mejorar la resistencia física en los niños y adolescentes, también hemos visto algunos ejemplos de ejercicios y sabemos a qué edad podemos empezar a mejorar la vida de nuestro hijo. Ahora solo falta saber por qué es tan bueno que los niños hagan deporte desde pequeños.

  • Mejora la coordinación.
  • Favorece la socialización.
  • Mayor activación motora.
  • Reduce la obesidad.
  • Aumenta la puntería.
  • Mejora los reflejos.
  • Mejora las habilidades motoras.
  • Favorece las adaptaciones neurológicas.
  • Se aumenta la capacidad respiratoria.
  • Huesos más fuertes y sanos.
  • Mejor calidad de vida a largo plazo.
  • Mejora la condición física.
  • Aumenta la capacidad aeróbica y anaeróbica.
  • Ganan confianza y seguridad en uno mismo.
¡Sé el primero en comentar!