¿Cómo saber si un niño tiene asma?

¿Cómo saber si un niño tiene asma?

Sofía Pacheco

El asma infantil es algo serie que necesita se detectado a tiempo para evitar problemas y situaciones angustiosas, miedo, reacciones negativas, consecuencias graves, etc. A lo largo de este texto vamos a comprender mejor esta enfermedad que afecta a miles de niños en España y a millones de niños en todo el mundo. Vamos a ver de cerca todo lo que significa el asma en niños, así como los factores de riesgo.

Hoy tocamos un tema serie y se trata del asma infantil, una enfermedad que afecta al rededor del 10% de los niños, y de esa cantidad, el 85% suele tener causas alérgicas. Una enfermedad que pone en apuros a cientos de padres cada día hasta que se acostumbran a vivir con eso y el niño va creciendo y sabiendo reaccionar a sus ataques de asma y sabiendo cuidar de sí mismo y conociendo sus límites, por el bien de su salud.

Qué es

El asma es una enfermedad de los pulmones y no es algo pasajero como un resfriado o una otitis, es una enfermedad pulmonar crónica, es decir, para siempre. Esta enfermedad afecta a las vías respiratorias, de forma que, los conductos por donde viaja nuestro aire de la boca a los pulmones (y viceversa) se ven afectados creando silbidos, tos, sensación de ahogo.

Cuando estos síntomas, que detallaremos en el siguiente apartado se enfurecen, se conoce como ataque de asca o crisis asmática. No hay remedios definitivos, solo paliativos para el resto de la vida del enfermo. Una condición con la que a veces no es fácil vivir, ya que afecta muchos aspectos como el humo, el cloro de las piscinas, el frío, el calor, algunos olores como perfumes, hacer deporte, hiperventilar en un ataque de pánico o ansiedad, etc.

El asma en niños se inicia antes de los 5 años y al principio les hace pasar muchas horas fuera del colegio y dentro de un hospital, aunque depende de la gravedad, los síntomas y as causas. Detectarlo a tiempo ayuda bastante.

Síntomas

Los síntomas son claros, pero quizás no todos los padres lo tienen claro, por eso queremos utilizar este apartado para señalar uno a uno los síntomas más comunes que se identifican con el asma en niños o en edad pediátrica.

  • Presión en el pecho.
  • Sensación de ahogo.
  • Problemas respiratorios.
  • Muchas bocanadas de aire.
  • Tos, sobre todo de noche y al despertar.
  • Sensación de poca energía y cansancio.
  • Irritabilidad por no entender qué le pasa.
  • Sibilancias al exhalar.
  • Dificultar para succionar.
  • Dificultar para comer.
  • Manchas oscuras debajo de los ojos.

Estos son los síntomas más comunes en asma infantil, y pueden ser tan leves que a veces los pasamos por alto. Ante cualquier duda, recomendamos acudir a un especialista, sobre todo si notamos que el niño no puede cerrar la boca al comer y notamos silbidos en sus pulmones.

Tratamiento para asma en niños

Posibles causas

Existen diferentes causas para que un niño desarrolle asma en edad pediátrica. Como ya hemos adelantado el 85% de los niños con asma se debe a alergias, así que la gran mayoría de causas viene de alergias comunes.

De hecho, los ataques de asma suceden cuando el niño está expuesto, sin saberlo, a un desencadenante, por ejemplo, pelo de gato, polvo, humedad, polen, frío, humo de tabaco, etc.

Los niños más propensos a sufrir asma en edades tempranas son aquellos que están condicionados por la genética, expuestos al humo de segunda mano, tener otras enfermedades como alergias, etc.

  • Ácaros de polvo.
  • Polvo al remover maleza o días de viento.
  • Moho manchas de humedad.
  • Polen.
  • Plagas como cucarachas, ratones, gusanos, etc.
  • Respirar aire frío.
  • Medicamentos.
  • Resfriados y gripes que afectan al sistema respiratorio.
  • Aire sucio.
  • Humo de barbacoas, tabaco, fuego, etc.

Diagnóstico y tratamiento

El asma en niños se diagnostica mediante la historia clínica del propio niño, y la información de los padres biológicos; haciendo radiografías del pecho para ver los pulmones; haciendo pruebas como espirometría para ver la capacidad pulmonar; análisis de sangre y análisis de alergias.

Si el niño es muy pequeño para entender el proceso de la prueba pulmonar, la solución es administrar medicamentos para el asma de forma temporal y ver si los síntomas menguan o todo sigue igual. Pero con la radiografía, análisis y otros estudios, los médicos suelen diagnosticar bastante rápido si es asma, alergia, u otra complicación respiratoria.

La clave está en administrar un tratamiento eficaz, pero sobre todo evitar los factores de riesgo como el humo. Hay medicamentos de alivio rápido como el ventolín y medicamentos de control. Serán los profesionales quienes receten cada uno según la edad, estado de salud, gravedad, exposición a los desencadenantes, comodidad para el niño o los padres, etc.

Consejos a tener en cuenta

So tenemos un niño con asma infantil en nuestro núcleo familiar, lo primero es hacernos conscientes de la gravedad del asunto. No se trata de una lesión leve, un problema de rápida solución ni ninguna broma. Es un problema que causa mucha frustración y dolor en niños y padres.

  • No fumar delante del enfermo.
  • Protegerle del viento frío.
  • Evitar pasear en días de mucho viento.
  • Usar mascarilla.
  • No estar cerca de una fuente de humo.
  • Evitar el contacto el polín aspirado.
  • Huir de los centros urbanos con contaminación.
  • Si vamos a casa de alguien indicarle cómo proceder.
  • Evitar esfuerzos físicos.
  • No nadar en piscinas con altos niveles de cloro.
  • No pasear por playas, montes y bosques en días de viento.
  • Si se monta en bici, moto, coche, intentar cubrir la boca con mascarilla o material especial que filtre partículas.
  • Evitar aspirar ingredientes como azúcar glas, canela, y otros ingredientes que se usan para decorar.
  • Masticar bien para evitar atragantamientos.
  • Los padres deberían recibir cursos para saber actuar en casa de ataque de asma, atragantamiento, ahogos, resfriados con mocos, etc. y todas esas situaciones de alto riesgo en niños.
  • Si hay mascotas en casa, que no se restrieguen por la cara del niño.
  • Mantener limpio siempre el hogar.
  • A la más mínima señal de humedad, poner remedio.
  • Realizar ejercicios para fortalecer los pulmones sin ponerle en riesgo.
¡Sé el primero en comentar!