Aprovechando que el Mundial de Fútbol tiene sede en Rusia este año, ha saltado a la palestra una de las mayores dudas universales: ¿por qué los rusos prefieren sentarse en cuclillas? Posiblemente también te hayas dado cuenta de que ocurre en países menos favorecidos; habrás visto documentales en los que cocinan o lavan la ropa en cuclillas, ¿cierto?

Es raro para nosotros porque no estamos acostumbrados a practicarlo, y porque realizarlo no es fácil. La mayoría pega los talones en el suelo y mantiene el glúteo casi rozándolo. Realmente es una postura cómoda y fácil, que les han enseñado desde pequeños. No creas que te resultará pan comido aguantar en esa posición si no tienes cierta capacidad física.

Ya sabes lo malo que es estar sentado en una silla durante más de media hora, así que voy a contarte los beneficios que aporta estar en cuclillas para que empieces a introducirla en tu vida.

Es una posición más activa que estar sobre una silla

Cuando nos sentamos en cuclillas, activamos toda la musculatura para mantener una correcta postura corporal. En cambio, estar sentado en una silla es una posición más pasiva, puesto que nuestra espalda se debe adaptar a la forma o rigidez del respaldo. Peor aún cuando nos sentamos sobre una banqueta y nos corvamos hacia delante.

Favorece a defecar con menor problema

¡Jé! Sabemos que es un tema escatológico, pero todos los humanos lo hacemos. En Asia hay servicios en los que te tienes que agachar para hacer tus necesidades en cuclillas. Realmente, tener un váter es algo bastante reciente, concretamente del siglo XVI.

Nuestra anatomía está diseñada para defecar en cuclillas, debido a que existe un mejor ángulo entre el intestino grueso, el recto y el ano. Es una posición en la que el suelo pélvico y los esfínteres realizan el equilibrio de la presión abdominal con la pélvica, y las heces salen con más facilidad.

¿Es la mejor postura para parir?

Durante el parto existen diferentes fases. Se dice que cuando el bebé está descendiendo, no es muy recomendable esta postura; en cambio, cuando está preparado para salir, es perfecta por la colocación de la pelvis y el sacro.
Aun así, cada mujer prefiere un tipo de postura o se deja guiar por los expertos.

Hay matronas que afirman que estar en cuclillas es la postura más natural, incluso también se puede realizar tumbada y con las rodillas hacia pecho (simulando la posición). Por supuesto, estando de forma vertical, la gravedad favorece a la salida del bebé.

Corrige la postura y mejora el dolor de espalda y cuello

Hacer sentadillas o sentarnos en cuclillas crean un mayor rango de movimiento en las caderas, favoreciendo la eliminación de presión en el cuello y en la espalda. Además, estar sentados mucho tiempo en una silla, endurece los isquiotibiales y aumentar el dolor en la espalda y el cuello.

En cambio, en cuclillas mantenemos los tejidos conectivos elásticos y flexibles.

Aumenta la fuerza en todo el cuerpo

Ya no es solo sentarnos en cuclillas, sino realizar sentadillas. Hacerlas de forma correcta aumentará la fuerza y potencia de los músculos. ¡No te olvides de hacerlas en el gimnasio! ¿Quién no quiere ser Beyoncé?