En la práctica de ejercicio físico es normal que sudemos al elevar nuestra temperatura corporal. Sudar es un proceso natural que se encarga de ayudar al cuerpo a mantenerse fresco. Te habrás dado cuenta de que hay personas que, en una misma clase, sudan “a chorro” mientras otros mantienen su toalla prácticamente seca. Hoy analizamos por qué es importante sudar. ¿Es cierto que cuanto más sudemos, más adelgazaremos?

¿Por qué es importante sudar?

Nuestro organismo dispone de dos tipos de glándulas sudoríparas diferentes: las glándulas sudoríparas ecrinas (distribuidas por todo el cuerpo) y las glándulas sudoríparas apocrinas (localizadas en el cuero cabelludo, axilas y área genital). Nacemos con unas 2-4 millones de glándulas sudoríparas, por lo que esto dependerá de la cantidad que sudes. Por lo general, las mujeres tienen más glándulas sudoríparas que los hombres, pero las del sector masculino tienden a ser más activas y producir más sudor.
A muchos les supone asqueroso o molesto sudar, pero realmente es un proceso que aporta numerosos beneficios a la salud. Ten en cuenta que la piel es un órgano vivo, y el más largo de todo el cuerpo.

Algunos de los beneficios de sudar son:

  • Mantener la temperatura corporal y evitar sobrecalentarnos.
  • Expulsar toxinas. Reforzar la función inmunológica y ayudar a prevenir enfermedades relacionadas con las toxinas.
  • Matar virus y bacterias que no pueden sobrevivir en temperaturas mayores a 36ºC.
  • Limpiar los poros de la piel.

Conforme aumentamos la temperatura corporal, el cuerpo comienza a transpirar de manera automática para expulsar líquidos salados (agua, electrolitos) de las glándulas sudoríparas, con el fin de mantenerse fresco. Sudar es un proceso incontrolable, regido por el sistema nervioso autónomo. Incluso, en ciertas situaciones de ansiedad, ira, vergüenza o miedo, es posible que sudemos más.

En el caso del ejercicio físico, el sudor siempre se ha relacionado con el esfuerzo, pero tampoco es 100% exacto.

¿Qué sucede si sudamos demasiado?

Sudar cuando hace calor o realizamos deporte es algo normal, el problema surge cuando esa sudoración se vuelve excesiva y provoca efectos negativos en la salud. Un estudio demostró que algunas personas pierden electrolitos más rápido que otras, algo que afecta en el mantenimiento de hidratación y la función neuromuscular.

Para que lo entiendas mejor, en el sudor eliminamos un 95% de agua y electrolitos. Por eso nos recomiendan tomar bebidas isotónicas al terminar un entrenamiento, para reponer potasio, sodio, magnesio y calcio. Los electrolitos son unos minerales presentes en la sangre y en otros líquidos corporales que afectan en el funcionamiento de nuestro cuerpo en diferentes maneras: la acidez de la sangre, la actividad muscular o la hidratación del cuerpo, entre otras.

En la mayoría de deportes (baloncesto, fútbol, tenis), la cantidad de sudor es baja en relación al tiempo que se practica. En cambio, los maratonianos o triatletas se enfrentar a la pérdida de varios litros de sudor. Por ese motivo, los investigadores del estudio mencionado anteriormente, decidieron examinar cómo afecta la pérdida de sodio a través del sudor durante una maratón en el funcionamiento del cuerpo.

La concentración de electrolitos en el sudor es bastante importante en deportistas de alta resistencia, puesto que una reducción de sodio en la sangre puede ocasionar graves daños cerebrales e, incluso, la muerte. Por eso, es importante una correcta hidratación, con aporte de sales minerales si la actividad física lo exige.