Las personas que entran en un proceso de pérdida o ganancia de peso, tienen como prioridad conocer cuál es su peso ideal. ¿Realmente existe un número que nos asegure que estamos en un peso correcto?

El índice de masa corporal, un falso amigo del peso ideal

Para tener una idea aproximada de cómo estamos físicamente, nos han aconsejado siempre que usemos el Índice de Masa Corporal. El problema es que esta medida no tiene en cuenta el porcentaje de grasa que tiene nuestro cuerpo, por lo que quizá tengamos un peso elevado aún siendo puto músculo.

Si estamos entre los valores de 19 a 25 en el rango del IMC, seremos una persona con un peso normal y saludable. Insisto, no es dato preciso puesto que hay que tener en cuenta la edad, el sexo y la composición corporal.

báscula

¿Te ves bien físicamente?

No nos referimos a que te aceptes tal y como eres, ya que esto es algo obvio; pregúntate a ti mismo si piensas que te sobran o necesitas algunos kilos para tener un aspecto saludable. A veces, nosotros mismos tenemos una visión distorsionada de la realidad y vemos un físico diferente frente al espejo; para ello es mejor que acudamos a un especialista, que de forma objetiva, nos comente cómo estamos físicamente.

Además, tenemos que estar agusto en un peso saludable, sin llevarlo a un extremo. Es decir, deberíamos ser capaces de mantener un mismo peso sin estar restringiendo alimentos de forma continuada en el tiempo o realizando excesiva actividad física. Te aseguramos que teniendo unos hábitos de vida saludables (3-5 días de actividad física y alimentación sana), no tendrás problemas para estar en tu peso ideal.
¿Quieres unos abdominales marcados o aumentar masa muscular? Entonces tendrás que realizar un plan especial de entrenamiento y dieta de forma temporal.

Evita ser un yo-yo

Si eres una persona que unos meses tienes un peso alto y al poco tiempo bajas 10 kilos, volviéndolos a recuperar en pocos meses… Deberías plantearte qué es lo que ocurre en ti. Quizá una mala alimentación o el abandono de la actividad física nos provoque este tipo de cambios en nuestro peso.

Es habitual que cuando cambiamos nuestros hábitos de vida sedentarios por unos más activos, vemos cómo la báscula está en constante movimiento, incluso aumentando nuestro peso. No te preocupes, dale tiempo a tu cuerpo para que empiece a encontrar el equilibrio y se estabilice. Cuando lleves varios meses con un estilo de vida saludable, te darás cuenta de que tu peso no variará mucho y podrás mantenerte con facilidad.

Así que no, no existe un peso ideal de forma general. Cada persona debe tener en cuenta sus características y su estilo de vida.