¿Qué puedo pedir en Starbucks si estoy a dieta?

Starbucks es una cadena de cafeterías famosa por sus especialidades de café, y por tener un ambiente hípster y moderno. Un estilo de cafetería muy visto en fotos de Instagram y donde podemos pedir casi cualquier cosa, desde un café, un té, un zumo, un bocadillo o una magdalena… perdón, queríamos decir muffin. Pero cuando estamos a dieta todo parece que se complica, por eso vamos a decir las opciones más saludables que podemos pedir en Starbucks.

Obviando el agua y la fruta cortada, hay todo un abanico de posibilidades para comer saludable en esta conocida cadena de cafeterías. Eso sí, saludable para nosotros, no para el medioambiente, ya que la compañía sigue usando bastante plástico de un solo uso, aunque poco a poco se compromete a usar otros materiales.

Vamos a ir directos al grano y a decir qué opciones tiene Starbucks para que podamos ir a sus cafeterías, aunque estemos a dieta. Pero antes queremos aclarar, que no se trata de estar a dieta o no, ya que este tipo de hábitos suele ser un arma de doble filo física y psicológicamente.

Las dietas no se pueden alargar mucho en el tiempo porque causan efecto rebote. Lo que hay que hacer es adoptar hábitos saludables y mantener una alimentación sana y realizar ejercicios varias veces por semana.

Bebidas saludables de Starbucks

Cabe decir que las raciones de estas opciones saludables son bastante escasas y con precios abusivos en algunos casos, por lo que conviene complementar con algo más, aunque puede ser que para tomar algo rápido sea suficiente.

Mejores opciones para pedir en Starbucks

Café Espresso y Espresso Macchiato

El café espresso es un tipo de café que se consigue pasando el café por una máquina que se calienta a más de 90 grados y a alta presión durante unos 25 o 30 segundos. Es una técnica originaria de Italia y es un tipo de café muy alto en cafeína.

Por su parte, el espresso macchiato, es un café espresso más pequeño (unos 40 ml) que se sirve en taza normalmente y al que se le agrega leche crema. Se trata del café manchado de toda la vida, es decir, solo café, y un poco de leche. Es de sabor fuerte y tiene alta concentración de cafeína.

Café Cappuccino

Un café muy conocido, es la versión reducida del café latte que suele ser casi 200 ml de bebida. En el caso del cappuccino, es conocido por su crema y lo característico de esta bebida es que tiene la misma cantidad de café que de espuma de leche.

Es un café natural de Italia y se prepara con café espresso y leche montada y con vapor para darle esa cremosidad que tan famoso ha hecho a este tipo de café. A veces se acompaña de cacao puro en polvo o de canela, aunque hay quien le echa avellana en polvo. Ya cada uno que decida qué hecho.

Café con leche y Café Flat White

Si hay un café común entre todos los cafés del mundo ese es sin duda el café con leche. Las proporciones de ambos ingredientes varia de cada ciudad, país, región, etc. Normalmente se deja a elección del camarero, o también podemos decir si queremos más de leche o más cantidad de café.

Por su parte, el Flat White de Starbucks es café con leche normal, solo que la proporción de leche es mayor a la de café. La leche y la crema en Starbucks no es de alta calidad, pero bueno, si queremos reducir las calorías, podemos pedir leche semidesnatada o leche vegetal de soja.

Café americano y Café con hielo

Es una modalidad muy peculiar y es que para prepararlo hay que usar más cantidad de agua que con otras variedades de café. Para prepararlo echamos una taza grande de café espresso y añadimos agua, así es el famoso café americano y es de los más vendidos en el mundo entero y claro está, en Starbucks también.

Su nombre se debe a que es la forma tradicional de hacer café en Estados Unidos, aparte de en otras partes del mundo. Hacerlo bien requiere algo de practica y conocer nuestro gusto, ya que no es solo echarle agua al café, ya que podría quedarse aguado y estaría muy feo de sabor.

Al café con hielo, por su parte, también se le conoce como Ice Latte. Consiste en una mezcla perfecta entre café espresso, mucho hielo y crema de leche. Una mezcla de sabores y sensaciones que le dan la fama que merece esta preparación.

Opciones saludables en Starbucks

Té con hoja entera

El té con hojas enteras que se venden en Starbucks es una variedad de tés entre los que podemos elegir infinidad de sabores y lo que caracteriza es que en lugar de ser tés ultraprocesados y cargados de azúcares, son tés naturales.

Eso sí, para que sea una opción saludable habría que quitarle el sirope que traen algunas variedades. Incluso algunos llegan ya preparados con azúcar y otros extras. Recordemos que estamos buscando opciones saludables en Starbucks.

Comidas y snacks saludables de Starbucks

Ensaladas

Hay muchas ensaladas en esta cadena de cafés, pero concretamente hay dos que nosotros recomendamos. Eso sí, son bastante caras, aunque si es lo único que encontramos mientras paseamos, hacemos turismos o al entrar se nos antoja… que luego no nos sorprendan sus precios, nosotros ya hemos avisado, aparte de que son muy pequeñas.

Por ejemplo, la ensalada de pasta y verduras es una muy buena opción, aunque sería mejor que la pasta fuera integral. Esta ensalada se llama Fusili Capresse, y para nosotros es una opción saludable. La otra ensalada es la de quinoa, que no está igual de buena, pero su tamaño hace que finalmente piquemos algún dulce. Nosotros recomendamos escoger el bote de fruta fresca cortada

Hummus

A quien le guste el hummus, seguramente haya probado todas sus variedades. En Starbucks tenemos hummus de remolacha y lo sirven con unos pocos palitos de apio y zanahoria. Como decimos, no da parta una comida completa, pero podemos completarlo con una de las ensaladas anteriores. Así conseguiríamos una comida más completa y saciaríamos mejor nuestro apetito.

Bocadillos

En esta cadena de cafeterías también podemos encontrar numerosos bocadillos, o salados, como ellos lo llaman en su menú oficial. No todos son una buena opción, así que tenemos que decantarnos por aquellos que tengan gran cantidad de verduras y algo de proteínas como huevo, queso o pollo.

Nosotros recomendamos la Foccacia de pollo, Bloomer de pavo y arándanos, Wrap italiano y la Chapata de pollo y queso con verduras. Los Sándwiches de pollo, queso y mozzarella o Sándwiches de pan multicereales y pavo, son otras dos buenas opciones.

Bocasillo de pollo de Starbucks

Tostada de pan de cereales con AOVE y tomate

No es de las mejores opciones, lo reconocemos, porque el pan no es de muy buena calidad, a pesar del precio de esta tostada. Aun así, es una opción apta para un momento puntual, puesto que solo tiene aceite de oliva virgen extra y tomate. Es decir, la tostada clásica de toda la vida.

La tostada tiene un buen tamaño, y si se acompaña de un café largo con crema, quedaremos bien satisfechos, o del hummus o la fruta. La cuestión es comer saludable y saciarnos, no comer poco por miedo a qué comer.

Fruta limpia y troceada

En Starbucks podemos pedir un vasito de fruta limpia, pelada y cortada en cubitos que nos va a venir muy bien para amenizar la espera en un aeropuerto, o si nuestro amigo se retrasa mucho en llegar a la cafetería.

Podemos pedirla para llevar y nos la comemos de vuelta a casa o mientras paseamos por el centro de la ciudad o la playa. La fruta está dentro de un vaso de plástico con tapa y la sirven con tenedor de plástico. Cuando terminemos ese plástico va al contenedor amarillo.

Yogur y muesli

Starbucks nos ofrece diferentes tipos de yogures, por un laso tenemos yogur de arándanos y muesli y, por otro lado, yogur natural con muesli y miel. Ambas opciones las podemos mezclar con la fruta que hemos explicado antes, y así enriquecemos ese plato a modo de merienda saludable si estamos a dieta.

También podemos pedir estos yogures para compensar la ingesta de bollería azucarada y poco saludable que venden en esta cadena de supermercados. Otra opción es pedir uno de los dos yogures y, aparte, una cookie grande para mezclar con el yogur, pero ya no sería tan saludable.

¡Sé el primero en comentar!