Por muy concienciados que estemos con nuestro entrenamiento y nuestra dieta, a veces el cuerpo nos pide dulce. Tener bien presente el objetivo y la disciplina que nos lleva hasta él, no está reñido con darnos el dulce que, de vez en cuando, demandamos.

Aunque solamos relacionar el dulce con pecar, nada más lejos. No necesariamente tenemos que acabar con un bollo en la mano y mandarlo directo a nuestro estómago. Si ignoramos las necesidades que tenemos, estaremos provocando más ansiedad. Incluso es probable que acabemos cogiendo manía a nuestra dieta. La realidad es que todo se puede consumir con moderación. Sin embargo, sustituir la bollería industrial, el azúcar blanco y las grasas por opciones más saludables, es imprescindible. ¿Pensabas que te estábamos dando carta blanca para inflarte a Donuts y bollos? ¡Negativo!

Opciones dulces y ¡saludables!

Macedonia de frutas

¿A quién no le apetece una buena macedonia de frutas bien fresquita? Ahora que empieza a hacer buen tiempo, nada puede sentar mejor que la fruta troceada bañada en zumo de naranja natural. Cuando acabes de comértela, te sentirás infinitamente mejor, que si optas por chocolates o bollería industrial.

Compotas, sabrosas y saludables

Es un hecho, demostrado en diversos estudios, que las personas que incluyen más alimentos naturales en su dieta se encuentran mejor física y mentalmente. Siendo esta una realidad, ¿por qué optar por alimentos menos saludables? Prepara compotas de pera o manzana, aderézalas con canela y recurre a ellas cuando sientas que te pica el gusanillo del dulce.

Batidos

Hay cientos de recetas para elaborar unos batidos deliciosos y sanos. Incluye frutos rojos y adoptarán un color y olor súper apetecible. Además, estarás incluyendo propiedades antioxidantes a tu organismo. También puedes añadir frutos secos y semillas. Opta por utilizar agua o leches vegetales. ¡No te podrás resistir!

Yogur con fruta y cereales

No hace falta describirlo. Seguro que te lo estás imaginando y empiezas a salivar. Puedes añadirle al yogur desnatado trocitos de fruta o mermelada casera. Es una elección acertada y muy beneficiosa para tu organismo. Si necesitas endulzarlos opta por la miel ecológica o el sirope de ágave.

Polos de fruta

Deja a un lado los helados de cucurucho, con chocolate, nata y azúcar, que no hacen más que entorpecer tu dieta y tu evolución. Fabrica tus propios polos de hielo, con trocitos de fruta.

Si tu cuerpo te pide dulce, ¡dáselo! Pero de forma saludable. Quiérete y aliméntate de una forma saludable y consciente.