Tener un vientre plano es el deseo de muchos. Pero la verdad es que no es un sueño inalcanzable. Una vida activa, una alimentación equilibrada y la práctica regular de ejercicio físico puede traer los resultados que esperas y muchos más. Si tu problema es que, a pesar de estar en tu peso, notas inflamación en el abdomen, tal vez te interese seguir algunas pautas. ¡Presta atención!

Todos conocemos la necesidad de llevar a cabo una dieta equilibrada y unos hábitos de vida saludables. Estos son los pilares fundamentales para gozar de una buena salud y un físico ideal. No obstante, hay quienes sienten que, aun estando en el peso y condición física que les corresponde, tienen el vientre hinchado. Si es tu caso, presta atención a algunos aspectos que debes tener en cuenta para poner remedio a este problema.

4 Normas para reducir la inflamación y lograr un vientre plano

1. Hidratación a raya

A pesar de que tenemos la sensación de que al beber mucha agua se hincha aún más el abdomen, es primordial que te hidrates bien para favorecer el tránsito intestinal y reducir la retención de líquidos. Beber suficiente agua durante el día, es muy importante para que nuestro organismo pueda funcionar y liberar toxinas. Si te cuesta estar todo el día con la botella de agua a cuestas, opta por infusiones.

2. Come sin prisa

Hay personas que comen como si estuvieran en una carrera. Debes tomarte el tiempo de la comida como lo que es, un momento en el que alimentar a tu cuerpo, sin prisa, de una manera consciente. Masticar los alimentos y triturarlos bien, ayudará a evitar la acumulación de gases en el estómago y favorecerá la buena sensación en tu vientre. Además, será más fácil notar cuándo estás saciado y comerás por hambre, no por ansiedad. Asimismo, masticar bien facilita el posterior proceso de digestión de los alimentos.

3. Desayuna fibra

Elige cereales integrales y fruta en tus desayunos. Un aporte de fibra al comenzar el día favorece el tránsito intestinal y ayuda a lograr un vientre plano, libre de la molesta sensación de inflamación.

4. Actívate

Intenta no permanecer mucho tiempo en la misma postura. Ya sea sentado o de pie, tu cuerpo necesita moverse. Un cuerpo activo favorece una digestión activa y un tránsito intestinal óptimo.