Masticar chicle es un hábito diario bastante común. Todos sabemos las ventajas de marcar ese trozo de goma: que si nos reduce el estrés, que si nos quita el mal aliento, que si nos ayuda a controlar el hambre, que si nos alivia los mareos, etc… Lógicamente, el chicle no es un milagro de la naturaleza y tiene bastantes efectos negativos en nuestra salud. No debemos conformarnos con tomar “sin azúcar” para sentirnos más saludables.

¡Te contamos algunas desventajas!

Afecta al estómago

Obviemos el tragarnos el chicle sin querer (o queriendo), que podemos imaginarnos lo dañino que es para el organismo. La realidad es que puede provocar dolores estomacales si estamos continuamente mascando chicle, además es algo que avisan en la etiqueta nutricional. Llegando al extremo, nos puede derivar en úlceras, acidez estomacal o gastritis. ¡Mucho cuidado!

Reduce el hambre, temporalmente

Por todos es sabido que masticar chicle nos sacia el hambre, ¿pero qué ocurre cuando lo tiramos? Además de habernos provocado gases y notarnos hinchados, las ganas de comer llaman a tu puerta con más fuerza que antes.

La fenilalalina, tu enemigo

Te decíamos antes que tomar chicles sin azúcar no es todo lo saludable que nos pintan. Al no contener azúcar, le añaden otro tipo de edulcorantes químicos como la fenilalalina. Se ha demostrado que este produce problemas en el desarrollo del cerebro, especialmente en personas que anteriormente ya poseían alguna malformación cerebral. ¡Lee atentamente los ingredientes!

Sobrecargamos nuestra mandíbula

En momentos de estrés, acudimos al chicle como un salvavidas. El problema es que sin darnos cuenta, estamos aliviando un problema y produciendo otro. Nuestra mandíbula se sobre ejercita al estar mascando continuamente, más aún si lo hacemos con relativa fuerza. Los que sufren bruxismo deberían tener en cuenta el castigo extra que supone este hábito.

Se desgasta la dentadura

No solo causa problemas en la mandíbula, sino que los dientes son los mayores afectados al estar en constante contacto. Tu dientes, sobre todo las muelas, sufren un desgaste innecesario. No te consueles con que el chicle ayuda a eliminar los restos de comida, puesto que los estás perjudicando de igual manera.

Provoca dolor de cabeza

Estar masticando continuamente, ejercita la mandíbula y ejerce presión en nuestra cabeza. Si sufres de jaquecas o migrañas, evítalo a toda costa. No permitas que el remedio sea peor que la enfermedad. Si sufres estrés, alivia los nervios apretando una pelotita o saliendo a hacer deporte.