¿Por qué te mareas cuando te levantas rápido?

Si ves en negro cuando te pones de pie, o si se te acelera la cabeza al subir escaleras, puede ser una caída en el flujo sanguíneo a tu cerebro, un tipo de hipotensión ortostática. O si puede parecer que te vas a desmayar, una condición conocida como síncope.

¿Qué es la hipotensión ortostática?

La hipotensión ortostática, también llamada hipotensión postural, es una caída repentina de la presión arterial que se produce cuando nos ponemos de pie rápidamente. La hipotensión se refiere a tener la presión arterial baja. Cuando nos ponemos de pie, la gravedad empuja la sangre hacia las piernas y la presión arterial comienza a descender. Algunos reflejos de tu cuerpo compensan este cambio. El corazón late más rápido para bombear más sangre y los vasos sanguíneos se contraen para evitar que la sangre se acumule en las piernas.

Las personas con hipotensión ortostática pueden sentirse mareadas cuando se ponen de pie rápidamente o suben las escaleras. La afección suele ser leve y dura solo unos minutos después de estar de pie. Algunas personas pueden desmayarse o perder el conocimiento.

La condición que ocurre cuando te sientes mareado al levantarte después de estar sentado o acostado se conoce como hipotensión ortostática o hipotensión postural. El mareo es el síntoma más común y generalmente dura unos pocos segundos. Otros signos y síntomas pueden incluir:

  • Visión borrosa o manchas visibles.
  • Debilidad
  • Náusea
  • Confusión
  • Desmayo y caída

Cuando te pones de pie rápidamente, la sangre puede estar acumulada en la parte inferior de tu cuerpo. Los receptores en tu cuerpo le dicen automáticamente a tu corazón que lata más rápido y que los vasos sanguíneos se aprieten para forzar más sangre hacia tu cerebro. Cuando este reflejo es demasiado lento, puedes comenzar a sentirte mareado e incluso puede desmayarte.

Causas de tener mareos al levantar

La hipotensión ortostática generalmente no es grave si ocurre solo ocasionalmente, no dura mucho y no causa desmayo. La causa más común es la medicación o la deshidratación. La fiebre, los vómitos, no beber suficientes líquidos, la diarrea intensa y el ejercicio extenuante con mucha sudoración pueden provocar deshidratación, lo que reduce el volumen de sangre. La deshidratación leve puede causar síntomas de hipotensión ortostática, como debilidad, mareos y fatiga.

También hay que tener en cuenta a las personas con problemas del corazón. Algunas afecciones cardíacas que pueden provocar presión arterial baja incluyen frecuencia cardíaca extremadamente baja (bradicardia), problemas de las válvulas cardíacas, ataque cardíaco e insuficiencia cardíaca. Estas condiciones evitan que el cuerpo responda lo suficientemente rápido como para bombear más sangre al ponernos de pie.

Las afecciones de la tiroides, la insuficiencia suprarrenal (enfermedad de Addison) y el nivel bajo de azúcar en sangre (hipoglucemia) pueden causar hipotensión ortostática. Incluso la diabetes, que puede dañar los nervios que ayudan a enviar señales que regulan la presión arterial.

Las personas con mayor riesgo son personas mayores con enfermedades crónicas que toman múltiples medicamentos. La hipotensión ortostática es más común después de los 56 años. Los medicamentos comunes que pueden contribuir incluyen medicamentos para el corazón y la presión arterial, relajantes musculares y medicamentos para tratar la enfermedad de Parkinson. Las enfermedades que pueden contribuir incluyen diabetes y enfermedades del corazón y del sistema nervioso. Otros factores de riesgo incluyen la exposición al calor, un largo período de reposo en cama y beber alcohol.

mujer con mareos por hipotension ortostatica

¿Cómo saber si es un síncope cardíaco?

Si te desmayas o tiene ganas de desmayarte durante o después del ejercicio, como subir escaleras, puede ser más grave que la hipotensión ortostática. El síncope después del ejercicio es una bandera roja. Puede ser un signo de un problema con tu corazón.

El síncope causado por un problema cardíaco se llama síncope cardíaco. Si tienes uno, el problema sigue siendo que no llega suficiente sangre al cerebro, pero la causa puede ser un ritmo cardíaco anormal (arritmia), flujo sanguíneo deficiente al músculo cardíaco, una válvula cardíaca anormal o insuficiencia cardíaca.

El signo más común de síncope es el desmayo. También puedes tener síntomas antes de desmayarte. Acostarte o sentarte con las piernas elevadas puede evitar que te desmayes si tiene estos síntomas:

  • Sentirse mareado
  • Sensación de somnolencia o aturdimiento
  • Cambios en la visión
  • Dolor de cabeza
  • Pálpitos del corazón
  • Náuseas

¿Cuándo llamar a un médico?

Si un médico sospecha que tienes hipotensión ortostática, controlará tu presión arterial mientras estás sentado, acostado y de pie. El médico puede diagnosticar hipotensión ortostática si la presión arterial sistólica cae en 20 milímetros de mercurio (mm Hg), o la presión arterial diastólica cae en 10 mm Hg dentro de los 3 minutos de ponernos de pie.

Si tienes síntomas de síncope cuando haces ejercicio físico, como subir escaleras, asegúrate de informar a un médico. Es posible que necesites pruebas de tus funciones cardíacas, como un electrocardiograma (ECG) o un estudio de imágenes llamado ecocardiograma.

Siempre debes informar a un médico si te desmayas o te caes. Acude también a un médico si tienes hipotensión ortostática que ocurre con frecuencia o si los síntomas duran más de unos minutos. Tu médico puede controlar tu presión arterial sentado y después de estar de pie.

¿Existe tratamiento para la hipotensión ortostática?

El tratamiento de la hipotensión ortostática depende de la causa. Los más recomendados suelen estar relacionados con incluir cambios en el estilo de vida, como por ejemplo:

  • Aumenta la ingesta de líquidos y agua y limita la ingesta de alcohol si estás deshidratado.
  • Levántate lentamente cuando te pongas de pie después de estar en una silla o cama.
  • Haz ejercicios isométricos antes de levantarte para ayudar a elevar tu presión arterial. Por ejemplo, aprieta una pelota de goma o una toalla con la mano.
  • Habla con un médico para ajustar la dosis o cambie a otro medicamento si el medicamento es la causa.
  • Usa medias de compresión para ayudar con la circulación en las piernas.
  • Evita cruzar las piernas o estar de pie durante períodos prolongados.
  • Evita caminar cuando hace calor.
  • Duerme con la almohada ligeramente elevada.
  • Evita hacer comidas abundantes y ricas en carbohidratos.
  • Añade sal adicional a tus comidas diarias para retener líquidos.

En la mayoría de los casos, el tratamiento de la afección subyacente curará la hipotensión ortostática. Con tratamiento, las personas que experimentan hipotensión ortostática pueden reducir o eliminar los síntomas. No obstante, debe ser un profesional el que evalúe cada caso particular.

¡Sé el primero en comentar!