Razones de tener las manos dormidas al despertar

En algún momento, todos nos hemos despertado de un sueño profundo para descubrir las manos entumecidas. El entumecimiento ocasional o el hormigueo es normal. Por lo general, ocurre cuando dormimos en una posición extraña que corta la circulación y hace que la mano «se duerma».

Pero si tenemos a sentir hormigueo o entumecimiento en la mano o los dedos con más frecuencia al despertar, es posible que estemos lidiando con un problema mayor. Es interesante comprender por qué podemos perder la sensibilidad en la mano al dormir y qué hacer para atenuar el hormigueo y el entumecimiento.

Causas

Dormir en una posición que ejerce presión sobre el brazo o la mano es una causa común de entumecimiento y una sensación de hormigueo que desaparece pronto después de despertar y cambiar de posición, pero no es la única posibilidad. Las manos entumecidas pueden ser un signo de una afección médica subyacente, por lo que es importante conocer otros síntomas.

Síndrome del túnel carpiano

Los dedos entumecidos y con hormigueo por la noche pueden estar relacionados con una afección llamada síndrome del túnel carpiano. El adormecimiento en el pulgar y el dedo índice (y con frecuencia en el dedo medio) se debe comúnmente a la compresión del nervio mediano en el ‘túnel carpiano’, un pasaje angosto compuesto por ligamentos y huesos en el lado palmar de la mano.

Esta compresión nerviosa ocurre cuando algo aprieta, ejerce presión o irrita repetidamente el nervio mediano. Cualquier movimiento repetitivo que involucre la flexión frecuente de la muñeca (usar el ratón del ordenador u otras herramientas manuales nueve horas al día) puede causar o contribuir a problemas en el espacio del túnel carpiano. El entumecimiento generalmente se acompaña de hormigueo y, en casos extremos, debilidad del pulgar y los dedos.

Aunque estirar las manos y las muñecas antes de dormir y al despertar puede ayudar a eliminar el entumecimiento, es posible que debamos consultar al médico para controlar el hormigueo del túnel carpiano. El tratamiento incluye el uso de férulas neutrales para la muñeca para evitar que la muñeca se doble, junto con inyecciones de esteroides y, si es necesario, una cirugía para liberar el nervio en el túnel.

Nervio comprimido o dañado

Además del nervio mediano, otros nervios, cuando están comprimidos o dañados, también pueden provocar una falta de sensibilidad en las manos y los dedos. De hecho, la segunda causa más común de entumecimiento en una mano es la compresión del nervio cubital (que va desde el área del codo hasta los dedos). Esto puede suceder si se ejerce demasiada presión sobre el codo o la muñeca mientras dormimos. En este caso, el entumecimiento ocurre en los dedos meñique y anular y, a veces, en el dedo medio.

Aunque es más raro, el daño al nervio radial también puede provocar entumecimiento. El nervio radial, que se extiende desde la parte superior del brazo hasta el antebrazo y la muñeca, puede comprimirse cuando dormimos en una posición que ejercemos una presión extrema sobre la parte superior del brazo. El uso inadecuado de muletas también puede constreñir el nervio radial.

Cuando el nervio radial se comprime o daña, una persona puede experimentar una sensación anormal en el dorso de la mano o en el pulgar y, en casos más graves, se pierde la capacidad de enderezar los dedos o doblar la muñeca hacia atrás.

A veces, simplemente basta con dormir en una posición diferente, que no ejerza presión ni tensión sobre el brazo. Por ejemplo, si las manos se entumecen mientras dormimos de lado, evitaremos acostarnos directamente sobre los brazos y flexionar las muñecas. Del mismo modo, las personas que duermen boca arriba deben dejar de dormir con los brazos sobre la cabeza. Trataremos de mantenerlos a un lado para reducir el pinzamiento de los nervios.

Pero si ajustar su postura para dormir no funciona, el tratamiento puede incluir cuidado de apoyo con férulas en la muñeca o el codo. En casos más severos, puede ser necesaria una intervención quirúrgica para liberar el nervio.

Espondilosis cervical

La falta de sensibilidad en los dedos puede ser un signo de espondilosis cervical, una condición caracterizada por el desgaste normal de los discos espinales en el cuello que ocurre con el envejecimiento. De hecho, la espondilosis cervical afecta al 85 por ciento de las personas mayores de 60 años.

Aunque muchas personas no mostrarán síntomas, otras experimentarán dolor y rigidez en el cuello, así como hormigueo, entumecimiento y debilidad en los brazos, manos, piernas o pies. Esto se debe a que la espondilosis cervical puede aumentar la presión sobre la médula espinal y provocar nervios pellizcados. Otros síntomas incluyen falta de coordinación, dificultad para caminar y pérdida del control de la vejiga o el intestino.

Si tenemos alguno de estos síntomas, consultaremos a un médico para que pueda ayudar a evaluarnos y diagnosticarnos adecuadamente. Según la gravedad de los síntomas, el médico puede recetar medicamentos como antiinflamatorios no esteroideos, corticosteroides o incluso medicamentos anticonvulsivos y antidepresivos, que pueden ayudar a aliviar el dolor y la inflamación. Además, la fisioterapia, en la que aprenderemos ejercicios para estirar y fortalecer los músculos del cuello y los hombros, puede ser útil para controlar la espondilosis cervical.

mujer con manos entumecidas al despertar

Deficiencia de vitamina B-12

La vitamina B-12 es esencial para el funcionamiento de su cerebro y sistema nervioso central y la síntesis de ADN. También es necesario para producir glóbulos rojos. Una deficiencia de esta vitamina puede ser causada por varios factores, como la edad, la alimentación, los antecedentes familiares y ciertas afecciones médicas, como gastritis y enfermedades autoinmunes.

Los síntomas de deficiencia de vitamina B-12 pueden incluir entumecimiento y hormigueo en los pies, debilidad muscular y disminución del apetito. Por eso, si sentimos las manos entumecidas al dormir o al despertar, puede ser debido a este déficit.

Abuso de alcohol

El alcohol puede dañar el tejido nervioso cuando se ingieren cantidades excesivas de alcohol. Esto se denomina neuropatía alcohólica. Las personas que beben demasiado pueden sentir dolor y hormigueo en las extremidades. No es raro tener niveles deficientes de ciertas vitaminas y nutrientes que el cuerpo necesita para la función nerviosa adecuada en medio del alcoholismo, ya que el consumo excesivo de alcohol a menudo coincide con una dieta deficiente.

También se puede notar debilidad muscular, calambres y espasmos musculares o disfunción sexual. Así que las manos entumecidas pueden ser un síntoma más de la resaca.

Quiste de ganglio

Los quistes ganglionares son bultos no cancerosos que crecen a lo largo de las articulaciones o los tendones de las muñecas o las manos. Si un quiste presiona un nervio, puede causar entumecimiento en las manos. Un quiste también puede ser doloroso cuando se presiona o puede interferir con el movimiento de las articulaciones.

La mayoría de los quistes ganglionares desaparecen sin tratamiento. Aunque para asegurarnos de que esta sea la causa que provoca nuestras manos entumecidas, lo más recomendable es que sea un médico quien lo diagnostique.

Síndrome de salida torácica

Un trastorno raro llamado síndrome de salida torácica podría ser la causa de sus manos entumecidas por la noche. Esta condición ocurre cuando los vasos sanguíneos o los nervios que se encuentran en el área entre la primera costilla y la clavícula se comprimen. La mayoría de los casos de síndrome de salida torácica son causados ​​por un latigazo cervical u otro traumatismo en el cuello. A veces, el trastorno es causado por movimientos repetitivos o, con menos frecuencia, por tener un defecto anatómico, como una costilla adicional.

Hay varios tipos de síndrome de salida torácica, por lo que los síntomas pueden variar, dependiendo de qué nervios o vasos sanguíneos estén comprimidos. Consultaremos siempre a un médico sobre estos síntomas. El médico puede recetar medicamentos antiinflamatorios, analgésicos o relajantes musculares para reducir el dolor y la inflamación.

La fisioterapia también puede ser un tratamiento eficaz. Realizar ejercicios que fortalezcan y estiren los músculos de los hombros puede ayudar a abrir la salida torácica y, como resultado, reducir la presión sobre los vasos sanguíneos y los nervios.

Diabetes mellitus

La diabetes mellitus es una enfermedad crónica que provoca niveles elevados de azúcar en la sangre. Ocurre cuando el cuerpo no responde a la insulina de manera efectiva o no produce suficiente.

Aproximadamente la mitad de todas las personas con diabetes tienen algún tipo de daño en los nervios, incluida la neuropatía periférica y el síndrome del túnel carpiano, que pueden causar dolor, entumecimiento y debilidad en las manos.

Postura para dormir

La presión en las manos por las postura para dormir es una causa probable de despertarse con las manos entumecidas. Puede ocurrir cuando dormimos sobre el brazo o mano o en una posición que ejerce presión sobre un nervio. La falta temporal de flujo sanguíneo puede causar entumecimiento u hormigueo.

Cambiar la posición suele ser suficiente para aliviar los síntomas. Quizá esta sea la causa más común de despertarnos con las manos dormidas y frías.

mujer con manos dormidas

Tratamiento

El tratamiento para el entumecimiento de las manos depende de la causa. Es posible que no necesitemos ningún tratamiento si el entumecimiento es ocasional y mejora una vez que cambiamos de posición para dormir. No obstante, hay algunos remedios que pueden incluir una combinación de tratamientos médicos y remedios caseros.

  • Ejercicio. Los ejercicios para el síndrome del túnel carpiano pueden ayudar a mejorar los síntomas y aumentar la fuerza si también tenemos debilidad muscular. Los ejercicios de estiramiento, fortalecimiento y postura también pueden ayudar con los síntomas de la espondilosis cervical.
  • Medicamentos para el dolor de venta libre. Los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos, como el ibuprofeno o la aspirina, pueden ayudar con el dolor leve y la inflamación que afecta las manos, el cuello y otras áreas.
  • Férulas o muñequeras. El uso de una muñequera o una férula mantiene las muñecas rectas para aliviar la presión sobre el nervio mediano. Podemos usarlos cuando realicemos tareas repetitivas o por la noche para ayudar a prevenir los síntomas del síndrome del túnel carpiano.
  • Tratamientos tópicos. Los parches de lidocaína y la crema de capsaicina aplicados sobre la piel pueden aliviar el dolor leve y la neuropatía periférica. El mentol tópico también puede ayudar a aliviar el dolor del túnel carpiano.
  • Vitamina B12. Una deficiencia de vitamina B-12 se puede tratar con suplementos orales. Si la deficiencia es grave o si no puede absorber la vitamina B-12 de la dieta, es posible que necesitemos inyecciones de vitamina. Comer alimentos ricos en vitamina B-12 , como el salmón, los huevos y el hígado, también puede ayudar.
  • Antidepresivos. Algunos tipos de antidepresivos tratan el dolor neuropático al interferir con los procesos responsables de enviar señales de dolor. Pueden ser útiles para tratar el dolor nervioso causado por la diabetes y otras afecciones.
  • Medicamentos anticonvulsivos. Los medicamentos desarrollados para tratar la epilepsia pueden aliviar el dolor nervioso.
¡Sé el primero en comentar!