Con el inicio de año nos proponemos ponernos en forma antes de verano y llegamos a cometer auténticas locuras para conseguir nuestro objetivo. Olvídate de cambiar tus hábitos solo para llevar a cabo la famosa “Operación Bikini” y cambia tu estilo de vida para siempre. Vikika Acosta nos trae una serie de consejos y hábitos saludables para ponernos en forma sin peligro, ¡así que presta atención!

Reserva una hora al día para ti

Es muy importante que te dediques tiempo para mantenerte sano mental y físicamente. Si puedes dedicarte más de una hora será genial, pero con 60 minutos tendremos suficiente para entrenar y pensar en cuidar nuestra alimentación.

Madruga más

Ya te lo comentábamos en el artículo de los beneficios que aporta hacer deporte antes de ir a trabajar o a clase. Madrugar es costoso y, dependiendo de la estación del año, nos cuesta más o menos. Evita excusarte en que anoche te acostaste tarde y que tienes que recuperar las horas de sueño perdidas. Ponte una hora fija para ir a la cama y cuenta con dormir al menos 7 horas al día.
Dejar las tecnologías antes de ir a la cama facilitará un mejor descanso.

Cambia tu actitud

Deja de ser pesimista sobre tu peso y tu físico. ¿Quieres cambiar? ¿Quieres ver resultados? Ponte las pilas y date caña. No puedes desear un cuerpo atlético y seguir comiendo poco saludable o haciendo deporte cuando te acuerdas. Necesitas cambiar el chip de tu mente para dar la mejor versión de ti mismo. Recuerda que no tienes que compararte con nadie, sino con tu “yo” del pasado para notar los resultados.
Por supuesto, apóyate a ti mismo y no seas tu peor enemigo. Si algo no ha salido como esperabas, busca la manera de mejorar sin darte por vencido.

Di adiós al azúcar

Te comentábamos hace unos días lo negativas que son las bebidas gaseosas, concretamente los refrescos. No existe nada peor que las bebidas azucaradas para sabotear tu dieta y resultados. Al igual que los zumos procesados, los cuales contienen muy poco valor nutricional con respecto a un zumo que hagamos nosotros mismos. Aun así, apuesta siempre por tomar la pieza de fruta para no eliminar la fibra que aporta.
¿Tienes sed? Bebe agua. Es la única bebida que no aporta calorías, nos mantiene hidratados y es vital para el funcionamiento correcto de nuestro organismo.

Aprende a comer

No es nuestra culpa que desde pequeños no hayamos tenido un correcto conocimiento sobre la alimentación. Antes se comía en casa lo que se podría comprar, no teníamos al alcance tantas facilidades ni tantos productos entre los que elegir.

También tenemos que contar las veces que comemos lo que nos apetece, en vez de lo que más nos conviene en ese momento. La alimentación es el 70% de nuestro estado físico, por lo que estamos ante la gran base de un cambio en nuestro cuerpo. Obviamente, el deporte es un complemento fundamental para lograrlo. Aprende a comer, cuida la alimentación y, si lo crees necesario, acude a un dietista-nutricionista para que te de una serie de pautas.

Haz una lista de la compra

Realizando una lista de la compra evitaremos comprar productos por impulso. Llegar con hambre al supermercado y sin una lista para acordarnos de lo que nos hace falta, puede ser catastrófico. A casi nadie se le antoja un paquete de zanahorias, en cambio sí es bastante apetecible un brownie de chocolate. Evita caer en estas pequeñas trampas.

Es importante que cuando compres, leas las etiquetas nutricionales. De nada sirve ir con una lista de la compra y acabar comprando un producto que no es nada saludable. Acostúmbrate a darle la vuelta al empaquetado y leer los ingredientes y la tabla nutricional. Al principio se te puede hacer un mundo, pero te gustará saber qué es exactamente lo que tomas.

Cocina sano

Una vez que tenemos nuestra despensa llena, es fundamental cocinar de forma saludable. De poco servirá cocinar brócolis si les echamos bacon, un montón de sal, chorizo, etc… La forma de cocinado es importante, la comida al vapor, a la plancha o al horno está deliciosa y no tiene que ser aburrida. El condimentado que le aportemos a los alimentos también hace mucho a nuestra alimentación.