Cuidar la salud de nuestros oídos es fundamental. Estos tienen funciones tan importantes como la audición o el equilibrio. A menudo, llevamos una serie de hábitos que, sin saberlo, pueden estar perjudicando esta parte de nuestro organismo. Para que pueda cumplir con su misión correctamente, es necesario conocer dichos hábitos.

Es muy habitual que no prestemos demasiada atención a nuestros oídos. Sin embargo, cuando surge algún problema o complicación, nos damos cuenta de que podríamos haberlo prevenido. Anticiparse a posibles afecciones, es una decisión muy inteligente, ya que nos permitirá gozar de una salud óptima durante más tiempo.

Muchas personas sufren problemas como la sordera y, algunos de estos, podrían haberse prevenido, por ejemplo, con una buena higiene. Ser conscientes de la importancia de unos cuidados esenciales y básicos en nuestros oídos, es imprescindible para mantenerlo sanos.

Hábitos que perjudican la salud de tus oídos

Escuchar música con un volumen elevado

Evita llevar la música demasiado alta, especialmente cuando utilices auriculares. Es una costumbre muy habitual, especialmente en jóvenes, que puede dañar el oído y poner en riesgo sus capacidades. Escuchar música es un placer del cual no debes prescindir, ya que tiene muchos efectos positivos sobre nuestro cuerpo y mente, pero a un volumen más bajo.

Vigila dónde te sumerges

En verano, cuando nos bañamos en piscinas y otros lugares, podemos experimentar algunas afecciones como otitis. Para prevenir esta situación, es aconsejable que no sumerjas la cabeza en el agua, si no tienes la certeza de que esté en óptimas condiciones. Asimismo, si lo haces, dúchate con agua para eliminar los posibles restos y evitar infecciones.

Uso de bastoncillos

Este tema es algo controvertido. Sin embargo, numerosos especialistas aseguran que la utilización de bastoncillos para eliminar la cera no es aconsejable. Ésta tiene una función protectora, evitando que entren partículas nocivas directamente en el oído. Asimismo, al ejercer presión con el bastoncillo, podemos provocar lesiones. Se aconseja dejar caer el agua de la ducha, cuando nos lavamos la cabeza, de manera que el oído pueda eliminar la suciedad sobrante. Pero nunca introducir el bastoncillo, presionando ni retirando la totalidad de cera que fabrica.

Evita ruidos

Así como es conveniente evitar la música alta, no te expongas a fuertes ruidos como el sonido de petardos, altavoces u otros.

Es muy importante que tomes conciencia de estos hábitos ya que, si cuidas de tus oídos, lo agradecerás en el futuro. Imagina que no pudiese apreciar los sonidos de la naturaleza o que no fueses capaz escuchar con facilidad una conversación en un lugar público. Prevenir es de sabios así que, ¡ponte a ello!.