¿Qué sucede si tomamos demasiado hierro?

¿Qué sucede si tomamos demasiado hierro?

Carol Álvarez

El exceso de hierro puede hacer que el cuerpo almacene demasiada cantidad de este mineral. Normalmente lo provoca una patología llamada hemocromatosis hereditaria, una condición genética en la que el cuerpo de una persona absorbe demasiado hierro de los alimentos y bebidas.

El cuerpo no puede excretar el exceso de hierro, por lo que lo almacena en ciertos órganos, especialmente en el hígado, el corazón y el páncreas, lo que puede provocar daños en los órganos. El daño al páncreas puede causar diabetes. El exceso de hierro puede, sin tratamiento, también convertir la piel en un color bronce.

Con tratamiento, las personas con esta afección suele recuperarse sin problemas. Los tratamientos pueden incluir extraer sangre para reducir los niveles de hierro del cuerpo y hacer cambios en la dieta para reducir la ingesta de este micronutriente.

¿Qué es hemocromatosis?

Las personas con trastornos de exceso de hierro absorben más hierro de lo habitual de los alimentos o suplementos. El cuerpo no puede excretar la cantidad extra lo suficientemente rápido, por lo que continúa acumulándose. Normalmente lo almacena en los tejidos de los órganos, principalmente en el hígado, así como en el corazón y el páncreas.

Hay varios tipos de trastorno por exceso de hierro. La hemocromatosis hereditaria es una condición primaria que tiene un componente genético. Las personas también pueden tener hemocromatosis secundaria, que se desarrolla como resultado de otra enfermedad o afección.

Con el tiempo, la hemocromatosis no tratada aumenta el riesgo de artritis, cáncer, problemas hepáticos, diabetes e insuficiencia cardíaca. El cuerpo no tiene una manera fácil de deshacerse del hierro extra, así que la forma más efectiva de eliminar del exceso es la pérdida de sangre.

Por lo tanto, las mujeres que menstrúan tienen menos probabilidades de experimentar una sobrecarga de hierro. Asimismo, aquellos que donan sangre con frecuencia tienen un riesgo menor.

Causas

Hay varios tipos de trastorno por exceso de hierro, cada uno con diferentes causas.

Mutación genética

La hemocromatosis hereditaria, conocida también como hemocromatosis primaria o clásica, es una de las afecciones genéticas más comunes. Sin embargo, no todas las personas experimentan síntomas.

Esta condición afecta principalmente a las personas de raza blanca. La hemocromatosis hereditaria ocurre debido a una mutación en un gen llamado HFE. Este gen controla la cantidad de hierro que absorbe el cuerpo. Dos posibles mutaciones en el gen HFE son C282Y y H63D.

La mayoría de la gente con hemocromatosis hereditaria han heredado dos copias de C282Y, una de la madre y otra del padre. No es seguro que una persona que herede un solo gen defectuoso desarrolle el síndrome de exceso de hierro, pero será portadora y probablemente absorberá más hierro de lo normal.

Algunas personas heredan una mutación C282Y y una mutación H63D. Una pequeña proporción de estas personas desarrollará síntomas de hemocromatosis.

Patología subyacente

Según los expertos, la hemocromatosis secundaria puede ser el resultado de algunos tipos de anemia, como la talasemia, o una enfermedad hepática crónica, como una infección crónica por hepatitis C o una enfermedad hepática relacionada con el alcohol.

Las transfusiones de sangre, tomar pastillas de hierro por vía oral o recibir inyecciones de hierro o diálisis renal a largo plazo también pueden causar hemocromatosis secundaria.

Alimentación

Las carnes rojas no son los únicos alimentos de los que preocuparnos. Algunos alimentos nutritivos pueden mejorar la absorción y promover la sobrecarga de hierro. Entre ellos se incluyen:

  • Cítricos: La vitamina C es uno de los potenciadores más potentes de la absorción de hierro no hemo. Una ingesta de 100 miligramos (equivalente a dos vasos de jugo de naranja) puede aumentar cuatro veces la absorción de hierro. Además de los cítricos, otras fuentes ricas en vitamina C son los tomates y los pimientos rojos.
  • Alcohol : la absorción de hierro no hemo aumenta alrededor de un 10% cuando se agrega alcohol a una comida. El vino y los licores fuertes parecen tener el mismo efecto.
  • Azúcar : El azúcar y los alimentos ricos en azúcares pueden aumentar la absorción de hierro no hemo hasta en un 300 %.

También se cree que el betacaroteno que se encuentra en alimentos de colores brillantes como zanahorias, batatas, remolachas y pimientos rojos y amarillos promueve la absorción de hierro. Aun así, sus beneficios nutricionales superan los riesgos potenciales, y los alimentos ricos en betacaroteno no están excluidos de la dieta de la hemocromatosis.

zumo de naranja con exceso de hierro

Síntomas

Los signos y síntomas del trastorno por sobrecarga de hierro suelen ser leves y en la mayoría de los casos, las personas con exceso de hierro no presentan síntomas.

Las señales no suelen aparecer hasta la mediana edad o, en las mujeres, después de la menopausia. Hoy en día, las personas con hemocromatosis tienen menos probabilidades de desarrollar síntomas porque el diagnóstico suele realizarse antes que hace unos años.

Si la condición avanza, los síntomas principales son:

  • Cansancio o fatiga
  • Debilidad
  • Pérdida de peso
  • Dolor abdominal
  • Niveles altos de azúcar en la sangre
  • Hiperpigmentación, o la piel se vuelve de color bronce
  • Pérdida de libido o deseo sexual
  • Reducción del tamaño de los testículos
  • Menstruación reducida o ausente

Con el tiempo, pueden desarrollarse artritis, enfermedad hepática o cirrosis (cicatrización permanente) del hígado, agrandamiento del hígado, diabetes, hipotiroidismo, cardiopatía o pancreatitis.

¿Cómo evitar?

Hay algunas recomendaciones que pueden ayudar a controlar el exceso de hierro en la sangre:

  • Hacerse análisis de sangre anuales para controlar los niveles de hierro.
  • Evitar las multivitaminas, los suplementos de vitamina C y de hierro
  • Evitar el alcohol, que puede causar daño adicional al hígado
  • Tener cuidado de evitar infecciones, por ejemplo, vacunándonos regularmente y siguiendo buenas prácticas de higiene
  • Tener un registro de los niveles de hierro para monitorear los cambios
  • Seguir todas las instrucciones del médico y asistiendo a todas las citas
  • Contactar a un médico si los síntomas empeoran o cambian
  • Tener una buena alimentación, equilibrada y variada
  • Hacer ejercicio físico habitualmente

Tratamiento

Si una persona recibe un diagnóstico y tratamiento temprano, tendrá una expectativa de vida normal. Sin embargo, deben hacerse análisis de sangre habituales y el tratamiento generalmente continuará de por vida. Existen varios tratamientos para los trastornos por exceso de hierro.

Flebotomía

La flebotomía, o venesección, es un tratamiento habitual para eliminar la sangre rica en hierro del cuerpo. Por lo general, esto deberá realizarse semanalmente hasta que los niveles vuelvan a la normalidad. Cuando los niveles de hierro se acumulan nuevamente, la persona deberá repetir el tratamiento.

La cantidad de sangre que toma el médico y con qué frecuencia depende de la edad y el sexo, la salud general y la gravedad del exceso de hierro.

Los médicos pueden eliminar medio litro de sangre una o dos veces por semana en las primeras etapas del tratamiento. Después de esto, pueden extraer sangre cada 2 a 4 meses. La flebotomía no puede revertir la cirrosis, pero puede mejorar los síntomas, como las náuseas, el dolor abdominal y la fatiga.

Quelación

La terapia de quelación de hierro consiste en tomar medicamentos orales o inyectados para eliminar el exceso de hierro del cuerpo. Los medicamentos pueden incluir un fármaco que se une al exceso de hierro antes de que el cuerpo lo excrete.

Aunque los médicos no suelen recomendarlo como tratamiento de primera línea para la hemocromatosis, puede ser adecuado para algunas personas.

Cambios en la alimentación

Los cambios en la dieta para limitar la ingesta de hierro pueden ayudar a reducir los síntomas. Algunos de estos cambios pueden ser:

  • Evitar los suplementos que contienen hierro
  • Evitar los suplementos que contienen vitamina C, ya que esta vitamina aumenta la absorción de hierro
  • Reducir los alimentos ricos en hierro y fortificados con hierro
  • Evitar pescados y mariscos crudos
  • Limitar la ingesta de alcohol, ya que esto puede dañar el hígado

persona comiendo pescado con hierro

Riesgos

Existen ciertos peligros y efectos secundarios de tener un exceso de este mineral.

Cáncer

No hay duda de que la sobrecarga de hierro puede provocar cáncer tanto en animales como en humanos. Parece que la donación de sangre regular o la pérdida de sangre pueden reducir este riesgo.

Los estudios observacionales sugieren que una ingesta elevada de hierro hemo puede aumentar el riesgo de cáncer de colon. Los ensayos clínicos en humanos han demostrado que el hierro hemo de los suplementos o de la carne roja puede aumentar la formación de compuestos N-nitroso que causan cáncer en el tracto digestivo.

La asociación de la carne roja y el cáncer es un tema muy debatido. Aunque existen algunos mecanismos plausibles que explican este vínculo, la mayor parte de la evidencia se basa en estudios observacionales.

Infección

Tanto la sobrecarga de hierro como la deficiencia de hierro parecen hacer que las personas sean más susceptibles a las infecciones. Hay dos razones para esto:

  • El sistema inmunitario usa hierro para matar las bacterias dañinas, por lo que se necesita cierta cantidad de hierro para combatir las infecciones.
  • Los niveles elevados de hierro libre estimulan el crecimiento de bacterias y virus, por lo que demasiado hierro puede tener el efecto contrario y aumentar el riesgo de infecciones.

Varios estudios indican que la suplementación con hierro puede aumentar la frecuencia y la gravedad de las infecciones. Las personas con hemocromatosis hereditaria también son más susceptibles a las infecciones.

¡Sé el primero en comentar!