¿Se puede entrenar con hipoglucemia?

¿Se puede entrenar con hipoglucemia?

Carol Álvarez

Existen muchos deportistas que se realizan pruebas de salud para conocer cómo se encuentran, y pueden recibir la mala noticia de que les diagnostiquen hipoglucemia. Esta enfermedad se caracteriza por tener un nivel bajo de azúcar en la sangre, concretamente menos de 70 mg/dl. En casos de hipoglucemia severa puede ser mortal si una persona no recibe tratamiento, pero es común tener síntomas de mareos, confusión, temblores, mal humor, hambre, etc.

Los tratamientos se centran en devolver el azúcar en la sangre a sus niveles seguros. Algunos médicos recomiendan hacer varias comidas más pequeñas durante el día y comer snacks pequeños y saludables cada pocas horas para mantener unos adecuados niveles de azúcar en la sangre. Deberás buscar alimentos que te ayuden a mantenerte lleno durante más tiempo, y tener a disposición alguna comida extra por si acaso necesitas una emergencia. Las formas más rápidas de volver a un equilibrio saludable son los zumos de manzana, uva o arándano, aunque también merece la pena tener plátanos, barritas energéticas o mezclas de frutos secos.

Hay personas que piensan que simplemente tienen hambre y necesitan saciar su apetito, pero si sientes que comes despacio y tu cuerpo pasa el resto del día tratando de regularse, sería conveniente que acudieras al médico para que analizaran si sufres hipoglucemia.

¿Se puede entrenar si tienes hipoglucemia?

El deporte puede parecer un factor de riesgo para empeorar la situación de hipoglucemia. Algunas personas sienten temblores, mareos o sudores fríos cuando están realizando un entrenamiento y le bajan los niveles de azúcar en sangre. Se pasa mal y puede quedar en un susto, pero no deberías cogerle miedo a la actividad física.

Evidentemente, tú eres el que conoce a tu cuerpo y tu límite, pero los expertos afirman que las actividades de nivel moderado como caminar rápido, trotar ligero y montar en bicicleta tienen un mayor potencial para disminuir la glucosa en sangre y causar hipoglucemia (dependiendo de cómo se trate la diabetes).

La rutina de ejercicios de cada persona debe modificarse de acuerdo con su actividad física habitual, función física, estado de salud, respuestas al ejercicio y objetivos establecidos. Los entrenadores deben respetar su alcance de práctica y no sobrepasar sus límites. Así que es muy importante que acudas a personas cualificadas para que puedan estudiar tu caso (valorando medicación, dieta, lesiones etc).

Si eres una persona activa, asegúrate de estar preparado y tener snacks por si sufres algún episodio de hipoglucemia.