Salir a la calle ahora tiene significado completamente nuevo durante la pandemia de coronavirus, entre los temores de contraer o propagar COVID-19. Y como las temperaturas más frías empiezan a asentarse en gran parte del país impiden comer al aire libre y otras actividades de menor riesgo, muchos de nosotros enfrentamos la posibilidad de estar días, semanas o incluso más con confinamiento en casa.

Por supuesto, es extremadamente importante seguir las pautas de los expertos para salir, incluso cuando eso signifique no salir. Pero, ¿qué implica para el cerebro y el cuerpo quedarse en casa durante largos períodos de tiempo? La luz, el ruido, el sonido y diferentes circunstancias son todas las cosas que nos ayudan a crecer. Limita la vida a tus cuatro paredes, y ese tipo de estimulación saludable puede desaparecer fácilmente, sin mencionar que preparas el escenario para algunos hábitos poco saludables.

7 efectos negativos del confinamiento en el organismo

Tu estado de ánimo podría verse afectado

Quedarse en casa puede resultar acogedor durante uno o dos días cuando hace mal tiempo. Pero después de eso, esos sentimientos similares a los de la higiene pueden comenzar a ser reemplazados por pensamientos negativos.

Empezarás a sentirte malhumorado o deprimido

Estar encerrado te priva del acceso al mundo natural y significa que es más probable que experimentes exactamente las mismas cosas día tras día. Y esa puede ser una receta para sentirte estancado y bastante triste. La ansiedad y la depresión, ambas cosas aumentan cuando estás encerrado. Incluso si eliges estar confinado.

Incluso si solo sientes el sol o el viento en la cara o escuchas el canto de los pájaros, el tiempo que pasas al aire libre es un gran estímulo para el estado de ánimo. Un estudio de junio de 2010, publicado en el Journal of Environmental Psychology, encontró que la exposición a entornos naturales mejoraba la vitalidad hasta en un 40 por ciento, mientras que pasar tiempo en el interior tenía el efecto contrario.

Y esos sentimientos pueden comenzar a crecer rápidamente, especialmente cuando se trata de factores estresantes adicionales (como una pandemia). Durante los primeros días del cierre del COVID-19 en China, un estudio de Investigación Psiquiátrica encontró que la gran mayoría de los adultos pasaban casi todo su tiempo en casa. En consecuencia, el 60 por ciento de los sujetos informó sentirse deprimido, mientras que el 46 por ciento informó sentirse irritable.

Pasarás más tiempo con los dispositivos tecnológicos

Lo más probable es que un tiempo sin fin en casa signifique que pasas más horas desplazándote por tu teléfono. Por supuesto, enviar mensajes de texto y ver lo que hace tu círculo en Instagram puede ayudarte a sentirte más conectado cuando no puedes estar físicamente con otras personas. Pero si pasas demasiado tiempo hojeando Twitter, puede tener el efecto contrario.

Cuando usas el teléfono temporalmente para sentirte mejor, comenzarás a recurrir a él cuando no sientas dolor, y eso puede provocar sobresaturación y sobreestimulación, lo que contribuye a muchos trastornos de salud mental.

Una revisión de 290 estudios, publicada en noviembre de 2018 en la Revista Internacional de Investigación Ambiental y Salud Pública, concluyó que el uso frecuente de teléfonos móviles está vinculado a una variedad de problemas de salud mental, incluidos el estrés y la depresión. Pasar tiempo en tu teléfono generalmente te quita tiempo a otras actividades que pueden mejorar la salud mental, como hacer ejercicio, concentrarte en el trabajo o la escuela o interacciones sociales de apoyo.

mujer haciendo puzzles en el confinamiento por covid-19

Probablemente no dormirás tan bien

La depresión y el estrés por sí solos pueden acabar con tu sueño. Entonces, si estar confinado por períodos prolongados afecta a tu estado de ánimo durante el día, es probable que te encuentres dando vueltas y vueltas por la noche.

Y ese no es el único factor. Incluso si te sientes bien emocionalmente, la falta de tiempo al aire libre puede afectar a tu tiempo para dormir. La luz natural juega un papel clave para ayudar al cuerpo a mantener tus ritmos normales de sueño y vigilia, y la falta de exposición puede alterarlos y hacer que sea más difícil conciliar el sueño, según un estudio de agosto de 2013 en Current Biology.

Tus niveles de vitamina D podrían disminuir

Nuestros cuerpos producen al menos parte de nuestra vitamina D a partir de la exposición a la luz solar. Entonces, dependiendo de tu dieta, no salir de casa podría significar que se está perdiendo el nutriente. Eso es especialmente cierto para los adultos mayores y las personas con piel oscura, que no pueden producir vitamina D a partir de la luz solar de manera tan eficiente.

No está claro en qué punto la falta de exposición al sol comenzaría a afectar a tus niveles de vitamina D, pero sí sabemos esto: pasar de 10 a 30 minutos al sol la mayoría de los días de la semana es suficiente para mantener los niveles adecuados.

Con el tiempo, pasar menos tiempo al aire libre que eso podría crear una deficiencia de vitamina D, lo que puede llevar a una pérdida de densidad ósea y aumentar el riesgo de osteoporosis. Los niveles bajos de D también podrían estar relacionados con problemas de salud crónicos como la diabetes y la presión arterial alta.

dibujo de personas confinadas por coronavirus

Tu peso y estado físico general puede cambiar

Quedarse en casa no te condena a acumular kilos de más, pero ciertamente lo hace mucho más fácil. Después de todo, tienes todos los snacks y alimentos reconfortantes básicamente al alcance de la mano y no hay mucho más que hacer, así que oye, ¿por qué no comer algunas patatas fritas o hornear una tanda de galletas?

Para colmo de males, el hecho de que estar confinado generalmente significa menos ejercicio, lo que significa que se queman menos calorías a lo largo del día. Tendemos a ser menos activos en el interior. Cuando estamos al aire libre, es más probable que caminemos y usemos nuestros músculos, incluso si es solo caminar hacia la tienda.
Si solías quemar 300 calorías caminando hacia y desde el trabajo todos los días y ahora solo tiene que arrastrar los pies hacia tu escritorio, eso podría sumar medio kilo ganado en menos de dos semanas si no cambias tu dieta.

Y todo ese tiempo que pasas sentado en casa no solo significa que estés gastando menos energía. En poco tiempo, es posible que descubras que tu nivel de condición física, o incluso tu rango de movimiento, comienza a disminuir.

Tu sistema inmunológico podría fallar

El estrés y la soledad son dos sentimientos que pueden alcanzar máximos históricos cuando no sales de casa por períodos prolongados. Y ambos pueden debilitar tu sistema inmunológico, haciéndote más susceptible a los gérmenes cuando finalmente te aventuras.

Además, los investigadores detrás de un estudio de diciembre de 2015 en Proceedings of the National Academy of Sciences encontraron un vínculo entre la soledad y la inflamación, que puede aumentar el riesgo de enfermedades crónicas. Y un artículo de julio de 2020 en Perspectives on Psychological Science encontró que los factores de estrés interpersonales, como la soledad, están conectados con un mayor riesgo de enfermedades, incluidos los virus respiratorios.