¿Es malo dormir con lentillas puestas?

Usar lentillas es algo muy habitual desde hace años, pero todos, hombres y mujeres, hemos cometido alguna vez el error de dormir con lentillas cuando no se debería. A lo largo de este texto vamos a explicar las consecuencias graves que acarrea este pequeño despiste y cómo quitarlas sin dañarnos el ojo.

A priori dormir con lentillas parece algo inofensivo, es como dormir sin desmaquillar, que al día siguiente igual la funda de la almohada está sucia y a lo mejor nos sale un granito. Pero no. En el caso de las lentillas, las consecuencias pueden ser bastante más graves.

Tampoco vamos a perder el ojo por dormir una vez con las lentillas puestas, pero ese simple despiste de dormir con lentillas tiene una serie de consecuencias que vamos a explicar a continuación. Además, vamos a dar algunos consejos para la correcta retirada de estas, ya que no las podemos quitar del tirón por mucho que nos molesten. Lo primero es tener muchos botes de lágrimas artificiales preparados.

¿Qué pasa si duermo con lentillas?

Las lentillas están hechas para no ser sentidas, es decir, si molestaran no se venderían. Es por esto por lo que tantísimas veces nos olvidados de quelas llevamos puestas y es ahí cuando llegan los despistes de quedarnos dormidos con ellas puestas.

Lo que siempre pasa en esas circunstancias, y que es peligroso si se lleva al extremo, es que la lentilla, por muy transpirable que sea, corta el oxígeno que llega a las córneas y esto provoca que la zona se seque y la lentilla se pegue aún más al ojo.

Y ahora la gran pregunta: ¿Tan malo es dejarse puestas las lentillas? Los ojos no se nos van a caer, ni nos vamos a quedar ciegos. Tan solo hay que intentar que ese despiste sea eso, un despiste y no una costumbre.

Lo único que nos pasará, si no han sido muchas horas, es que los ojos estarán rojos, nos picarán, tendremos una leve molestia y quizás veamos turbio. En el peor de los casos podemos llegar incluso a tener una grave infección o inflamación de la córnea.

Cuando nos pase muchas veces y nos olvidemos las lentillas por un día entero, es cuando llegan las consecuencias. Recordemos que hay diferentes tipos de lentillas, llegando incluso a haber unas que se usan todo el día, incluso se puede dormir con ellas se les conoce como lentillas de uso prolongado.

Este tipo de lentillas están indicadas ara personas con necesidades especiales o personas con un estilo de vida muy concreto que precisan del uso ininterrumpido de las lentes.

Es más, nosotros no podemos elegir el tipo de lentillas, sino que es el óptico u oftalmólogo quien analiza nuestra situación y nos hace la mejor recomendación en base a su criterio.

Una mujer con un arcoiris en el ojo

Principales consecuencias de dormir con lentillas

Recordemos que las lentillas son una película transparente que se pega al ojo y cuanta mayor sea la falta de hidratación, más se adhiere al ojo, por lo que ahí empiezan los problemas. Además, tenemos que recordar que, aunque las lentillas sin cada vez más transpirables, aun así, recortan bastante la entrada de oxígeno y la hidratación natural del globo ocular.

  • Sequedad del globo cular.
  • Picores.
  • Dolor.
  • Enrojecimiento.
  • Lentillas pegadas a los ojos.
  • Visión borrosa temporal.
  • Conjuntivitis.
  • Infecciones.
  • Inflamación de la córnea.
  • Úlceras en la córnea.
  • Queratitis.

Todo esto no va a pasarnos por dormir una noche entera, ni por echarnos una siesta de 30 minutos después de comer, sino que los problemas más graves como infecciones, úlceras o queratitis aparecen cuando el despiste de dormir con lentillas se hace una costumbre, las lentes no son de buena calidad, nos manipulamos el ojo con las manos sucias, usamos unas lentillas inadecuadas para un uso de 24 horas, etc.

Es cierto que el riesgo de infección en los ojos es alto desde el primer despiste, pero suele pasar cuando son varias noches, o cuando tenemos lentillas normales, pero las usamos durante más de 12 horas.

¿Cómo me quito las lentillas?

Ha quedado claro que dormir con lentillas no es buena idea, pues ahora vamos a ver qué hacer en caso de habernos despertado en esa situación. Antes queremos aclarar que bajo ningún concepto nos frotemos los ojos de manera intensa y haciendo presión sobre el globo ocular, ya que eso puede agravar la situación llegando incluso a deformar la córnea si lo hacemos muchas veces en un periodo de tiempo.

Los pasos correctos para retirar las lentes de los ojos son los siguientes:

  1. No debemos retirar las lentillas de inmediato, ya que, por la falta de hidratación, estas estarán pegadas a la córnea.
  2. Masajeamos lentamente y en círculos el párpado con el ojo cerrado.
  3. Cuando notemos que el ojo está más hidratado, las intentamos retirar, siempre con las manos muy limpias.
  4. Si no se retiran, usamos lágrimas artificiales.
  5. Si seguimos sin poder retirarlas, volvemos a usar lágrimas artificiales. Nada de usar utensilios, ni la uña, ni intentar levantarla, ni presionar el ojo, ni hay pinzas, ni nada que pueda dañarnos el ojo. No nos pongamos nerviosos, salir va a salir, solo necesita hidratación y tiempo.
  6. Si no conseguimos sacarla, lo mejor es buscar ayuda profesional en una farmacia, ambulatorio u hospital y que ellos retiren la o las lentes de nuestros ojos evitando así daños mayores por la falta de información o experiencia.

A lo largo de ese día no volvemos a usar lentillas, habrá que volver a las gafas o no usar nada. Tenemos que dejar descansar el ojo después de todo el estrés que ha sufrido. Al menos dejar los ojos tranquilos un mínimo de 10 o 12 horas.

Si pasan las horas o los días y sentimos que esas molestias no desaparecen, es hora de ir a visitar a un oftalmólogo y que nos revise los ojos y la vista. Puede que tengamos algo clavado, algún tipo de infección por haber manipulado el ojo con las manos sucias, daño en la córnea por forzar el ojo al retirar las lentes, etc.