¿Por qué siempre tienes frío?

¿Por qué siempre tienes frío?

Carol Álvarez

Es normal abrigarse en pleno invierno o tener frío cuando el aire acondicionado de tu oficina está a pocos grados en pleno verano. Pero si constantemente te sientes como un cubito de hielo cuando los demás parecen cómodos, quizás te preguntes si está pasando algo extraño con tu cuerpo.

El cuerpo tiene una reacción ligeramente diferente al frío y algunas personas sienten frío con más frecuencia que otras. A esto se le llama intolerancia al frío. Las mujeres son más propensas que los hombres, y esto se debe a que tienen una tasa metabólica en reposo más baja. Es decir, no generan naturalmente tanta energía como los hombres.

No obstante, si sientes frío todo el tiempo, es posible que tengas una afección subyacente que está causando esta sensación. A continuación te contamos las razones más comunes de necesitar abrigarte aunque haga temperatura cálida.

Tener frío siempre tiene varios orígenes

Los expertos aseguran que la temperatura del cuerpo humano en realidad está disminuyendo. Desde el siglo XIX, hemos considerado que 36ºC es la temperatura estándar. Pero los últimos estudios aseguran que las temperaturas del cuerpo tienden a estar más cerca de los 35ºC. Si eres una persona que no tolera las bajas temperaturas y también sientes frío constante, debes saber que existen muchas causas potenciales con diferentes síntomas. Algunas son molestias menores, mientras que otras pueden ser un signo de una afección subyacente grave.

Anemia

La anemia ocurre cuando nuestro cuerpo no tiene suficientes glóbulos rojos sanos. Esto puede deberse a que el organismo no produce suficientes, porque los destruye o porque hay un sangrado abundante. Es una afección común, pero puede ser grave, sobre todo si es duradera en el tiempo.

La anemia por deficiencia de hierro ocurre cuando el cuerpo no tiene el hierro que necesita para producir suficientes glóbulos rojos sanos. Es el tipo de anemia más común y suele aparecer cuando se tiene pérdida de sangre, embarazo, dieta pobre o una enfermedad inflamatoria intestinal.

Hipotiroidismo

El hipotiroidismo ocurre cuando su glándula tiroides no produce suficiente hormona tiroidea para que el cuerpo funcione normalmente. No existe manera de evitarlo ni cura, pero se puede controlar bien con medicamentos. Sin embargo, puede volverse grave si no se trata. Los síntomas varían de una persona a otra, pero suele aparecer fatiga, piel seca, depresión, estreñimiento y aumento de peso.

Además, la presencia de frío constante también aparece en varios pacientes con este problema de la tiroides. Si sientes que puedes padecerlo, acude a un médico especialista para que evalúe tu caso.

Aterosclerosis

Esta enfermedad ocurre cuando los vasos sanguíneos se estrechan a consecuencia de la acumulación de placa. Hay varios tipos diferentes, pero la enfermedad de las arterias periféricas (el estrechamiento de las arterias que llevan sangre a las extremidades, los órganos y la cabeza) suele causar una sensación de frío.

Otros síntomas que pueden aparecer son color azulado en la piel, reducción del crecimiento de las uñas de los pies y del vello, heridas en la piel que no se curan, calambres musculares y pulso débil.

mujer con sensacion de tener frío

Tener frío por diabetes

La diabetes puede causar problemas renales y circulatorios que te hacen sentir frío. Si no se trata adecuadamente, también puede causar daño a los nervios que te haga sentir frío, sobre todo en los pies. La diabetes tipo 2 es más probable que cause sensación de frío, frente a la diabetes tipo 1.

Algunos síntomas de esta enfermedad son tener fatiga, sed o hambre excesiva, orinar frecuentemente y tener visión borrosa. En personas con diabetes tipo 2, los síntomas son más leves.

Peso corporal bajo o anorexia

El bajo peso corporal es un índice de masa corporal por debajo de 18,5. Cuando se tiene un peso corporal bajo, el cuerpo no está aislado con grasa, por lo que no puede mantenerse tan caliente. A veces, tener un peso bajo se debe a una causa subyacente, como el hipertiroidismo. También puede causar un sistema inmunológico debilitado, deficiencias nutricionales y problemas de fertilidad, especialmente en las mujeres.

Por otro lado, las personas con anorexia sufren un trastorno alimentario que se caracteriza por un miedo intenso a aumentar de peso, un peso corporal demasiado bajo y una percepción distorsionada de su propio peso. Son personas suelen restringir severamente su ingesta de alimentos.

Deficiencia de vitamina B-12

La B-12 es una vitamina que las personas generalmente obtienen al comer productos de origen animal. Una deficiencia de B-12 es cuando no puedes absorberla o no obtienes suficiente cantidad a través de la dieta. Normalmente afecta a personas que están siguiendo una dieta vegana, tienen más de 50 años, han tenido una cirugía gastrointestinal o tienen problemas digestivos.

Los síntomas más comunes son estreñimiento o diarrea, fatiga, dificultad para respirar, pérdida de apetito, apariencia pálida, irritabilidad, dificultad para respirar, anemia, pérdida del equilibrio, hormigueo y entumecimiento en las extremidades.

Consejos para evitar tener frío constante

Si siempre tienes frío, puedes calentarte temporalmente con una manta, usar más capas de ropa o subir la temperatura. Pero si eso no soluciona tu problema de temperatura, puedes tomar una siesta o irte a dormir más temprano, asegurarte de llevar una dieta saludable con muchas frutas, verduras, cereales integrales y carne magra, o reducir el estrés siempre que sea posible.

No obstante, si la intolerancia al frío sigue permaneciendo durante mucho tiempo, debes ser examinado por un médico. Incluso, deberías consultar a un médico si tienes otros síntomas relacionados con la sensación de frío, como hormigueo en las manos o los pies, fatiga extrema y pérdida de peso inexplicable.

Un especialista puede determinar si tienes una afección médica que te está causando frío o si simplemente tienes intolerancia. será importante evaluar el historial médico, por lo que también se añadirán preguntas sobre los síntomas y cuándo comenzaron, si la intolerancia al frío ha cambiado con el tiempo, tu dieta, tu salud general o si has comenzado a tomar algún medicamento nuevo. Luego te harán un examen físico, que incluye medir la altura y peso. Dependiendo de los otros síntomas, también puede ser que se pidan análisis de sangre para controlar los niveles de glóbulos rojos, glucosa en sangre y hormona tiroidea.