Andropausia: la menopausia masculina menos conocida

La andropausia se conoce como la menopausia masculina. Acostumbrados a que solamente sean visibles los cambios hormonales en las mujeres cuando llegan a cierta edad, es raro saber que los hombres también pueden padecerla.

Esto no es más que un conjunto de cambios relacionados con la edad en los niveles de hormonas masculinas. El mismo grupo de síntomas también se conoce como deficiencia de testosterona, deficiencia de andrógenos e hipogonadismo de aparición tardía.

Los hombres también sufren cambios hormonales

La menopausia masculina significa tener una disminución en la producción de testosterona en hombres que tienen 50 años o más. Lo más habitual es que esté relacionado con el hipogonadismo, que es una condición que involucra niveles bajos de testosterona y síntomas similares. Esto es parte del proceso de envejecimiento natural y se estima que la hormona disminuye aproximadamente un 10% cada diez años después de que los hombres alcancen los 30 años.

Si eres hombre, debes saber que la testosterona es una hormona producida en los testículos. Y no solamente sirve para alimentar el deseo sexual. También favorece a los cambios durante la pubertad, aporta energía mental y física, mantiene tu masa muscular, regula la respuesta de lucha o huida y controla otras características evolutivas clave.

La andropausia se diferencia de la menopausia femenina en varios aspectos. En este caso, no todos los hombres la experimentan. Además, tampoco implica un cierre completo de sus órganos reproductivos, por lo que podrían seguir siendo fértiles. Sin embargo, pueden surgir complicaciones sexuales como resultado de los niveles hormonales reducidos. Se estima que el 30% de los hombres padecen andropausia.

hombre y mujer en un sofá

Los hombres que notan una disminución de la testosterona pueden estar alertándose de tener andropausia. Sin embargo, conforme el género masculino envejece, el cuerpo no solo comienza a producir menos testosterona, sino que también comienzan a aumentar los niveles de globulina, una hormona transportadora de hormonas sexuales, que extrae la testosterona utilizable de la sangre.

La globulina se une a una parte de la testosterona disponible que circula en la sangre. No obstante, la testosterona que no está unida a esta hormona se califica como testosterona biodisponible, y significa que está disponible para que la use el cuerpo.

Los hombres que experimentan síntomas asociados con la andropausia tienen cantidades más reducidas de testosterona biodisponible en la sangre. Por lo tanto, los tejidos que son estimulados por esta hormona reciben una cantidad menor. Esto puede causar varios cambios físicos y posiblemente mentales, como cambios de humor o fatiga.

Síntomas más habituales en la andropausia

A diferencia de la menopausia en las mujeres, cuando la producción de hormonas se detiene por completo, la disminución de la testosterona en los hombres es un proceso más lento. Los testículos, a diferencia de los ovarios, no se quedan sin la sustancia que necesitan para producir testosterona. Los hombres pueden producir esperma hasta los 80 años o más. Sin embargo, como resultado de la andropausia, pueden aparecer cambios sutiles en la función de los testículos desde los 45 a los 50 años y de manera más grave después de los 70.

La andropausia masculina puede causar problemas físicos, sexuales y psicológicos. Y, por lo general, empeoran según pasan los años. Entre las señales más comunes se incluyen:

  • Energía baja
  • Depresión o tristeza
  • Reducción de la motivación y confianza en uno mismo
  • Dificultad para concentrarse
  • Insomnio o dificultad para dormir
  • Aumento de grasa corporal
  • Masa muscular reducida y sensación de debilidad física
  • Desarrollo de las mamas o senos hinchados
  • Disminución de la densidad ósea
  • Disfunción eréctil
  • Libido reducida
  • Esterilidad

También puede experimentarse disminución del tamaño de los testículos, pérdida del vello corporal o sofocos. Los niveles bajos de testosterona asociados con la menopausia masculina también se han relacionado con la osteoporosis, aunque suele ser algo raro.

hombre con andropausia en la playa

Tratamiento y prevención de la andropausia

A no ser que la menopausia masculina te esté generando dificultades o interrumpa tus hábitos diarios, probablemente podrás controlar sus síntomas sin tratamiento. El mayor obstáculo en el tratamiento de la andropausia puede ser hablar con un médico sobre los síntomas, ya que la vergüenza por hablar de temas sexuales puede interferir.

El tipo de tratamiento más común para los síntomas es llevar un estilo de vida más saludable. Esto quiere decir incluir una dieta saludable, hacer ejercicio con regularidad, reducir el estrés y dormir lo suficiente. Es natural que estos hábitos de estilo de vida beneficien a todas las personas que los sigan. Después de realizar estos cambios, los hombres que experimentan síntomas de la andropausia verán un cambio notable en su salud general.

También existe la terapia de reemplazo hormonal. Sin embargo, no es una opción muy deseada por todos. Al igual que los esteroides que mejoran el rendimiento, la testosterona sintética puede tener efectos secundarios dañinos, aunque es cierto que puede aliviar los síntomas y ayudar a mejorar la calidad de vida en muchos casos.

Esta hormona se puede encontrar fácilmente en diversas preparaciones, como pueden ser parches para la piel, cápsulas, geles e inyecciones. Un médico te ayudará a determinar qué tratamiento es mejor y tendrá en cuenta tu estilo de vida al tomar esta decisión.

  • Parches cutáneos. Al usar estas aplicaciones, las personas reciben la hormona a través de la piel. El parche permite una liberación lenta y constante de hormona en el torrente sanguíneo. Se aplica una vez al día en una zona seca de la piel de la espalda, el abdomen, la parte superior de los brazos o los muslos.
  • Gel de testosterona. Este tratamiento también se aplica directamente sobre la piel, normalmente en los brazos. Como el gel puede transferirse a otras personas a través del contacto con la piel, hay que tener especial cuidado y lavarse las manos después de cada aplicación.
  • Cápsulas. Se toman dos veces al día después de las comidas, y es otra opción para el reemplazo de testosterona. Los hombres con enfermedad hepática, cardíaca o renal grave deben evitar este tratamiento.
  • Inyecciones. Este tratamiento implica inyecciones de testosterona (cipionato y enantato de testosterona) en el músculo cada 2 y 4 semanas. No obstante, pueden causar cambios de humor debido a cambios en los niveles de testosterona.