¿Te puede bajar la regla estando embarazada?
Carol Álvarez

A pesar de todas las afirmaciones que existen, no es posible tener la regla durante el embarazo. Sin embargo, sí es posible experimentar un «manchado» durante el embarazo temprano, que generalmente es de color rosa claro o marrón oscuro. ¿Y a qué se debe?

Como regla general, si hay suficiente sangrado para llenar una compresa o un tampón, es una señal de que probablemente no se esté embarazada. Si hemos tenido una prueba de embarazo positiva y estamos sangrando mucho, buscaremos atención médica.

¿Menstruación o embarazo?

La regla ocurre cada mes más o menos en vez de que un óvulo se fertilice. Los óvulos se liberan una vez al mes desde el ovario. Cuando no son fertilizados, el óvulo sale del útero y se expulsa a través de la vagina. El sangrado durante un período «normal» suele comenzar con un tono leve, luego se vuelve más abundante y de un rojo más oscuro. También se aclara en color y cantidad hacia el final del ciclo.

Se supone que las diferencias entre la menstruación y el embarazo son claras: una vez que estamos embarazadas, ya no se tienen períodos. Pero no siempre es tan obvio. Algunas personas afirman que han tenido la regla durante el embarazo. Las redes sociales, los blogs e incluso programas de televisión alimentan algunas de las dudas sobre la conspiración de los períodos durante el embarazo.

Un verdadero período es la pérdida de sangre que ocurre al final de un ciclo menstrual como resultado de que el esperma no fertiliza el óvulo. Cuando un óvulo queda sin fertilizar, las hormonas, las que controlan la liberación del óvulo en las trompas de Falopio y hacen que el revestimiento del útero se espese. Luego, el revestimiento de su matriz se desintegra y se desprende en lo que llamamos menstruación.

Si estamos embarazadas, un óvulo ya ha sido fertilizado y está creciendo como embrión dentro de las paredes del útero. Como el revestimiento de la matriz no se descarta al final de cada mes, ya no hay regla. Esta es la razón por la cual uno de los primeros signos de embarazo es la falta del período.

El sangrado es una señal de advertencia, pero no tiene por qué ser algo malo. Muchas personas tienen bebés sanos después de experimentar manchas durante el primer trimestre. Si sangramos durante el embarazo, está relacionado con algo más que la menstruación habitual. Después de todo, la regla solo ocurre cuando no se está embarazada.

Sangrado durante el primer trimestre

Entre el 15 y el 25 por ciento de las mujeres manchan durante el embarazo temprano. Algunas de las causas pueden ser sangrado de implantación, cambios en el cuello uterino, infección, embarazo molar (una masa anormal fertiliza en lugar de un feto), embarazo ectópico (un embarazo fuera del útero) o primeros signos de un aborto espontáneo.

Sangrado decidual

Las mujeres que informan haber tenido períodos durante un embarazo, por lo general experimentan un fenómeno que a veces se denomina sangrado decidual. En este, una pequeña parte del revestimiento uterino puede desprenderse durante los primeros meses del embarazo temprano en el momento en que la mujer habría tenido al regla.

El sangrado decidual no es un verdadero período menstrual, pero puede parecer lo suficientemente similar como para hacer que las mujeres que lo experimentan no se den cuenta de que están embarazadas hasta bastante avanzado el embarazo.

Sangrado de implantación

Esto sucede en las primeras etapas del embarazo. En este punto, es probable que aún no nos hayamos hecho una prueba de embarazo. Este tipo de sangrado sucede cuando el óvulo fertilizado se implanta en el útero, generalmente alrededor del tiempo en que se esperaría el período.

El sangrado de implantación a veces se confunde con una regla, aunque el sangrado suele ser leve o solo manchado. Poco después del embarazo, también se pueden experimentar manchas debido a cambios en el cuello uterino. A menos que haya una infección, esto no suele ser motivo de preocupación.

Otras causas

Otros tipos de sangrado temprano que pueden indicar un problema médico de emergencia como infecciones, embarazo ectópico, embarazo molar o aborto espontáneo.

Estos también pueden ir acompañados de calambres severos o dolor abdominal, dolor de espalda, desmayo o pérdida del conocimiento, fatiga, dolor de hombro, fiebre, cambios en el flujo vaginal o náuseas y vómitos incontrolables. El sangrado también es mucho más intenso, a diferencia del manchado. Es más como una regla normal.

mujer embarazada con la regla

Sangrado en el segundo y tercer trimestre

El sangrado más allá del primer trimestre suele requerir atención médica. Independientemente de si el sangrado durante el segundo y tercer trimestre es leve o abundante, con o sin otros síntomas, se debe llamar al médico de urgencia. Las causas comunes de sangrado durante el resto del embarazo son parto a término o prematuro o dilatación cervical, aborto espontáneo, placenta previa, desprendimiento de la placenta o ruptura uterina.

Parto prematuro

Esto se refiere a cualquier nacimiento que ocurra antes de las 37 semanas. Antes del trabajo de parto prematuro, algunas personas experimentan síntomas similares a los de un período, así como una gran cantidad de secreción de mucosa.

Aunque también se pueden sentir calambres, el trabajo de parto prematuro también provoca contracciones. Los síntomas también pueden incluir dolor de espalda, una sensación de presión en la vagina y cambios en las deposiciones.

Placenta previa

Esto sucede cuando la placenta se implanta en la parte baja del útero y muy cerca o cubre el cuello uterino. El sangrado varía, pero no hay otros síntomas. La placenta previa puede dificultar el parto.

El síntoma más común de la placenta previa es un sangrado vaginal indoloro de color rojo brillante. Esto es más común en el tercer trimestre del embarazo. Sin embargo, el sangrado puede ocurrir en cualquier momento durante el embarazo. La placenta previa puede causar sangrado al final del embarazo. Esto implica después de unas 20 semanas.

Desprendimiento de la placenta

Esto ocurre con mayor frecuencia durante los últimos meses del embarazo. La placenta se desprende del útero, lo que suele causar sangrado intenso y, posiblemente, dolor de estómago y calambres intensos. Ciertas condiciones de salud, como la presión arterial alta, pueden aumentar el riesgo de desprendimiento de placenta.

Ruptura uterina

Una ruptura uterina significa que el músculo del útero se separa o se desgarra. Esto puede causar sangrado incontrolable. Ocurre con mayor frecuencia en aquellas que han dado a luz por cesárea en el pasado. Aunque es raro, este tipo de desgarro ocurre en viejas cicatrices a lo largo del útero.

Muchas de las condiciones que ocurren en la última parte del embarazo causan sangrado y otros síntomas similares a los de una menstruación. Sin embargo, no son realmente la regla. Incluso, un poco de sangrado también puede ocurrir al final del embarazo y servir como una señal de que estamos a punto de dar a luz. Esta sangre se mezcla con mucosidad y se denomina espectáculo sanguinolento.

¡Sé el primero en comentar!