La endometriosis afecta a más de millones de mujeres en todo el mundo. Este trastorno reproductivo ocurre cuando el tejido que normalmente crece en el útero (el endometrio) se extiende por otras partes del abdomen. Se forman inflamaciones, cicatrices y adherencias alrededor del tejido endometrial fuera de su lugar, que también se llaman implantes. El aumento de peso puede estar relacionado con la prevención y el tratamiento de la endometriosis, o puede surgir como un síntoma mal etiquetado.

Síntomas más comunes

El aumento de peso no se considera un síntoma clave de la endometriosis; sin embargo, la hinchazón puede ser un síntoma de la enfermedad. La inflamación puede imitar el aumento de peso, ya que puede hacer que la ropa te queda diferente, pero nada que ver. Esto puede ocurrir debido a los implantes endometriales que se forman en las paredes externas de los intestinos.

Otros síntomas intestinales de la endometriosis incluyen dolor durante las deposiciones, náuseas, estreñimiento y diarrea. Estos síntomas reflejan los del Síndrome del Intestino Irritable (SII). Aunque pueden presentarse síntomas similares al SII, el síntoma más común de la endometriosis no son problemas intestinales sino dolor pélvico.

El dolor es más probable durante la menstruación, el sexo o las deposiciones, o puede ocurrir constantemente. En particular, algunas mujeres con endometriosis nunca experimentan ningún dolor. Además, la gravedad del dolor no está relacionada con la gravedad de la enfermedad. Otros síntomas comunes de incluyen sangrado anormal, infertilidad, fatiga y dolor lumbar.

¿Se puede prevenir?

Mantener una proporción baja de grasa corporal puede ayudar a disminuir el riesgo de tener esta enfermedad. En todas las mujeres, el estrógeno engrosa el revestimiento del endometrio. Dado que la endometriosis es el resultado de depósitos extraviados de tejidos endometriales, el exceso de estrógeno puede causar o exacerbar la enfermedad.

Las mujeres con exceso de grasa corporal tienden a tener niveles más altos de estrógeno que las mujeres delgadas. Por lo tanto, evitar el aumento de peso puede ser un factor clave en la prevención de la endometriosis o en la disminución de sus síntomas. Practicar ejercicio de manera regular, evitar el alcohol y disminuir el consumo de cafeína como otros métodos para reducir los niveles de estrógenos y el riesgo de endometriosis.

mujer sentada con dolor por endometriosis

Efectos secundarios del tratamiento

El aumento de peso puede ocurrir como resultado del tratamiento para la endometriosis. Los médicos suelen recetar progestinas para tratar la enfermedad. Estas hormonas reducen los implantes endometriales al bloquear los efectos de crecimiento del estrógeno. El aumento de peso es un efecto secundario común de la terapia con progestina, junto con hinchazón, depresión y náuseas.

Desafortunadamente, las terapias hormonales no curan la endometriosis, sino que proporcionan un período temporal de reducción de los síntomas. Es muy común que la endometriosis regrese gradualmente durante 12-24 meses después de suspender los medicamentos. Los efectos secundarios de los medicamentos, incluido el aumento de peso, también se disipan una vez que se suspenden.

¿Qué alimentos debes tomar para mejorar la endometriosis?

Tomar carne roja, carne de res o jamón puede empeorar los síntomas

Independientemente de la causa, esta enfermedad está alimentada por el estrógeno. Sin estrógeno, la producción celular se ralentizará, los grupos se desintegrarán y se marchitarán. Por lo tanto, la nutrición para la endometriosis incluye enfoques dietéticos que reduzcan el estrógeno. Seguir una dieta saludable, eliminar alimentos problemáticos y hacer ejercicio adecuado ayudará a reducir tus niveles de estrógeno y regular tus niveles hormonales.

En un estudio publicado en la edición de julio de 2004 de «Human Reproduction», se estudió la relación entre la dieta y la endometriosis pélvica. Los resultados sugieren que una mayor ingesta de frutas y verduras puede reducir el riesgo de endometriosis y que la ingesta de carne roja, carne de res y jamón aumenta este riesgo.

Lleva una dieta alta en fibra

Una dieta rica en fibra ayuda a la salud digestiva al mejorar la motilidad intestinal, aumentar el volumen y promover la regularidad. Durante la menstruación, la fibra ayuda a aliviar los gases y la hinchazón, así como a reducir el nivel de estrógeno que circula en tu cuerpo. Los alimentos ricos en fibra incluyen frutas como manzanas, bayas, melón, peras y plátanos; verduras como el brócoli, guisantes, espinacas y alcachofas; legumbres, incluidos frijoles, guisantes y lentejas; granos enteros tales como arroz integral, avena y cereales; y frutos secos como almendras, pistachos y nueces.

Según los expertos, las mujeres que consumieron 14 o más porciones de vegetales verdes por semana tenían un 70 por ciento menos de riesgo de endometriosis en comparación con aquellas que tomaron menos de seis porciones por semana.

alimentos buenos para reducir dolor por endometriosis

Consume muchos ácidos grasos Omega-3

Las prostaglandinas son compuestos lipídicos derivados de ácidos grasos que envían mensajes entre las células. Durante la menstruación, las prostaglandinas ayudan al cuerpo a descomponer las células endometriales para su alta. Hay tres tipos diferentes de prostaglandinas, PGE1, PGE2 y PGE2a. PGE1 ayuda a calmar los síntomas menstruales, mientras que PGE2 y PGE2a agravan los síntomas.

La síntesis de prostaglandinas se ve afectada por los alimentos que consumes. Los ácidos grasos Omega-3 son especialmente importantes si padeces esta enfermedad, ya que aumentan la producción de PGE1 en tu cuerpo, lo que ayuda a controlar los síntomas dolorosos. Para aumentar el consumo, elija pescados como caballa, atún, arenque y trucha; semillas de calabaza, nueces y almendras; productos de soja fermentados hechos de soja como el tofu y el tempeh; y productos fortificados.

Modera los productos animales

La carne y los productos lácteos proporcionan al cuerpo calcio y proteínas, lo que los convierte en una parte importante de una dieta saludable. Estos grupos de alimentos estimulan la producción de PGE2 y PGE2a, que agravan los síntomas endometriales y menstruales. Por lo tanto, puedes beneficiarte de comer menos alimentos de este tipo.

Se sabe que los lácteos estimulan la producción de prostaglandinas y causan un empeoramiento de los síntomas. Es importante encontrar fuentes alternativas de nutrientes en los lácteos para satisfacer tus necesidades diarias. Considera aumentar tu consumo de verduras de hojas verdes oscuras, algas, higos, tofu, almendras, semillas de sésamo y jugos fortificados ricos en calcio. Para asegurarse de obtener suficiente proteína, come mucho tofu, pescado, tempeh, frutos secos, semillas y frijoles.

Evita las bebidas alcohólicas

También debes evitar las bebidas alcohólicas, la cafeína, los alimentos fritos, los azúcares refinados y las grasas saturadas, ya que estos alimentos pueden agravar o empeorar los síntomas del endometrio. Las mujeres que beben alcohol parecen tener un mayor riesgo de endometriosis.

Entre las mujeres que experimentan infertilidad, el riesgo de endometriosis fue un 50 por ciento más alto entre las mujeres que beben alcohol en comparación con las que no lo hacen. Según la Escuela de Salud Pública de Harvard, las mujeres que consumen dos o más tazas de café con cafeína, o cuatro tazas de refrescos con cafeína, por día tenían el doble de probabilidades de desarrollarla.