¿Qué cosméticos se deben evitar en el embarazo?

¿Qué cosméticos se deben evitar en el embarazo?

Carol Álvarez

No es fácil renunciar a una rutina de cosméticos para el cuidado de la piel, pero sabemos que toda futura madre hará cualquier cosa para proteger a su pequeño. Esto incluye evitar productos que puedan ser dañinos durante el embarazo, ¿pero cuáles son?

Pero no todo va a ser malo. Afortunadamente, hay otros cosméticos para el cuidado de la piel seguros durante el embarazo. Se recomienda hablar con un obstetra/ginecólogo o dermatólogo para obtener más orientación.

Cambios en la piel durante el embarazo

Los cambios en la piel relacionados con el embarazo le suceden a muchas personas. Las hormonas pueden tener la culpa, o se puede también atribuir a otra de esas peculiaridades normales que vienen con el trabajo de la futura mamá. Mientras que algunas mujeres afortunadas experimentan nueve meses de perfección de tez pura, otras experimentan al menos un problema de piel nuevo o que empeora menos favorable en algún momento.

Los síntomas más comunes son la piel seca, oscurecimiento de la piel (una afección llamada melasma) y acné. Las personas con afecciones cutáneas preexistentes, como eccema, psoriasis o rosácea, también pueden experimentar un cambio en sus síntomas (para bien o para mal).

Y debido a que el cuerpo está totalmente involucrado en el embarazo, los cambios molestos en la piel también pueden afectar otros lugares. Por ejemplo, es habitual tener estrías, arañas vasculares, crecimiento del cabello e incluso pérdida de cabello.

Ingredientes no recomendados

Hay que señalar que evidencia sobre la seguridad de productos de cosméticos durante el embarazo son limitados. En casi todos los casos, los ensayos clínicos en mujeres embarazadas que incluso podrían comenzar a probar que ciertos ingredientes no son éticos. Todo eso genera grandes preguntas sobre qué cosméticos son realmente seguros durante el embarazo. A continuación se aconsejan ingredientes que es mejor evitar.

Retinoides

Retinol, ácido retinoico o cualquiera de la familia. Se recomienda evitarlos desde el principio de la gestación, especialmente en el primer trimestre. Pueden contener efectos teratocénicos sobre el feto. Respecto a la lactancia, no existen datos concluyentes, aunque probablemente por la mínima absorción que se produce, no se asocie a riesgos para el lactante. Como conclusión, se deben evitar durante toda la gestación y moderar su uso durante la lactancia.

La vitamina A es un nutriente crucial que se requiere para una salud óptima de la piel, el sistema inmunitario, reproductivo y ocular. Una vez consumido o absorbido a través de la piel, el cuerpo lo convierte en retinol.

Algunos productos antienvejecimiento para el cuidado de la piel usan un tipo de retinol, que se han convertido en el santo grial porque pueden ayudar a revertir el acné y reducir las líneas finas. Los retinoides hacen esto al ayudar a las células de la piel a nivel de la superficie a exfoliar más rápido y aumentar la producción de colágeno para rejuvenecer la piel.

Es probable que la cantidad de retinoides absorbidos por los productos tópicos sea baja, pero se han relacionado defectos de nacimiento en dosis más altas. Los retinoides recetados han sido ampliamente demostrados en presentar un riesgo del 20 al 35 por ciento de defectos congénitos graves, y hasta el 60 por ciento de los niños muestran problemas neurocognitivos con la exposición en el útero.

Ácido salicílico

Se incluye en este apartado porque su aplicación en grandes áreas corporales durante un tiempo prolongado se ha relacionado con patología fetal. Por lo que es aconsejable utilizarlo durante periodos breves y en zonas pequeñas. Se puede usar con las mismas precauciones durante la lactancia.

El ácido salicílico es un ingrediente común para tratar el acné debido a sus capacidades antiinflamatorias, similares a las de una aspirina. No obstante, algunos obstetras y ginecólogos ha informado que los productos tópicos de venta libre en dosis más bajas que contienen ácido salicílico son seguros.

mujer embarazada con vestido

Hidroquinona

La hidroquinona es un producto recetado para aclarar la piel o reducir la pigmentación de la piel que se produce por el melasma y el cloasma, que pueden ser provocados por el embarazo. Este despigmentante tiene una tasa elevada de absorción sistémica cuando se aplica de forma tópica, y aunque los datos indican bajo riesgos, está contraindicado en el embarazo. El riesgo en la lactancia es poco probable, pero se aconseja el uso de poca cantidad y en zonas pequeñas.

No existe un vínculo comprobado entre los defectos congénitos graves o los efectos secundarios y la hidroquinona. Pero debido a que el cuerpo puede absorber una cantidad significativa de hidroquinona en comparación con otros ingredientes, es mejor limitar la exposición (si es que hay alguna) durante el embarazo.

Ftalatos

Los ftalatos son sustancias químicas disruptoras endocrinas que se encuentran en muchos productos de belleza y productos personales. En estudios con animales, la disfunción reproductiva y hormonal grave se ha relacionado con la exposición a los ftalatos.

Hay pocos estudios en humanos que respalden esto, pero los disruptores endocrinos son cada vez más estudiados por su papel potencial en afectar negativamente la salud reproductiva congénita. Los cosméticos son la principal fuente de exposición a los ftalatos, y el ftalato más común que encontrará en los productos de belleza es el dietilftalato.

Formaldehído

El formaldehído rara vez se usa como conservante y desinfectante en productos de belleza porque es un carcinógeno conocido y puede aumentar el riesgo de infertilidad y aborto espontáneo.

Pero hay sustancias químicas que liberan formaldehído que se encuentran comúnmente en los cosméticos con un efecto potencialmente peligroso similar. Estos incluyen: bronopol, hidantoína, diazolidinil urea, hidroximetilglicinato, imidazolidinil urea, cuaternio-15 y 5-bromo-5-nitro-1,3-dioxano.

Protectores solares químicos

La oxibenzona y sus derivados son el filtro ultravioleta (UV) más utilizado en los protectores solares. Ha demostrado su eficacia para la protección de la piel, pero los efectos potencialmente adversos para la salud y el medio ambiente de la oxibenzona lo están poniendo bajo una luz más desfavorable.

Debido a que la oxibenzona es un químico disruptor endocrino conocido, la preocupación por su uso durante el embarazo es que podría alterar las hormonas y causar daños permanentes a la madre y al bebé.

Alternativas seguras

No todos los cosméticos deben prohibirse durante el embarazo. Hay algunas opciones seguras para los problemas de la piel más comunes (y frustrantes) del embarazo.

Acné e hiperpigmentación

Si somos propensa a los brotes, existen algunas alternativas más seguras que usar productos a base de retinoides mientras esperas. Uno de los más efectivos es el ácido glicólico.

No se recomienda el ácido glicólico en grandes cantidades durante el embarazo, pero es probablemente seguro en pequeñas cantidades que se encuentran comúnmente en cosméticos de belleza de venta libre. El ácido glicólico y otros similares, como el ácido azelaico, también pueden ayudar a reducir las líneas finas, iluminar la piel y reducir la pigmentación de la piel.

Antienvejecimiento y arrugas

Los antioxidantes tópicos como la vitamina C pueden mejorar de manera segura la vitalidad de su piel protegiéndola del daño y manteniendo el colágeno. Otros antioxidantes seguros para el embarazo que puede probar en sus productos para el cuidado de la piel incluyen:

  • Vitamina E
  • Té verde
  • Vitamina K
  • Vitamina B3

cosmeticos e ingredientes prohibidos embarazo

Piel seca y estrías

No hay duda de que el embarazo afecta mucho al cuerpo, por lo que si el futuro bebé necesita más agua en algún momento, la extraerá del cuerpo. Eso, además de los cambios hormonales, puede provocar sequedad en la piel.

A parte de beber mucha agua, los productos humectantes que contienen aceite de coco, manteca de cacao, péptidos y ácido hialurónico (HA) pueden mejorar la hidratación. Y cuando se trata de estrías, una estrategia para prevenirlas es humectar con frecuencia las zonas propensas para ayudar a que la piel se estire naturalmente a medida que crece la barriga.

Protección solar

La protección solar es una de las cosas más importantes que puede hacer para protegerse contra las arrugas y el cáncer de piel a largo plazo. Pero la gran pregunta es cómo proteger la piel de manera segura durante el embarazo.

Se recomienda probar los protectores solares a base de minerales que protegen la piel al obligar a los rayos UV a rebotar en la piel por completo. Los ingredientes de los protectores solares a base de minerales incluyen óxido de zinc y dióxido de titanio.

¡Sé el primero en comentar!