Motivos de tener sangre al defecar
Carol Álvarez

Una de las señales de alerta de las que suelen hablar los expertos gastrointestinales es la presencia de sangre en las heces. Siempre es algo a lo que debes prestar atención, en vez de simplemente esperar a que desaparezca, porque puede ser una indicación de que está sucediendo algo grave.

Pero tampoco tenemos por qué entrar en pánico. Ver sangre cuando nos limpiamos es un problema bastante común, y la mayoría de la gente verá esto en algún momento de su vida. Aproximadamente el 90 por ciento de las veces, la sangre se debe a una causa benigna. Aún así, incluso si es benigno, querremos saber que está sucediendo, al menos para nuestra comodidad.

Causas

La sangre en las heces es el resultado de una hemorragia en el tracto gastrointestinal. El tracto gastrointestinal incluye órganos como el estómago, el intestino delgado y el intestino grueso (colon).

Ver sangre en las heces puede ser alarmante. Es posible que hayamos escuchado que la sangre rectal puede ser un signo de cáncer, pero normalmente, el sangrado es un síntoma de una afección menos grave. Muchas condiciones pueden causarlo, incluido un caso grave de diarrea o estreñimiento.

Hemorroides

Las hemorroides son venas hinchadas en el ano y el recto. Hay dos tipos: internas y externas del recto.

La mayoría de las personas están más familiarizadas con las hemorroides externas, que pueden sentirse en el exterior y causar los síntomas típicos, como picazón, malestar y dolor. Es posible que veas algo de sangre cuando te limpias si las tienes fuera.

Las hemorroides internas, por otro lado, no suelen tener picazón y dolor, aunque es posible que veas una pequeña franja de sangre roja en las heces o cuando te limpias.

Es posible que no te des cuenta de que tienes hemorroides, especialmente si es la primera vez que las padeces. ¿Una pista de que las tienes? Tus hábitos de evacuación intestinal. En gran parte, las hemorroides suelen ocurrir en el contexto de algún tipo de estreñimiento o estar sentado durante mucho tiempo en el inodoro con mucho esfuerzo.

Estas pueden tratarse fácilmente con cremas para hemorroides de venta libre, sumergirte en un baño tibio y comer alimentos ricos en fibra para facilitar la evacuación de las heces y aliviar el esfuerzo.

Fisura anal

El color de la sangre que estás viendo le da a los médicos pistas sobre lo que está sucediendo. Pequeñas cantidades de sangre roja brillante en el papel higiénico generalmente significan que hay una fuente de sangrado alrededor del ano o del canal anal.

Las fisuras anales son pequeños desgarros en el revestimiento de la parte inferior del recto, y ocurren por evacuaciones intestinales grandes y duras o por diarrea crónica. Por suerte, la mayoría se cura bien sin tratamiento. Pero pregunta a tu médico si el sangrado dura más de unos pocos días.

rollos de papel higienico

Pólipo en el colon

Un pólipo es un grupo de células en el revestimiento del colon. Por lo general, son inofensivos y no causan ningún síntoma. Pero pueden causar sangrado de manera similar a fisuras o hemorroides, sangre en las heces o un cambio en las evacuaciones intestinales, estreñimiento o diarrea.

Llama a tu médico porque algunas pueden convertirse en cáncer, por lo que es probable que tu médico quiera examinarlos y extirparlos en una colonoscopia.

Intestino inflamado

La enfermedad inflamatoria intestinal es una inflamación crónica del tracto gastrointestinal; los pacientes pueden ser diagnosticados con enfermedad de Crohn o colitis ulcerosa. Estas son enfermedades autoinmunes, que hacen que el cuerpo se ataque a sí mismo por error. El cuerpo envía glóbulos blancos a partes del tracto digestivo, donde liberan sustancias químicas que causan daño o inflamación en los intestinos.

Ver algo de sangre en el papel higiénico o en las heces es uno, pero no el único síntoma de un brote de la enfermedad del intestino inflamado: diarrea, urgencia intestinal, dolor abdominal, pérdida de peso y fatiga son otros.

Cáncer de colon

Da miedo pensar en esto, pero es crucial tener en mente incluso la posibilidad de cáncer de colon, porque eso te llevará al médico.

El factor de riesgo más grande para desarrollar cáncer de colon es la edad. Sin embargo, el cáncer de colon aparece cada vez más en personas más jóvenes, por lo se recomienda comenzar la detección colorrectal a los 45 años.
Si eres más joven, tendrás que buscar sangre persistente cuando te limpies.

Si tienes esto una y otra vez, ocurre con cada evacuación intestinal o ha estado sucediendo durante más de una o dos semanas, es absolutamente necesario que te evalúen.

Infección

La infección es otra posible causa de sangre en las heces. La infección que causa diarrea sanguinolenta también se conoce como disentería. La disentería tiene muchas causas bacterianas y algunas causas parasitarias. Es muy importante que estas infecciones se diagnostiquen temprano en el curso de la enfermedad para que el tratamiento pueda comenzar lo antes posible.

Las causas bacterianas, que generalmente provocan enfermedades transmitidas por los alimentos, son Shigela, Salmonela, Campylobacter, o el tipo hemorrágico de E. coli.

Sangre al limpiarse (pero no en las heces)

La sangre al limpiarse generalmente está causada por sangrado en el tracto gastrointestinal inferior, que incluye el recto y el ano. Esta sangre generalmente aparece de color rojo brillante en el papel higiénico. Las condiciones que pueden causar sangre al limpiar incluyen hemorroides y fisuras anales.

La sangre causada por afecciones que afectan otras partes del tracto gastrointestinal puede ser de color rojo oscuro o incluso negra. Esta sangre solo puede aparecer mezclada con las heces y puede no ser visible en el papel higiénico.

Tratamientos

El tratamiento dependerá de la causa de la sangre en las heces.

Hemorroides

Los cambios en el estilo de vida pueden ayudar a aliviar o incluso prevenir las hemorroides. Se recomienda beber mucha agua para evitar la deshidratación. También agregaremos fibra a la dieta para prevenir el estreñimiento.

Podemos usar toallitas húmedas o papel higiénico húmedo para limpiar la zona por completo y aliviar la irritación. Por supuesto, se recomienda evitar esperar demasiado para ir a defecar. Aun así, no debemos esforzarnos ni obligarnos a ir, ya que la presión puede empeorar las cosas. Los ungüentos de venta libre y los supositorios de hidrocortisona también pueden brindar alivio.

Las hemorroides persistentes pueden sobresalir del ano, especialmente con estreñimiento o esfuerzo frecuente. Lavaremos la zona con agua tibia después de defecar para ayudar a que se encojan más rápido. Si las hemorroides son grandes, un médico puede reducirlas o extirparlas quirúrgicamente.

Fisuras anales

Las fisuras anales generalmente se curan sin tratamiento o se pueden tratar en casa. Algunos remedios pueden ser:

  • Beber más líquidos y comer más fibra, como frutas y verduras.
  • Probar los suplementos de fibra si cambiar la dieta no nos ha ayudado.
  • Hacer baños de asiento para aumentar el flujo de sangre al área y relajar los músculos anales.
  • Usar analgésicos tópicos como la lidocaína para aliviar las molestias.
  • Probar los laxantes de venta libre para estimular el movimiento intestinal.
  • Consultar a un médico si los síntomas no mejoran con el tratamiento después de dos semanas.

Enfermedad inflamatoria intestinal

No existe una cura para la mayoría de estas enfermedades , pero el tratamiento puede ayudarnos a controlar la afección. El tratamiento depende del diagnóstico específico y puede incluir medicamentos antiinflamatorios para aliviar el tracto digestivo, inmunosupresores para evitar que el sistema inmunológico ataque el cuerpo y medicamentos biológicos para evitar que ciertas proteínas causen inflamación.

Optimizar la nutrición también es un factor importante, ya que algunas personas pueden descubrir que diferentes alimentos desencadenan los síntomas de la enfermedad inflamatoria intestinal. Cuando los medicamentos no funcionan para controlar los casos graves, el médico puede recomendar una cirugía para extirpar las partes afectadas del colon.

Cáncer colorrectal

Hablaremos con un médico si creemos tener cáncer colorrectal. Pueden ayudar a determinar un diagnóstico, en qué etapa se encuentra el cáncer y el tratamiento adecuado para nosotros. Cuanto antes recibamos tratamiento, mejor será el resultado.

El diagnóstico se realiza primero con una biopsia, generalmente con colonoscopia o sigmoidoscopia flexible según la ubicación del tumor. Luego, se realizan imágenes para que el médico pueda ver el alcance de la enfermedad antes de hacer un plan para la cirugía, la quimioterapia o la radiación.

Infección

El manejo incluye rehidratación oral, si es posible. Si una persona está deshidratada, debe recibir la administración de líquidos por vía intravenosa en su lugar. Según la gravedad de la causa bacteriana, es posible que se necesiten antibióticos. Estos acortan la duración de la enfermedad y el período de tiempo durante el cual la infección puede potencialmente transmitirse.

¡Sé el primero en comentar!