¿Aguantar las ganas de hacer caca es bueno?
Carol Álvarez

Todos hemos estado en medio de un apretón en un baño público en algún momento. Ya sabes, ese momento en el que tanto tú como tu vecino necesitan hacer caca pero ninguno quiere dar el primer paso.

Ya sea que estés en público, en la oficina o cerca de una pareja, el pánico escénico es algo real y totalmente común. Pero, ¿cuáles son los efectos de evitar que tu cuerpo haga su trabajo natural?

Aguantar la caca de vez en cuando está bien

Aunque es mejor usar el baño tan pronto como sientas la necesidad, aguantar las heces de vez en cuando no causará ningún tipo de espiral descendente en tu sistema digestivo, aunque puedes sentirte un poco incómodo.

Pero hacerlo con demasiada frecuencia puede resultar problemático. Una de las principales funciones del colon es absorber el agua de las heces. Pero cuanto más tiempo retengas la caca, más tiempo trabajará tu colon para drenar el líquido, lo que puede hacer que tus heces se vuelvan duras, ásperas y secas.

Aguantar con frecuencia puede causar todo tipo de problemas, comenzando con la incomodidad de salir de las heces que son de textura áspera. Además, corres el riesgo de desarrollar varias afecciones molestas y, a veces, precarias, como estreñimiento.

Sin embargo, el estreñimiento no es lo mismo que aguantar las ganas de defecar. El estreñimiento ocurre cuando tienes dificultades para usar el baño o evacuar menos de tres deposiciones por semana. Entonces, aunque aguantar puede causar estreñimiento, las dos condiciones no son exactamente iguales.

¿Cuánto tiempo podemos aguantar las ganas?

El sistema digestivo de cada persona es único, lo que significa que todos reaccionan de manera diferente a retrasar el viaje del servicio. Pero la cantidad de tiempo que aguantes puede marcar una gran diferencia para todos.

Para la persona media, retener las heces durante una o dos horas probablemente causará algunas molestias en la región abdominal y tal vez incluso una acumulación de gases, pero nada demasiado severo. Sin embargo, aguantar durante períodos de tiempo más largos puede resultar problemático.

Aguantar la caca durante cuatro o cinco horas puede darle al colon suficiente tiempo para drenar completamente el líquido de las heces. Entonces, cuando realmente sientas las ganas de hacer caca, te sentirás incómodo y será difícil de pasar.

Una vez que hayan pasado 10 horas o más, probablemente tendrás dificultades para defecar. En este punto, probablemente hayas experimentado una presión incómoda en la parte inferior del abdomen y tu esfínter (el músculo alrededor de tu ano) puede tensarse (no es una experiencia agradable) mientras luchas por evacuar las heces.

rollo de papel higienico para la caca

Riesgos de no defecar cuando debes

Existen algunos peligros de aguantar la caca demasiado tiempo. Más allá de evitar un apretón ocasional, hay otros efectos de aguantar las ganas.

Puede provocar desgarros

Cuando aguantas, hay un aumento de la presión, lo que no es saludable para el ano. En algunos casos, esta acumulación puede causar hemorroides.

Las hemorroides son venas hinchadas en el ano y el recto, que generalmente se desarrollan dentro del cuerpo o debajo de la piel en el área anal. Aunque existen varios métodos de tratamiento eficaces para esta afección, puede causar algunas molestias bastante graves. A veces, las hemorroides también pueden causar sangrado al defecar.

Aguantar la caca también puede hacer que te esfuerces cuando finalmente te vayas, y se pueden formar fisuras anales. Las fisuras anales son pequeños desgarros en el revestimiento del ano, que pueden hacer que sea difícil o doloroso defecar. A veces, las fisuras anales también pueden causar espasmos en los músculos alrededor del ano.

El colon puede sufrir

Aguantar con frecuencia o durante largos períodos de tiempo también puede causar algunos daños a largo plazo. El aumento de la carga fecal (también conocido como más caca en el colon) puede hacer que aumente la cantidad de bacterias en el intestino, según un estudio de marzo de 2015 publicado en el Danish Medical Journal.

Aunque la diversidad de bacterias suele ser algo bueno para tu intestino, existe un límite. Los niveles muy altos de bacterias pueden causar una inflamación crónica del moco en el colon, lo que puede causar trastornos intestinales en el futuro, según el estudio mencionado anteriormente.

Náuseas o vómitos

En casos graves, retener la caca durante demasiado tiempo puede exigir una visita al hospital. Cuando aguantas demasiado, las heces pueden retroceder hacia los intestinos, provocando náuseas o vómitos.

Aunque estos síntomas son raros, son bastante graves. Si experimentas vómitos o náuseas después de retener las heces por un tiempo, debes buscar atención médica de inmediato.

Antes de que empieces a entrar en pánico, recuerda que estos síntomas (aunque graves) no ocurren con demasiada frecuencia. Sin embargo, es mejor dejar que tu cuerpo se alivie según sea necesario. Además, hacer caca en público es cada vez más fácil con cada viaje.

Músculos que sujetan la caca

Los músculos del suelo pélvico mantienen los órganos en su sitio. Separan la cavidad pélvica del perineo. Esa es la zona entre los genitales y el ano. El músculo principal del suelo pélvico es el músculo elevador del ano. Está compuesto por puborrectal, pubococcígeo y iliococcígeo.

Músculo puborrectal

El músculo puborrectal está ubicado en el extremo pequeño del embudo formado por el elevador del ano. Este músculo en forma de U sostiene el canal anal. También crea un ángulo en la unión anorrectal. Esto es entre el recto y el canal anal.

Los músculos puborrectales juegan un papel importante para ayudar a expulsar y retener las heces. Cuando se contrae, tira del recto con fuerza, como una válvula de cierre, restringiendo el flujo. Cuando está relajado para defecar, el ángulo del flujo fecal es más recto.

Esfínter anal externo

Rodeando la pared exterior del canal anal y la abertura anal hay una capa de músculo voluntario conocida como esfínter externo. A voluntad, podemos hacer que se contraiga (cierre) y se expanda (abra) para retener la caca o evacuar el intestino.

Si no estamos cerca de un baño y tenemos que hacer caca, podemos tratar de manipular estos músculos para contenerla hasta que podamos hacer lo siguiente:

  • Apretrar las nalgas juntas. Esto puede ayudar a mantener tensos los músculos del recto.
  • Evitar ponernos en cuclillas. Intentaremos estar de pie o tumbados. Estas no son posiciones naturales para defecar y pueden «engañar» al cuerpo para que no haga caca.
¡Sé el primero en comentar!