¿Cómo cambia el tránsito intestinal al perder peso?

Lo que te llevas a la boca afecta principalmente a lo que sale por el otro extremo. Por lo tanto, no debería sorprendernos que cambiar la dieta para bajar de peso pueda modificar tus hábitos de hacer caca.

¿Qué es un movimiento intestinal saludable? Lo primero es lo primero, las evacuaciones intestinales de cada persona son diferentes, pero una evacuación saludable casi se parece a la forma del colon, es blanda y no causa dolor al salir. Como referencia, puedes consultar la tabla de heces de Bristol.

La caca tiene mucho que ver con la pérdida de peso. Hay estudios que aseguran que se podría cambiar la forma según la dieta que elijan las personas. Bajar de peso es uno de los objetivos más habituales, pero no es fácil.

¿Se pierde peso al hacer caca?

Es prácticamente imposible estimar cuántas heces hay en el cuerpo de una persona en un momento determinado. Depende de cuánto hayamos comido, cómo de hidratado estemos, con qué frecuencia vayamos al baño, etc. El peso de la caca puede variar por muchas razones, pero los científicos han hecho los cálculos y aparentemente el adulto saludable promedio defeca 128 gramos al día. La persona promedio tiene 1,2 deposiciones en un período de 24 horas. Hay que tener en cuenta que el colon de un adulto puede retener entre 8 y 10 kilos de restos.

Estas estadísticas varían enormemente de persona a persona. En una revisión científica, el peso de las heces individuales osciló entre 5 y 1505 gramos por día. La ingesta de fibra pareció tener el mayor impacto en la masa fecal (más fibra, más caca). El peso corporal, el género y la ingesta de calorías también parecen afectar la masa fecal. No obstante, la bajada de peso no será apenas significativa como para asegurar que se adelgaza después de hacer caca. Así que hacer caca no adelgaza.

La caca típica es 75 por ciento agua y 25 por ciento sólida. La materia sólida es alrededor del 30 por ciento de bacterias muertas, 30 por ciento de materia alimenticia no digerible, 10 a 20 por ciento de colesterol y grasa, 10 a 20 por ciento de material inorgánico y 2 a 3 por ciento de proteína.

Las personas obesas o con sobrepeso también tienen más riesgo de tener patrones intestinales anormales y diarrea, lo que puede afectar el peso de las heces.

¿Cuántas calorías se pierden?

Técnicamente, se pierden calorías al hacer caca. Nuestro cuerpo quema calorías constantemente para poder realizar funciones diarias esenciales. Esto incluye respirar, comer, regular la temperatura corporal y realizar actividades sedentarias como leer. Durante una evacuación intestinal, el cuerpo continúa quemando calorías mientras nos sentamos en el inodoro.

Los expertos creen que quemamos un promedio de 40 a 55 calorías por hora mientras dormimos y un poco más mientras miramos televisión o nos sentamos. Sin embargo, la cantidad exacta de calorías que quemas depende del tamaño del cuerpo. Por ejemplo, una persona de 80 kilos puede quemar alrededor de 139 calorías mientras está sentada durante una hora.

Si nos esforzamos al usar el baño, existe la posibilidad de que queme una pequeña cantidad de calorías adicionales. Sin embargo, se debe evitar hacer fuerza durante las defecaciones porque no es saludable y podría indicar estreñimiento.

Influencia de pérdida de peso en el tránsito intestinal

No solamente notarás que las deposiciones de caca ocurren a tiempos distintos, sino que también pueden aparecer otros efectos secundarios que no relacionarías en un principio. Aunque no seamos conscientes de que la pérdida de peso no solamente influye en nuestra apariencia física, es importante prestar atención a las veces que vamos al servicio y la forma y color que tienen las heces.

Evacuaciones intestinales más frecuentes

¿Visitas el trono de porcelana con más frecuencia? Eso probablemente se debe a cambios dietéticos saludables en tu plan de pérdida de peso. Si estás comiendo más frutas y verduras, tus cacas probablemente serán más abundantes.

Comer más alimentos de origen vegetal aumentará la cantidad de fibra soluble en las heces, que se volverán esponjosas, suaves y fáciles de pasar. Esto se debe a que la fibra causa más distensión del recto, lo que hace que vayas al baño con más frecuencia.

También pueden ocurrir defecaciones más regulares si haces más ejercicio. El ejercicio hace que todo en tu abdomen se comprima. En otras palabras, tus músculos abdominales te están promoviendo literalmente a hacer caca.

Estreñimiento

¿Tratar de hacer caca es tan extenuante como tu rutina diaria de cardio?

Si estás tratando de desarrollar músculo o mantenerte satisfecho con las comidas, es posible que estés introduciendo más proteínas magras en tu menú diario. Pero comer demasiado de esta poderosa macro puede influir en tu trasero.

Las proteínas densas, que tardan más en digerirse, pueden provocar estreñimiento y viajes al baño menos frecuentes. Como resultado tus heces pueden volverse duras, gruesas y sentirse incómodas al salir.

Eliminar los carbohidratos, que suele ser una estrategia para perder peso, también puede causar estreñimiento. Esto se debe a que cuando reduces demasiados carbohidratos, también eliminas una gran cantidad de fuentes de fibra esenciales, como cereales integrales, frutas y legumbres, que mantienen tu rutina de defecación en el buen camino y funcionando sin problemas.

Si estás siguiendo una dieta restringida en carbohidratos como la cetogénica, puedes alcanzar tu dosis diaria de fibra si te apegas a vegetales sin almidón (como verduras de hoja verde, zanahorias y calabazas) y frutas bajas en carbohidratos como el aguacate y las frambuesas.

mujer perdiendo peso con ganas de hacer caca

Diarrea

Alternativamente, los menús de alimentación bajos en carbohidratos también pueden producir caca líquida. La dieta cetogénica es un ejemplo. Como el azúcar es un importante «enemigo» en este tipo de dieta, muchos devotos de la dieta keto pueden consumir alimentos que contienen edulcorantes artificiales bajos en carbohidratos y alcoholes de azúcar. Estas alternativas azucaradas, que son difíciles de digerir, pueden tener un efecto laxante que da lugar a heces líquidas.

Además, la dieta cetogénica requiere que comas mucha grasa. Pero consumir demasiados alimentos grasos puede interrumpir la digestión y provocar carreras también. Esto puede ser un doble golpe digestivo si estás tomando más cantidad de queso y tienes intolerancia a la lactosa. El hígado produce bilis y enzimas digestivas para emulsionar la grasa y digerirla, pero cuando empezamos a comer mucha más grasa de la que el cuerpo está acostumbrado, puede llevar un poco de tiempo a que el hígado se ponga al día con la producción de bilis y enzimas digestivas. Hasta que nos adaptemos a la nueva dieta rica en grasas, podemos terminar con diarrea debido a la grasa no digerida.

Por otra parte, la baja ingesta de fibra puede causar tanto estreñimiento como diarrea. Sin fibra para retardar la digestión, la comida puede pasar directamente a través de nosotros.

Además, muchas personas que hacen dieta cetogénica usan triglicéridos de cadena media (MCT) para obtener energía adicional y aumentar los niveles de cetonas. Los MCT son excelentes para la salud, pero pueden causar diarrea si toman demasiada cantidad.

Cambios en el color de la caca

¿El tono de la caca parece diferente últimamente? Eso es porque el pigmento de se ve afectado por lo que está en tu plato. Si estás comiendo un arco iris de frutas y verduras, lo normal es que tus heces lo reflejen.

Por ejemplo, las verduras de hojas verdes oscuras pueden generar caca de color verde brillante, mientras que la remolacha y las cerezas pueden hacer que las heces se vuelvan rojizas. Incluso, los arándanos pueden manchar los desechos del inodoro de un azul profundo (o incluso negro) y las zanahorias pueden causar caca de color naranja.

Pero si los cambios de color persisten, o no puedes relacionarlos con nada de lo que comiste, podría ser motivo de preocupación. Las heces rojas o negras pueden indicar sangre en las heces, mientras que las heces grises pueden indicar un problema en el páncreas o los conductos biliares.

efectos dieta en la caca

¿Las personas delgadas hacen menos caca?

Todos los alimentos consumidos se digieren, las personas delgadas simplemente consumen menos calorías en general que las personas con sobrepeso u obesas. Además, las personas flacas es posible que se salten las comidas y, a veces, ni siquiera comen durante un día.

La persona obesa nunca se salta una comida, a menudo come durante el día, hace de cada comida una celebración de la gloria de las papilas gustativas y tiende a comer alimentos muy sabrosos (que engordan y son deliciosos). Ser flaco no es un milagro, simplemente consume menos calorías de las que gastan. No están obsesionados con comer y casi parecen tener poca o ninguna emoción al comer alimentos que engordan.

Hay factores genéticos, pero muchos de ellos son algo mental. Así como algunas personas casi necesitan tener relaciones sexuales todos los días, mientras que otras solo de vez en cuando, también las personas están «impulsadas» a comer alimentos. Además, hay otros rasgos genéticos, pero dado que no podemos cambiar nuestra genética, es casi inútil obsesionarse con algo sobre lo que no podemos hacer nada.

No necesariamente las personas delgadas hacen evacuaciones rápidas. También pueden estar estreñidos durante días. Incluso las personas normales u obesas pueden ir a hacer caca varias veces al día.

Efectos de las dietas famosas en la caca

Indiscutiblemente, lo que comemos impacta en lo que sale. Por lo tanto, no es de extrañar que cambiar tu dieta pueda implicar hacer grandes cambios en los intestinos. Entre otros planes de alimentación, volverse vegano o probar la dieta cetogénica pueden afectar a la caca.

La caca es principalmente agua. El resto es fibra, bacterias, moco y células. Así que, al final del día, la forma en que la que tu dieta se ve afectada por las heces depende realmente de la fibra. Estos resultados no pueden predecir la reacción de las personas a una dieta en concreto, pero evidencian que hay mucho más en qué pensar cuando las personas quieren perder peso que simplemente eliminar algunos carbohidratos de la dieta. Las bacterias en los intestinos ayudan a las personas a descomponer y absorber los alimentos, lo que significa que dos personas no reaccionan de la misma manera a la misma comida. Quizás en el futuro, veremos que los nutricionistas toman en cuenta la caca para ayudar a las personas en su pérdida de peso dándoles una dieta personalizada que tenga en cuenta las bacterias intestinales.

A continuación desvelamos los cambios de la dieta que pueden resultar en alguna actividad inusual de tu tránsito intestinal.

Vegetariana

Dejar de comer carne es una excelente manera de perder peso. Los vegetarianos tienden a tener un horario de defecación mucho más regular en comparación con las personas que siguen una dieta carnívora, ya que su alimentación está basada en frutas y verduras que contienen mucha fibra.

Cualquier tipo de dieta que se concentre en muchas plantas promoverá evacuaciones intestinales más regulares y voluminosas. Sin embargo, hay que tener en cuenta que el exceso de fibra también puede jugar en nuestra contra. Es imprescindible tener un buen control de la ingesta de esta sustancia para evitar inflamación abdominal.

Vegana

Al igual que hacerse vegetariano, ser vegano hará que la caca sea más suave y regular. Si además se elimina la ingesta de lácteos, el tiempo que se pasa en el váter es aún más rápido.

Eliminar los lácteos dará una mayor cantidad de evacuaciones intestinales y probablemente se tendrá menos gases. Eso es muy cierto si se tiene problemas con la lactosa. No obstante, se requiere un buen control de la ingesta de proteínas para que la visita al váter sea la adecuada cada mañana. Al no tomar alimentos de origen animal, se pueden usar otras versiones vegetales, como la proteína de la soja y las legumbres.

Dieta cetogénica

La dieta cetogénica enfatiza en el consumo de proteínas y grasas y reduce los carbohidratos a 40 gramos al día (máximo). Aunque es posible que puedas perder peso engañando a tu cuerpo para que queme reservas de grasa para obtener energía en vez de hidratos, la hora de hacer caca podría sufrir un gran impacto.

Esto suele provocar diarrea o, en algunos casos, estreñimiento. Si aparece caca suelta es debido a que no se ingieren suficientes agentes de carga como la fibra. Pero el caso más mayoritario es el del estreñimiento, ya que al ingerir poca fibra, el volumen de las heces es menor y cuesta más vaciar el intestino.

Si estamos comenzando con la dieta keto y tenemos diarrea, se recomienda tomar lipasa, una enzima que descompone las grasas, durante la primera semana de comida cetogénica. La lipasa nos ayudará a metabolizar la grasa extra. La digestión debería ajustarse por sí sola al final de la primera semana.

Mediterránea, la más equilibrada para hacer caca

Esta es la dieta más saludable desde el punto de vista de las calorías, la satisfacción y la salud de las cacas. Con el equilibrio adecuado de grasas y verduras repletas de fibra, puedes esperar hacer heces perfectas. Además, algunas de las especias que se encuentran en esta dieta, como los chiles, promueven una buena evacuación intestinal.

Independientemente del plan de alimentación que elijas, asegúrate de que las frutas y verduras llenas de fibra sean una de tus prioridades. Y si tienes un plan bajo en carbohidratos, vigile tu consumo de fibra para que ingiera al menos 25 gramos de fibra al día. En cualquier caso, se recomienda acudir a un profesional de la salud para que recomiende un plan adecuado de alimentación, sin que influya en la salud intestinal.

¿Se elimina grasa en las heces?

Es posible que no pensemos mucho en la composición de las heces. La mayor parte es agua, y el resto es una combinación de bacterias, grasas, fibra, mucosidad, proteína, sales y varios revestimientos celulares. Sin embargo, tener demasiada grasa en las heces se llama esteatorrea.

Puede ser el resultado de un consumo excesivo de alimentos grasos y grasosos, o puede ser un signo de malabsorción. Esto significa que su cuerpo no está absorbiendo los nutrientes adecuadamente o no está produciendo las enzimas o la bilis necesarias para digerir los alimentos de manera efectiva. Es decir, no se trata de perder la grasa corporal que nos sobra, sino la de los alimentos que consumimos.

¡Sé el primero en comentar!