Eructos de azufre: ¿cómo evitarlos?
Carol Álvarez

Todo el mundo sabe que hay ocasiones en las que tenemos pedos con olor a «huevo podrido» , pero ¿qué pasa cuando ese aroma sale por el otro extremo? Efectivamente, estamos hablando de eructos de azufre.

Eructar es una ocurrencia muy común. Ocurre cuando se acumula gas en el tracto intestinal. El cuerpo debe eliminar este gas ya sea a través de eructos o flatulencias. Cuando eructamos, el cuerpo libera gas hacia arriba desde el tracto digestivo a través de la boca. El cuerpo puede expulsar gases en promedio entre 14 y 23 veces al día.

Los eructos que ocasionalmente huelen a azufre o a huevos podridos no son motivo de preocupación. Los eructos de azufre frecuentes o los eructos excesivos pueden ser un signo de algo más serio.

Causas

No existe una causa única para los eructos de azufre. Eructar es una parte normal de la vida. Es posible que experimentemos algunos con más frecuencia debido a los comportamientos o la dieta. Eructar también puede ser un signo de otra condición de salud.

Ácido reflujo

Los eructos suelen estar causados por la ingestión de aire, ya sea que lo hagas porque estás charlando en la cena, apurando una comida o tomando bebidas carbonatadas. Sin embargo, los eructos también pueden ser un signo de reflujo ácido.

Donde el esófago se une al estómago, está el esfínter esofágico inferior (EEI); su trabajo es mantener esa articulación cerrada. Pero consumir alimentos que contienen cafeína, menta o alcohol puede aflojar el esfínter esofágico, permitiendo que el contenido del estómago vuelva a burbujear e irritar el esófago. Por lo general, eso es ácido, que provoca acidez de estómago. Pero también puede ser gas. Cuando eso sucede, el gas en el estómago puede presionar el EEI, provocando una irritación que lo abre y libera eructos.

Los eructos pueden saber a lo que comiste. Si huelen a huevos podridos o azufre, eso podría ser el resultado de una combinación de comida licuada y bilis (que le ayuda a digerir la comida). Si la bilis regresa al estómago y al esófago, se llama reflujo biliar. Como resultado, cuando eructes, es posible que puedas oler o saborear las sales biliares, algunas de las cuales contienen azufre.

Un gastroenterólogo podría aconsejarte que tomes un inhibidor de la bomba de protones (IBP) de venta libre, como omeprazol para ver si ayuda. Aunque estos tipos de medicamentos, que funcionan deteniendo la producción de ácido estomacal son de fácil acceso sin receta, primero habla con tu médico para asegurarte de que sean seguros y recomendados para ti.

Además, practica un estilo de vida que ayude a disminuir el riesgo de reflujo en primer lugar. Eso incluye disminuir el consumo de cafeína y alcohol, y evitar alimentos grasos, picantes y ácidos (como cítricos y tomates). También debes dejar de comer al menos tres horas antes de acostarse, así que toma la cena mucho antes de acostarte.

Ciertos alimentos

Los eructos de azufre ocurren cuando el tracto digestivo crea un tipo de gas llamado sulfuro de hidrógeno. Los alimentos y bebidas también pueden causar gases adicionales en el cuerpo. Es posible que el cuerpo sea especialmente sensible a ciertos tipos de alimentos que provocan eructos de olor fuerte. Eso podría suceder en respuesta a los siguientes alimentos:

  • Queso
  • Leche entera
  • Alimentos ricos en proteínas
  • Cerveza
  • Huevos
  • Verduras crucíferas como brócoli y coliflor
  • Comida frita
  • Alimentos ricos en grasa
  • Alimentos con lactosa

Tragar mucho aire

Las causas de los eructos relacionadas con el comportamiento pueden estar asociadas con una ingesta excesiva de aire. Podemos tragar demasiado aire por comer demasiado rápido, comer al hablar, beber bebidas carbonatadas, comer en exceso, fumar, beber de una pajita, masticar chicle o tener dentaduras flojas.

Medicamentos

Los eructos de azufre también pueden ser causados ​​por una condición de salud subyacente o por un medicamento que toma. Algunas condiciones de salud que pueden provocar eructos anormales pueden ser:

  • Indigestión
  • Enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE)
  • Gastritis
  • Enfermedad de úlcera péptica
  • Infecciones como Helicobacter pylori e infección por giardia

huevos que provocan eructos con olor a azufre

¿Qué pasa si tienes eructos de azufre y diarrea?

Un médico gastrointestinal puede considerar el síndrome del intestino irritable (SII), una afección digestiva que generalmente también se acompaña de hinchazón y dolor abdominal.

La diarrea y los eructos de huevos podridos también podrían estar relacionados con el estrés. El estrés puede desencadenar espasmos esofágicos y espasmos intestinales que provocan reflujo, así como malestar estomacal, náuseas o diarrea. Sin embargo, es mejor evaluar primero antes de asumir que la causa subyacente es el estrés.

Si tienes diarrea junto con otros síntomas, como calambres de estómago, náuseas o vómitos, entonces el problema también podría ser una infección.

Tratamiento

Si nos preocupan estos gases de huevos podridos, se recomienda llevar un diario detallando los alimentos que estamos comiendo y los hábitos diarios, lo que puede ayudar a establecer la conexión entre la dieta y cualquier malestar gastrointestinal. Si aún no podemos encontrar la conexión, podemos pedir cita con un gastroenterólogo. Hay varias pruebas para ayudar a identificar la fuente de los problemas digestivos.

Para cualquier inquietud gastrointestinal, los médicos buscan síntomas de alerta que indiquen un problema mayor. Estos incluyen pérdida de peso no intencionada, cambios en el nivel de actividad o ejercicio relacionado con la fatiga y sangre en las heces.

El tratamiento para los eructos de azufre puede ser tan simple como eliminar ciertos alimentos de la dieta o cambiar los comportamientos que hacen que trague aire en exceso. Principalmente basta con eliminar los alimentos y bebidas que causan demasiado gas en el cuerpo. Estos pueden variar de persona a persona, así que prestaremos atención a la respuesta del cuerpo a ciertos alimentos y trataremos de evitar los que resultan en eructos frecuentes. Algunos de estos hábitos son mascar chicle, chupar caramelos duros, fumar, comer rápido, comer mientras se habla o comer en exceso.

Hacer ejercicio con regularidad puede ser un comportamiento que ayude a prevenir los eructos y otras molestias gastrointestinales. Los medicamentos que se enfocan en la digestión y los gases son:

  • Antiácidos
  • Enzima lactasa
  • Productos de subsalicilato de bismuto
  • Productos de alfa-galactosidasa
  • Simeticona
  • Probióticos

Un médico puede determinar que necesitamos un medicamento recetado para aliviar los síntomas o tratar una afección subyacente. Por ejemplo, si tenemos una infección bacteriana que causa eructos de azufre, es posible que nos receten antibióticos.

¿Cuándo ir al médico?

En general, eructar es una función básica del cuerpo. Podemos experimentar otros síntomas relacionados con tener demasiado gas, como pueden ser flatulencia, hinchazón o dolor en el abdomen. Los eructos y estos otros síntomas no deberían ser motivo de preocupación a menos que se interpongan en la vida diaria.

Consultaremos a un médico si sospechamos que tenemos una afección médica subyacente o si los eructos de azufre van acompañados de síntomas preocupantes como dolor en el pecho o el tracto digestivo, pérdida de peso, fiebre, náuseas y vómitos, o diarrea. Estos síntomas pueden indicar que tenemos una condición de salud más grave.

¡Sé el primero en comentar!