Admítelo: no eres tú mismo cuando tienes hambre. Pero no eres solo tú: un estómago vacío tiene una forma de sacar lo peor de las personas. Sin embargo, el hambre afecta mucho más que tu estado de ánimo. Es por eso que hay ciertas cosas que definitivamente debes posponer cuando tu estómago retumba.

Hemos pensando en las cosas más importantes que nunca deberías hacer sin tener comida en tu barriga.

Tomar una gran decisión

El hambre no solo puede irritarte, sino que también puede hacerte impaciente e impulsivo. De hecho, un estudio, publicado en la edición de septiembre de 2019 de Psychonomic Bulletin & Review, descubrió que los dolores por hambre pueden afectar a la capacidad de tomar decisiones saludables, y no solo sobre alimentos. Los investigadores señalaron que las personas que tenían hambre tomaban decisiones basadas en la gratificación instantánea y a expensas de los objetivos a largo plazo.

Así que lo mejor es evitar tomar decisiones importantes antes de tener comida en el estómago.

Ingerir vitaminas

¿Alguna vez te dolió el estómago después de tomar tu multivitamínico diario? Probablemente sea porque lo tomaste con el estómago vacío. Algunas vitaminas son ácidas y pueden alterar tu barriga. Tomarlos con alimentos puede ayudar a amortiguar estos efectos gastrointestinales desagradables.

Además, tu cuerpo puede absorber mejor ciertas vitaminas cuando se ingieren con alimentos. Por ejemplo, combinar un suplemento de hierro con alimentos ricos en vitamina C como las frutas cítricas, el brócoli o las fresas ayudará a que el cuerpo lo absorba mejor. Tomar vitaminas antes de acostarse, cuando el estómago está lleno, también es otra forma de evitar cualquier mareo no deseado.

Dicho esto, algunas vitaminas pueden absorberse mejor sin alimentos en el estómago, lo que podría ser importante si tienes ciertas afecciones médicas o deficiencias nutricionales. Si tomas suplementos diarios, asegúrate de preguntarle al médico cómo podría funcionar mejor en ti.

Llenar tu carrito de comida

Probablemente ya conozcas este consejo, pero nunca vaya de compras con el estómago vacío. Es difícil pensar con claridad cuando oyes rugidos en tu barriga. Incluso, si generalmente tienes el hábito de pasar el pasillo de las galletas, tu fuerza de voluntad puede disminuir ante el hambre. No solo vas a gastar más dinero en cosas que no necesitas, sino que también somos más propensos a comprar alimentos ricos en calorías y no saludables.

Entonces, antes de que te encuentres abriendo esa nueva bolsa de papas fritas de camino a casa, haz un plan. Lleva una barrita proteica en tu bolso o una bolsita de frutos secos. Los snacks saludables que tienen un equilibrio adecuado de proteínas, grasas y carbohidratos te mantendrán satisfecho y evitarán el hambre (y las malas decisiones) durante unas horas.

Disfrutar de un cóctel

Beber alcohol con el estómago vacío puede provocar una borrachera rápida, pero también puede hacerte sentir mareado y enfermo. Eso es porque el alcohol disminuye el azúcar en la sangre, y si no has comido nada en horas, es posible que ya tengas un nivel bajo de azúcar en la sangre, lo que crea una situación potencialmente peligrosa. ¿Por qué? Bueno, cuando tu nivel de azúcar en sangre baja demasiado, puedes desmayarte. Entonces, si caerte de un taburete no es tu idea de diversión, mantén el alcohol al mínimo antes de que puedas meter algo de comida en tu estómago.

Además, el alcohol te hará tener aún más hambre. Sí, el alcohol es un estimulante del apetito. Es por eso que generalmente te entra hambre después de unos cuantos tragos, lo cual es una mala noticia para las personas que están tratando de perder peso.

Comer comida picante

¿Te encanta la comida con un toque especial? Algunas personas pueden tolerar los alimentos picantes mejor que otros, pero si te saltaste el almuerzo, es posible que desees evitar la salsa picante durante la cena. Comer alimentos picantes con el estómago vacío puede parecer que estás quemando un agujero a través de tus entrañas. Eso es porque no hay otros alimentos en tu organismo que actúen como un amortiguador.

Es decir, asegúrate de comer algo antes de adentrarte en un plato sazonado con pimienta o chile. O toma un vaso de leche, porque los lácteos pueden reducir el calor y aliviar los síntomas de las comidas súper picantes.

Beber un café

¿Te mueres por una taza de café a primera hora de la mañana? Si tomas un poco de café antes del desayuno, puedes notar un ligero dolor de estómago. Eso es porque el ácido que se encuentra en el café puede ser muy duro en tu barriga. Además, las personas que sufren de reflujo ácido e ingestión son particularmente vulnerables a estos efectos. Para empeorar las cosas, el café puede estimular a tu estómago para producir aún más ácido.

Entonces, ¿qué puede hacer un amante del café? Escucha a tu cuerpo. Si una taza antes del desayuno te produce malestar estomacal, coma algo antes.

Hacer una intensa sesión de ejercicios

Si eres del tipo de personas que puede ir en modo bestia en una clase HIIT con el estómago vacío (yo lo soy), ¡enhorabuena! Por el contrario, si te saltaste el desayuno y te sientes agotado durante la clase, tu cuerpo podría necesitar alimentos antes del gimnasio para rendir al máximo. Incluso, para algunos, no comer lo suficiente antes de ir a entrenar puede marearlos o aturdirlos.

Una comida o refrigerio antes del ejercicio te aporta la energía y la resistencia para esforzarse más y más durante un entrenamiento duro. Media hora más o menos antes de hacer ejercicio, come un pedazo de fruta, lo que le dará los carbohidratos saludables que necesitas para un impulso de energía rápido.